Categoría: Mundo Editorial

Claves para vender mi libro

Bien, ya tienes tu libro publicado. Una pequeña editorial como ACEN ha apostado por él. Ha asumido los costes de edición, ha organizado una presentación, ha puesto tu libro a la venta en algunas librerías, en su web… Pero una vez lo ha comprado tu familia, amistades y conocidos, las ventas cesan. La editorial sigue promocionándolo en sus redes, pero de poco o nada sirve, pues ésta tiene más títulos que promocionar, así que tu libro pasa casi desapercibido entre sus compañeros de editorial. Entonces, ¿qué puedes hacer tú para que tu libro se siga vendiendo?

A continuación te voy a dar algunas claves básicas que pueden ayudarte a que las ventas de tu libro aumenten de manera sensible fuera de tu círculo social:

1) Propuesta de valor

Este punto es muy importante que lo tengas bien definido. Existen muchísimos libros en el mercado, y probablemente un montón de ellos aborden la misma temática que el tuyo. Es en este contexto donde te debes preguntar: ¿cuál es la propuesta de valor de mi libro? Es decir, qué va a aportar mi libro al lector que no le aporten los demás de su misma temática. Y otra pregunta que debes también tener muy bien definida y muy clara es: ¿cómo tu libro puede ayudar a la persona que lo lea?

2) Definir tu público objetivo y conocerlo

Si tienes clara cuál es la propuesta de valor de tu libro, te será mucho más fácil definir tu público objetivo.

Muchas veces nos centramos en el libro y nos olvidamos de lo más importante: el lector.

Si estudiamos y definimos bien quién va a ser nuestro lector tipo, nos será mucho más sencillo llegar hasta él y venderle nuestro libro. Por ejemplo, imaginemos que hemos escrito una novela juvenil ¿Quién será nuestro público objetivo? ¿Por dónde se mueve? ¿Tendría efectividad objetiva poner publicidad de nuestro libro en un periódico impreso? Pues casi seguro que no. En este caso sería más efectivo enviarle un ejemplar de nuestro libro a un booktuber por ejemplo.

Es decir, según nuestro público objetivo, hemos de trazar nuestro plan de difusión.

3) Utiliza las nuevas tecnologías

Ay las nuevas tecnologías. O estás en ellas, o no eres nadie hoy en día. Por eso no te olvides de utilizar internet para dar a conocer tu libro. Sé activo en redes sociales, ten un blog de autor/a, interactúa (que no es lo mismo que dar la brasa con tu libro) en foros…

Esto te será de gran ayuda para dar a conocer tu libro sin moverte del asiento de tu casa. Que no es lo mismo que sin esfuerzo. Pues que tu libro tenga presencia en internet te llevará bastante tiempo de trabajo.

4) Lleva siempre tu libro bajo el brazo

Este es un conejo muy efectivo que siempre les doy a los autores de ACEN. Pero pocos me hacen caso. Aunque quizás es el sistema más efectivo para los autores noveles. Lo digo por propia experiencia.

Yo siempre llevo un ejemplar de mi libro «Ana te presta su espejo» en el bolso. No te puedes imaginar las veces que lo he repuesto ya. Siempre que veo la ocasión le hablo de mi libro a quien puedo (ojo, sin ser pesada, tampoco eso). Si veo que la persona está interesada, o incluso pregunta dónde puede comprarlo, le digo que si quiere un ejemplar, «casualmente» llevo uno en el bolso. Si lleva dinero, me lo compra. También podría decirle que puede ir a tal tienda a comprarlo, pero me arriesgo a que no vaya. Bien porque no le viene bien, se le olvida, o realmente no le interesa mi libro y sólo quería quedar bien. Pero si te lo compra en el acto, no te quedarás con la duda de ¿Irá a la tienda a comprarlo?

Por ello, lleva siempre tu libro contigo. No te olvides.

5) Intenta ser original

No me cansaré de repetirlo. Ya sé que es difícil hoy en día en medio de tanta información, libros propuestas… Pero, inténtalo: sé original. No hagas lo mismo que todo el mundo. Haz algo que llame la atención a la gente, que destaque, que no sea lo mismo que hacen el resto de autores/as. Que motive a la gente a querer saber más sobre ti y sobre tu libro.

6)Tener presente que esto es una carrera de fondo. Establecer una rutina

Y esto sí que sí es imprescindible. No te canses de difundir y promocionar tu libro. Si te das por vencido en pocos meses, tus lectores desaparecerán también. Pues si tú dejas morir tu libro, nadie te ayudará a que no lo haga. Por eso debes ser constante y correr esta carrera fondo, a tu ritmo sí, pero sin parar y no desfallecer nunca, sólo así, quizás al final consigas tu recompensa.

¡Ánimo!

Como puedes ver, estas claves requieren algo de trabajo por tu parte. Como se dice «El que algo quiere, algo le cuesta». Y lo que tú quieres es que tu libro se venda y que llegue lo más lejos posible. Por mucho que tu pequeña editorial te respalde, te ayude y ponga a tu alcance las herramientas, deberás ser tú quien las utilice y las ponga en práctica.

Espero que te haya sido de utilidad este post. Y ya sabes, cualquier duda o sugerencia, puedes dejarme un comentario y te responderé con la mayor brevedad posible.

 

Marta Senent Ramos
Me podría definir como Editora, escritora, emprendedora o incluso como investigadora especializada en temas de género, arte y diversidad funcional. Pero creo que prefiero hacerlo como entusiasta de la vida y apasionada por el mundo de la literatura. Mi lema en la vida es como dice Albert Espinosa: Si crees en los sueños, ellos se crearán.
MARTA SENENT RAMOS

Mi libro en la librería

Cuando terminas de escribir tu libro, tu mente lo imagina ya en las estanterías de las librerías. Pero en las de todas, incluidas las de las más grandes y famosas. Y por supuesto, en un sitio bien visible de la librería durante mucho tiempo. Pero, ¿esto es viable? o, ¿se quedará en tu imaginación?

A ver, en teoría esto es factible. Sobre todo, si publicas con una editorial tradicional y de las de primera división. Aunque en la práctica no es tan sencillo.

Debes tener en cuenta varios factores para que tu libro esté en las estanterías de las librerías:

-Se publican miles de libros al mes. Las librerías, hasta las más grandes, no tienen espacio para tener ejemplares de todos ellos. Ni mucho menos para ponerlos en primera fila. Allí probablemente se encuentren los libros de grandes editoriales, best sellers, autores/as conocidos. Tienes que pensar que las librerías son negocios, y como tales, tienen que vender la máxima cantidad de libros posibles. Si tuvieras una librería y sólo espacio para poner un título en el escaparate (cual es el que invita a que la gente entre a la librería), ¿Cuál de estos dos libros escogerías? ¿»Ana te presta su espejo» de Marta Senent, o «Las hijas del Capitán» de María Dueñas? Creo que la respuesta es obvia.

-Y entonces, ¿qué puedes hacer para que tu libro esté en ese escaparate de una librería, aunque sea unos pocos días? En primer lugar empieza por las pequeñas librerías. Habla con sus dueños y hazles la propuesta de presentar tu libro en su librería. Si aceptan, cúrratelo (es tu trabajo, no el de los dueños de la librería) e invita a tu gente. ¿Cómo? a esto le dedicaremos otro post, porque tiene tela la cosa (si no te lo quieres perder, no te olvides de suscribirte a nuestro blog). Les puedes sugerir que tu libro esté en su escaparate unos días antes de la presentación. Incluso ofréceles tu ayuda para montar el escaparate (seguramente te lo agradecerán). Si ven, que con ello pueden vender unos cuantos ejemplares de tu libro en la presentación (incluso ese día puede hasta que superes la venta de los best sellers en la librería) no creo que te digan que no (aunque de todo hay). Yo lo conseguí:

Escaparate de la librería Argot 
(Castellón) marzo 2016.

-¿Que tu libro esté unos días en el escaparate, quiere decir que se producirán más ventas? Siento decirte que si no eres conocido, no. Es una satisfacción personal enorme ver tu libro en el escaparate de la librería de tu ciudad. Pero dime la verdad, basándote en la foto de arriba (en teoría no sabes quien soy, y por supuesto elimina mi presencia de la foto), ¿si tú vas paseando por Castellón y ves ese escaparate, entrarías a comprar mi libro? No mientas, no lo harías. A lo mejor entrarías en la librería invitado por escaparate, puede ser. Pero al segundo, olvidarías este libro cuando vieras el último de María Dueñas (no sé si te gusta, pero es por seguir citando a la misma autora), que es el que seguramente acabarías comprando.

-Otra cuestión es: ¿que tu libro esté distribuido en más librerías quiere decir que se venderá más? En el caso de autores/as no conocidos, no. Lo único que acarreara es un duro trabajo de distribución para la pequeña editorial o para ti. Y luego, un jaleo a la hora de cobrar los escasos ejemplares vendidos en cada una de ellas (2 en una, 4 en la otra, otro en la de más allá). Además de otro quebradero de cabeza para recuperar aquellos libros que no se han vendido para llevarlos a otra librería en la que sí que hay demanda. Pues con tiradas medias entre 50 y 100 ejemplares, ni la pequeña editorial ni tú (en el caso que sea autoedición) os podéis permitir imprimir más libros si una librería os solicita ejemplares, cuando hay 30-40 ejemplares distribuidos por ahí todavía sin vender. Se tendrán que ir recogiendo los ejemplares y llevarlos a la librería donde la gente va a comprarlos. En caso de autores/as no conocidos, las ventas se suelen centrar en una o dos librerías (más la de tu pueblo, si lo tienes). No compensa distribuirlo a diestro y a siniestro.

– Por lo tanto, no es preciso que tu libro esté en 100 librerías. Es mucho más práctico y rentable estar bien tratado y considerado en una, que pasar desapercibido en las otras 99. Si tú diriges a toda tu gente a comprar tu libro a esa librería, para ésta comenzarás a ser rentable. Y aunque sea por propio interés (no te olvides que las librerías son un negocio), te facilitarán que tu libro se venda en su librería pues será muy bueno para ambas partes. Es decir, cuida a tus lectores, pero también a tu/tus librería/s.

Como puedes ver, no es un camino de rosas que tu libro de autor desconocido esté en las librerías. Pero si eres constante, y granito a granito vas construyendo tu marca personal de escritor (en otro post hablaremos sobre ella), lo estará. Y quién sabe, si algún día llegará a las estanterías de las grandes librerías. Con esfuerzo y tesón, todo puede ser. ¡Ánimo!

Marta Senent Ramos
Me podría definir como Editora, escritora, emprendedora o incluso como investigadora especializada en temas de género, arte y diversidad funcional. Pero creo que prefiero hacerlo como entusiasta de la vida y apasionada por el mundo de la literatura. Mi lema en la vida es como dice Albert Espinosa: Si crees en los sueños, ellos se crearán.

MARTA SENENT RAMOS

¿Qué tipos de comillas podemos encontrar y qué usos tienen?

¿Cómo llevas el cambio de hora y que se haga de noche tan pronto? Seguro que estás aprovechando que estás más tiempo en casa para escribir eso que has tenido en mente durante meses y que el buen tiempo no te ha permitido plasmar en un papel (en el ordenador quiero decir).

Las frases de tu próximo libro seguro que fluyen con más facilidad y estás avanzando un montón.

Puede que te hayan recomendado escribir de forma continuada sin pararte a corregir lo que escribes, dejando así que esas ideas que tienes en la cabeza no se pierdan y puedas plasmarlas todas en tu escrito. A ver, no digo que no lo hagas, creo que a veces es necesario. Pero te recomiendo que cuando terminen de fluir las ideas, sí que te tomes un tiempo para releer lo que has escrito hoy, y eliminar los errores más gordos que has cometido. Esto te facilitará enormemente la ardua y obligatoria tarea de corregir el libro una vez terminado. Pues eliminando los errores más gordos desde un principio, podrás detectar con una mayor facilidad los más pequeños.

De este modo, mientras escribimos, o en nuestra primera revisión, hemos de dejar las cosas ya bien puestas. Pues si no las vamos colocando correctamente, luego será muy costoso y farragoso corregir el mismo error a lo largo de todo nuestro libro. Uno de los aspectos que si sabemos cómo utilizar correctamente y procuramos que esté bien puesto desde un principio nos ahorrará mucho tiempo de corrección es: el uso de las comillas. Por eso vamos a ver primero los tres tipos de comillas que existen y luego cómo se deben utilizar.

Tipos

 

 

Se utilizan para:

-Su uso más común es el de cerrar citas textuales:

Me dijo: «He terminado de escribir mi libro».

Si la cita textual es muy larga (más de tres líneas), se ubica fuera del texto y se suele prescindir de las comillas. La cita se extrae del texto, se le asigna un cuerpo menor, y se ubica en un párrafo aparte y sangrado.

Nota importante: no debemos confundir las comillas inglesas y simples con las mecanográficas («…»). Estas últimas son incorrectas. Si te fijas son como dos rayas rectas. Mientras que las inglesas y las simples

-Las comillas también su utilizan para las expresiones impropias o vulgares, y también para ironías. Por ejemplo: «Me se» ha caído el libro. Aunque ese «me se» está mal escrito, quizás tú no lo quieras eliminar de tu escrito, pues quieres remarcar que un determinado personaje hable de manera incorrecta. Un ejemplo de ironía sería: eres tú muy «listo».

Otra cosa que debes tener en cuenta es la jerarquía de las comillas. Imagínate por ejemplo que dentro de una cita te aparece otra y dentro de esta un vulgarismo.

La jerarquía es la siguiente:

Las españolas pueden contener a las inglesas y a las simples. O si empezamos con las inglesas, estas pueden albergar a las simples en su interior. Pero ni las inglesas ni las simples pueden contener a las españolas.

Vamos a verlo en un ejemplo:

Bueno hasta aquí mi entrada de hoy. Espero haberte aclarado algunos aspectos sobre el uso de las comillas. Y que te haya ayudado a avanzar en la corrección de tu libro.

Como siempre, cualquier duda o sugerencia, puedes dejar tu comentario y te responderé con la mayor brevedad posible.

Muchas gracias por leernos. Y ya sabes, si no te quieres perder nuestros próximos posts sobre el mundo de los libros, no olvides suscribirte a nuestro blog.

 

Marta Senent Ramos
Me podría definir como Editora, escritora, emprendedora o incluso como investigadora especializada en temas de género, arte y diversidad funcional. Pero creo que prefiero hacerlo como entusiasta de la vida y apasionada por el mundo de la literatura. Mi lema en la vida es como dice Albert Espinosa: Si crees en los sueños, ellos se crearán.

MARTA SENENT RAMOS

Lector cero, ¿y eso qué es?

Por fin, hemos terminado de escribir nuestro libro. Nos ha costado, pero lo hemos conseguido. Tras releerlo y revisarlo mil veces, lo damos por acabado. ¿Y ahora qué? ¿Lo enviamos a una editorial? ¿A un agente literario? ¿Nos lo autopublicamos, mejor? Todas estas opciones son válidas. Pero yo te aconsejo que antes de hacer nada, lo pases por un lector cero.

¿Y qué es eso de un lector cero? Pues un lector cero es la primera persona que lee el manuscrito, después de uno mismo, claro. Es una persona que nos da su opinión sobre lo que hemos escrito. Alguien que por primera vez ve desde fuera nuestra creación. Nosotros nos la sabemos de memoria, pues la hemos creado y repasado mil veces. Pero precisamente eso es lo que nos impide ver posibles errores, incoherencias en la narración, o incluso saber si el mensaje que llega al lector es el que de verdad queremos. El lector cero te ayudará a todo ello.

¡Pero cuidado! El lector cero, no es un corrector, ni alguien que te reestructurará tu obra. Sino es el que te dirá si debes mandar el escrito a corrección o no. O si requiere una reestructuración o no. Incluso si se puede publicar o no. Claro está que esto te lo dirá desde su opinión personal.

Hemos de ser cuidadosos a la hora de elegir un lector cero. Tiene que ser una persona ante todo buena lectora, y luego que sepamos que vaya a ser sincera con nosotros. Que si no le gusta algo, por mucho que nos duela, nos lo va a decir sin tapujos. Si lo que buscamos es que simplemente nos alaben nuestro escrito mejor esperar a que esté publicado (serán muchos los que nos digan lo mucho que les ha gustado, sea cierto o no, o incluso sin habérselo leído. No te sorprendas, esto último también sucede). Déjate aconsejar, escucha bien lo que te diga tu lector cero. Aunque si discrepas con él, siempre puedes optar por un segundo lector cero. Si coinciden… ya sabes.

Ser lector cero no es fácil. Por lo tanto, tenemos que ser capaces de valorar su trabajo. Leerse un libro lleva su tiempo, y más si luego tienes que dar tu valoración, informe, consejos… al autor. Si este lector es un familiar o una amistad, no olvides como mínimo agradecérselo y regalarle un ejemplar cuando tu libro esté publicado. Por muy crítico que haya sido con tu manuscrito, seguro que te ha sido de gran ayuda.

Otra opción, si vas en serio con tu libro, es enviar tu manuscrito a un lector cero profesional. Y ahora tú estarás pensando algo como: «sí claro, y ya empiezo gastándome dinero para publicar mi libro». «Mejor que mi buen amigo/a me diga las cuatro cositas que tengo que cambiar, y lo envío a la editorial, esta ya me dirá qué tengo que cambiar o corregir». ¿Seguro? ¿Y si por culpa de no haberlo hecho con anterioridad la editorial rechaza tu manuscrito? Las editoriales no suelen decir a los autores que rechazan qué deberían mejorar de su manuscrito (piensa que desde el momento que lo rechazan, ya no va a ser de su incumbencia el manuscrito, ni les va a generar beneficios. Por lo tanto no van a perder tiempo realizando un informe de lectura gratis).

Mi consejo es que, si te lo puedes permitir, elijas las dos opciones. Es decir, primero que sea un lector cero amigo para que te diga lo más evidente. Y una vez lo solventes, contrates a un lector cero profesional para que te haga un buen informe de lectura, que luego puedas utilizar incluso para enviar a editoriales junto con tu manuscrito.

¿Que dónde encontrar un lector cero profesional? En internet podrás encontrar un montón. Y si prefieres que nosotros te ayudemos, estaremos encantados de hacerlo. Basta con que nos envíes un correo a: info@aceneditorial.es

Espero que te haya sido de utilidad este post. Y como siempre, cualquier duda o sugerencia, nos puedes dejar un comentario o enviar un correo y te contestaremos con la mayor brevedad posible.

¡Muchas gracias por leernos!

Marta Senent Ramos
Me podría definir como Editora, escritora, emprendedora o incluso como investigadora especializada en temas de género, arte y diversidad funcional. Pero creo que prefiero hacerlo como entusiasta de la vida y apasionada por el mundo de la literatura. Mi lema en la vida es como dice Albert Espinosa: Si crees en los sueños, ellos se crearán.

MARTA SENENT RAMOS

Citas textuales, bibliográficas… y eso ¿cómo se pone?

En anteriores entradas de este blog hablábamos sobre lo importante que es que siempre que en nuestros escritos escribamos algo que no es nuestro, lo citemos y digamos de quién es. De este modo, nadie podrá decirnos que tal frase no es nuestra y que la hemos copiado. Sino que la habremos citado. Pero ¿Cómo se cita correctamente?

A continuación voy a detallarte la forma correcta de citar lo más básico:

Existen varios sistemas de citación. Pero uno de los más extendidos es el estilo Harvard, que es el que vamos a explicar aquí.

La frase citada deberá ir entre comillas latinas («….»): «Las comillas latinas, también denominadas bajas, españolas o francesas, tienen forma angular y parece ser que derivan de las antilambdas» (Marín, 2017: 17). Si la cita es extensa, se señalará con un texto de cuerpo menor, en párrafo aparte y sangrado. En este caso no harán falta las comillas.

En este sistema en nuestro texto sólo pondremos la referencia del libro citado: (Marín, 2017: 84). Es decir, primer apellido del autor/a, año de edición del libro y página del libro en la que se encuentra nuestra cita. Si en el texto anterior hemos nombrado al autor, por ejemplo: Marín considera que esta es la forma correcta (2017: 84). No hará falta poner el apellido del autor dentro del paréntesis.

La información completa de la referencia la pondremos a final de nuestro libro, dentro del apartado que le dedicaremos a la bibliografía:

-MARÍN ÁLVAREZ, Raquel (2017) Ortotipografía para diseñadores. Barcelona, Editorial Gustavo Gil.

Pondremos los dos apellidos del autor/a en mayúsculas, seguidos por su nombre, ya sólo con la primera en mayúscula, y separado por una coma. Le seguirá el año de edición entre paréntesis y el título de la obra en cursiva. Tras un punto, pondremos el lugar de edición y la editorial, separados por una coma.

De esta forma se cita si el libro es de un solo autor. Pero, ¿y qué pasa si por ejemplo es anónimo? En este caso la referencia bibliográfica sería el título y luego se pondrían los apellidos y nombre del editor o de quien realice la compilación, indicándose de forma abreviada su función en la obra. ¿Y si hay varios autores/as (hasta tres)? En este caso se pondrían los dos o tres apellidos primeros de cada uno, el año de publicación y la página. ¿Y si hay más de tres? Se pondría el primer apellido del primero más et al., el año y la página.

Por último, debes saber que hay bastantes formas de citar que son correctas. Por ello, lo más importante en nuestro escrito es que utilicemos siempre la misma, con el mismo criterio, que unifiquemos todas las citas.

Hasta aquí mi post de hoy, como siempre, cualquier duda o sugerencia, no dudes en escribirme. Te contestaré encantada con la mayor brevedad posible.

Marta Senent Ramos
Me podría definir como Editora, escritora, emprendedora o incluso como investigadora especializada en temas de género, arte y diversidad funcional. Pero creo que prefiero hacerlo como entusiasta de la vida y apasionada por el mundo de la literatura. Mi lema en la vida es como dice Albert Espinosa: Si crees en los sueños, ellos se crearán.

MARTA SENENT RAMOS

Las cosas (jocosas) que todo el mundo quiere saber de los escritores y nadie te ha contado

Bien. Llegó el momento de despejar todas las dudas de todos aquellos que se preguntan cientos de incógnitas sobre los escritores. ¿Cuántos libros has vendido? ¿Puedes vivir de tus escritos? ¿Existen las musas? ¿Cómo te da tiempo a escribir tanto si el día solo tiene veinticuatro horas?

Seguro que has oído o te has preguntado estas cuestiones en algún momento de tu intensa vida. He aquí un regalo para todos aquellos que se interesan por descubrir la verdadera cara de un escritor. Su trabajo, su azar y sus aventuras y desventuras.

Cuando a uno le editan un libro tiene que presentarlo para que se difunda y claro está, para llegar al lector, ese bien preciado que dará opiniones sobre el trabajo impreso. Y claro, para ello hay que dejar atrás todos los miedos. Muchos preguntarán ¿Y no te da corte hablar en público? ¿No te quedas en blanco? ¡No sé cómo eres capaz, con lo que tú eres!
Pues sí, la mayoría de autores son personas, digo la mayoría por si acaso hubiera extraterrestres infiltrados, bromas aparte, como todo ser humano el miedo a hablar en público siempre está presente y aunque el autor sea el dueño de la propia historia que ha creado, tiene respeto a defenderla delante de todos, no olvidemos que es la presentación en sociedad de ese retoño que ha estado escondido durante meses y años y no valen titubeos.

Después de la presentación y tras unos días de circulación de la obra en el mercado llega la siguiente pregunta. Tú, que eres un autor principiante (o no tanto) te topas con un amigo que te hace la pregunta mágica: ¿y cuántos llevas vendidos, ya se ha agotado la primera edición? Te quedas perplejo. No, no soy Cela y acaso la tirada habrá sido, siendo optimistas, de doscientos o trescientos ejemplares. “Pues ya llevaré unos cien libros”, contestas. Y tu amigo te mira como si estuvieras bromeando. Ahí es cuando de mi cabeza. cual viñeta de Snoopy, sale un bocadillo con diálogo que dice: “Ya he vendido 100 ejemplares, eso es la leche” Y tu amigo, con una sonrisa algo forzada te da la enhorabuena esperando que le hubieras comunicado que llevabas vendidos cien mil ejemplares y veinte ediciones. Seamos realistas, es un honor ya que te hayan editado.

Y el autor, sigue recibiendo preguntas, que son de agradecer, pero que te van devolviendo a la realidad del mundo literario, tan vapuleado en el mundo: pocos son los que compran libros. Te llegarán noticias de muchos: “Carla me ha dejado tu libro, me ha encantado”, “A ver si me toca en una rifa de esas que haces”, “¿No lo tienen en bibliotecas? Este mes ando muy mal…” Y mientras, con mojito en mano cuyo precio es igual que tu libro te sonríen brevemente.

Como dato, en los años más duros de la crisis, el sector del libro en España perdió 1.000 millones de euros de facturación y la Feria del Libro de Madrid cerró este año con un 7% menos de ventas.
Y así siguen lloviendo críticas y preguntas, que para eso has escrito un libro: “Pues yo hubiera cambiado el final” “Te has pasado con ese final” “Yo lo hubiera hecho como esa segunda que escribiste” “A ver si escribes algo sobre mí, imagínate”…Solo te viene una respuesta: “Pues hazlo” 

Pero las críticas, buenas o malas, son de agradecer y siempre ayudan.
También te dirán que de dónde sacas tiempo, si trabajas ocho horas, ¿cuándo escribes? Aquí hay varias respuestas: por la noche… cuando tú duermes, por la mañana…cuando tú duermes, en vacaciones, mientras tú…echas la siesta en la playa, en el metro, mientras tú viajas sentado mirando a los demás. El tiempo es ese aliado que si uno lo busca se hace tu amigo: y siempre se saca tiempo para lo que a uno le gusta.

Y la pregunta del millón, una vez presentado tu retoño y leído por tus amigos, familiares y lectores desconocidos llega esa gran pregunta, acaso un mes o dos después de haber lanzado la obra: ¿Cuándo sacas la siguiente? Tiempo, amigos, tiempo y paciencia, los libros llevan su tiempo. Pero gracias por vuestro interés, sin él nada tendría sentido.

 

Amigos lectores, amigos escritores, gracias por hacer todas estas preguntas, por interesaros, por seguirnos, por ayudarnos a sobrevivir en este océano de tiburones donde tú eres el pez pequeño. Que estas preguntas que aquí expongo en tono jocoso estén presentes siempre. Sin vosotros nada tendría sentido. Y no lo olvidéis, léannos, léannos y, ya puestos, compren muchos libros, total son igual de caros que un mojito, y el libro dura toda la vida.

Lean, lean mucho, y recuerden, como dijo Groucho Marx: “Encuentro la televisión muy educativa, cada vez que alguien la enciende me retiro a la habitación a leer un libro”.

 

Naci un otoño del 82 mientras Isabel Allende lanzaba su primera novela y las hojas amarilleaban en Madrid.
Treinta y un años después se editó la mía: «Parecían sombras». Desde entonces escribo todo lo que se me ocurre: poesía, más novelas, microrrelatos…
Mi cita favorita viene de otro escritor: «El que resiste, gana».
Mientras tanto vivo y soy feliz.
ÁNGEL M. CASTILLO DE LAS PEÑAS

¿Y si me plagian?

Hoy quiero hablaros de un tema poco atractivo y aburrido, pero que sin duda lo considero de suma importancia para todo escritor/a que se haya decidido a enviar su manuscrito a una editorial, o a cualquier otro sitio: el tema legal.

A ver, ya tienes listo tu manuscrito y es hora de enviarlo para ver si te lo publican. Pero a menudo en ese instante nos asalta el temor de: ¿y si me lo plagian?, ¿y si alguien me lo roba?
En primer lugar debes saber que esto, si pasa, es un gran error que cometen aquellos que lo plagian. Pues hoy en día, con las nuevas tecnologías, es muy sencillo demostrar quién es el autor/a original del escrito. Y si lo denuncias, no será nada complicado ganar la querella. No obstante, aunque no es necesario, pues pase lo que pase el autor de la obra siempre es el poseedor de sus derechos (aunque estos hayan sido cedidos por un tiempo a una editorial), yo te aconsejo que antes de enviar tu obra a ningún sitio, la registres en la Propiedad Intelectual. Deberás llevar una copia impresa de tu libro y te harán pagar una tasa (menos de 20€). Ganarás en tranquilidad, y si aún así te plagiaran la obra, sería todavía más fácil demostrar tu autoría. En caso de plagio, creo que sin duda, tenemos que denunciar, es algo que no debemos permitir.

Por otro lado, también los propios autores debemos tener cuidado de no copiar nada de manera ilegal en nuestro escrito. Me explico, podemos copiar lo que queramos: frases, versos, canciones… pero siempre debemos especificar de dónde las hemos extraído (Por ejemplo: Bartón, 2008 Sociedad y discapacidad pág. 678) o de quién es (Por ejemplo: Penélope, de Joan Manuel Serrat). Siempre que dejemos claro que no es nuestro, que es de otra persona, y la citemos, no tendremos ningún problema. Pues serán citas, no plagios. Estas son muy habituales en los ensayos, pero pueden aparecer en cualquier género, y enriquecen nuestra obra.

Estas son las dos cuestiones legales básicas que tienes que tener en cuenta al enviar tu escrito a cualquier editorial. Sin embargo, existen muchas más. En próximos pots seguiremos desgranando algunas cuestiones legales algo más complejas, como por ejemplo el tema de las imágenes.

Así que espero, que aunque básico, este post te haya sido de utilidad. No obstante, si tienes alguna pregunta concreta respecto a este tema, estaré encantada de ayudarte.

Marta Senent Ramos
Me podría definir como Editora, escritora, emprendedora o incluso como investigadora especializada en temas de género, arte y diversidad funcional. Pero creo que prefiero hacerlo como entusiasta de la vida y apasionada por el mundo de la literatura. Mi lema en la vida es como dice Albert Espinosa: Si crees en los sueños, ellos se crearán.

MARTA SENENT RAMOS

De profesión: escritor/a

El otro día escuchando la radio, me llamó la atención la entrevista que le estaban haciendo a una escritora. Una escritora de renombre, con bastantes obras publicadas y con muchos ejemplares vendidos a sus espaldas, que le permiten vivir de ello. Es decir, alguien que ha hecho que escribir, además de su pasión, sea su profesión.

La mujer hablaba sobre las innumerables horas que le dedica a su pasión, lo gratificante que es que los lectores hagan cola para que le firmes tu libro, ese que con tanto cariño has escrito. También contaba las muchas entrevistas que le han hecho, lo agotador que es hacer tantas presentaciones por toda España, y ahora que le van a traducir el libro, también serán en el extranjero… Todo muy bonito ¿Verdad? ¿A qué escritor/a no le gustaría? Mucha gente que escribe es con lo que sueña cada vez que envía un manuscrito a una editorial, incluso cada vez que termina un capítulo de su manuscrito. Pero, ¿cuántos realmente lo consiguen?

A veces suelo comparar el mundo editorial con el del fútbol, el deporte que más pasiones levanta en nuestro país. Muchos de los niños que juegan a fútbol en el patio del colegio sueñan con ser Mesi o Ronaldo, y ser titular en el Madrid o en el Barcelona. O si no puede ser, en cualquier otro equipo de primera división. Algunos de estos niños juegan incluso en equipos de fútbol semi-profesionales. Es decir, saben “tocar” la pelota bastante bien, y quizás sean los que más goles marcan de su equipo. Pero, ¿cuántos de ellos tendrán la oportunidad de jugar en un equipo de primera división? o ¿simplemente de vivir de jugar al fútbol? Muy, muy pocos. Casi ninguno. Pues lo mismo sucede en el mundo de los libros ¿Cuántos se pueden permitir vivir de lo que escriben?

Está bien tener esa ilusión de ser escritor (alguien que vive de lo que escribe), pues todo es posible. Pero también tenemos que ser realistas cuando enviamos nuestro manuscrito a una editorial. Puede ser que nuestro humilde escrito llegue a manos de una gran editorial, que esta quiera apostar por él, que guste al público y que vendamos cientos de miles de copias (sólo vendiendo esta cantidad de cada uno de nuestros libros podríamos vivir exclusivamente de escribir).

Pero ¡Despierta! Sé realista. Sí, si compras lotería, puede que te toque el gordo, aunque en el fondo sabes que no va a ser así. Aunque si no juegas, nunca te tocará, eso está claro. Es decir, si crees que realmente tienes algo bueno, no, buenísimo, envíalo a las editoriales grandes (recuerda, es importante, aunque ellos luego lo corrijan, que lo envíes revisado, como si se fuera a publicar ya. Así tendrás más oportunidades). No pierdes nada por intentarlo. Nunca sabes si podrías ser el próximo best seller de alguna gran editorial.

Pero, ¿Y si no te lo aceptan? No pasa nada. Hay cientos de miles de jugadores de fútbol que no viven del fútbol. Pero juegan bien, disfrutan haciéndolo e incluso algunos de ellos se sacan algún dinerillo jugando. Pero al igual que muchos niños sueñan con ser un Messi o un Ronaldo, a pesar de que sólo uno entre cada miles lo conseguirá, las personas que escriben, lo mismo, pueden soñar, pero también tienen que ser conscientes de su nivel, y que sólo un puñado de ellos conseguirá ser escritor/a de profesión.

Por ello, yo como directora de una pequeña y modesta editorial de autores/as noveles, cada vez que escucho una entrevista a un escritor/a de éxito, entiendo mejor las falsas expectativas con las que vienen algunas personas a la editorial. Están muy bien estas entrevistas, pero en pocas se cuenta lo mucho que le ha costado llegar a convertirse en escritor profesional al entrevistado. Casi nadie ha triunfado con su primera obra, incluso si por ella ha apostado una gran editorial. Cuesta mucho hacerse un hueco en el mundo editorial, y sólo unos pocos, con el paso de los años conseguirán vivir de lo que escriben. Sin embargo, a prácticamente todos les tocará compaginarlo con otro trabajo, del que realmente viviran.

En definitiva, te ánimo a seguir luchando por tu sueño de poder vivir de lo que escribes, pero al mismo tiempo, te pido que mantengas los pies en la tierra. También te aconsejo que cuando escribas disfrutes, es lo único que importa. Y por último, si tu libro al final sólo llega a unas decenas de lectores, que estés orgulloso/a de ello y aprendas de sus opiniones y consejos. Nunca sabes qué pasará con tu próximo manuscrito.

Y si aún no has dado el paso de enviar tu manuscrito a una editorial, ya sabes que en ACEN estaremos encantados de que nos lo envíes para poder valorarlo: Publica con ACEN. No somos ni el Barcelona ni el Madrid, pero tenemos muy buenos jugadores, ay, quiero decir escritores/as…

 

Marta Senent Ramos
Me podría definir como Editora, escritora, emprendedora o incluso como investigadora especializada en temas de género, arte y diversidad funcional. Pero creo que prefiero hacerlo como entusiasta de la vida y apasionada por el mundo de la literatura. Mi lema en la vida es como dice Albert Espinosa: Si crees en los sueños, ellos se crearán.
MARTA SENENT RAMOS

Tipos de corrección

Bueno, pues hoy nos toca hablar de corrección. Un tema muy importante cuando hablamos de publicación de libros.

Ya abordamos este tema hace unos meses en el post “La importancia de entregar a la editorial un manuscrito (casi) sin errores”. Decimos “casi” porque aunque un texto se corrija y se vuelva a corregir, siempre quedan esos pequeños errores que nadie ha visto, somos humanos y se nos pueden escapar. No pasa nada por encontrarnos un par de errores, incluso gordos, en una novela de 200 páginas, hasta a los mejores profesionales se les pueden pasar por alto. No son maquinitas infalibles. Pero entre eso y un libro con bastantes errores y mal redactado, hay un abismo.

En ACEN, como somos una editorial pequeña, destinada a autores/as noveles, donde la tirada media no alcanza los 100 ejemplares, no podemos asumir el coste de un corrector/a (ojalá). Por lo tanto, exigimos que la obra nos llegue ya corregida. Por supuesto, yo, como directora de ACEN, siempre hago una lectura final, y corrijo si veo que se ha quedado alguna cosita. Pero no es lo mismo “alguna cosita”, que realizar una corrección completa de un libro, es algo que, con el volumen de trabajo que tengo, no me puedo permitir.

Entonces, si a la editorial ha de llegar corregido ¿Cómo lo hago? ¿Me lo puedo corregir yo mismo? ¿Lo envío a un corrector ortotipográfico? ¿A un corrector de estilo? ¿Ambas cosas? ¿En qué se diferencian? ¿Cuánto me costarán?

Ante tantas dudas, aquí os dejo unos consejos por si os sirven:

-Un error que suelen hacer muchos escritores es: yo sé escribir, yo no cometo errores ortográficos, en definitiva, yo me lo corrijo. Gran error. ¿Se corta el peluquero a sí mismo el pelo? NO.

-El primer paso es darle tu manuscrito a un lector 0. Que ¿Qué es un lector 0? Es alguien, profesional o no, que lee tu manuscrito antes de enviarlo a una editorial o de publicarlo. Si te lo puedes permitir económicamente, yo te aconsejaría un profesional. Este leerá tu obra y te hará un informe (que te servirá también para enviar a las editoriales junto con tu carta de presentación). Siempre será más imparcial y te dirá la verdad, sea la que sea. Además te aconsejará sobre cuál puede ser el futuro de tu obra y qué debes hacer para mejorarla.

-Si tu obra necesita una corrección más allá del “alguna cosita”, el lector 0 seguro que te lo dirá. Ay, pero yo no tengo dinero para pagar un corrector. Es de lo que se lamentan algunos autores. Mi consejo es que si realmente quieres que tu libro se publique y es tu sueño, bien merecerá la pena privarte de unas vacaciones o de unas cuantas juergas, por ejemplo, e invertir ese dinero en una corrección profesional. Recuerda lo que decíamos en el anterior post: si tu manuscrito tiene errores (del tipo que sean) es muy complicado que una editorial lo acepte, y por lo tanto que llegue a publicarse. De ahí la importancia de presentar a la editorial nuestra obra “casi” sin errores. Lo del diamante en bruto es muy complicado de ver…

-Vale, decidido, lo envías a un corrector profesional. Pero ¿Qué tipo de corrección hago? Lo más seguro es que el lector 0, si es un profesional, ya te haya aconsejado sobre ello. Pero de todas maneras, en este post voy a explicarte brevemente el tipo de correcciones que existen para que lo tengas un poco más claro y puedas decidir:

1) Corrección ortotipográfica:
Es un tipo de corrección básica. Se trata de eliminar los errores ortográficos y de puntuación.

2) Corrección de estilo:
Es una corrección más completa. Además de eliminar los errores ortográficos y de puntuación, su objetivo es mejorar la expresión y la coherencia del texto, así como sugerirle al autor cualquier modificación para mejorarlo.

Por otro lado, tienes que tener claro que el corrector, elijas la opción que elijas, no está obligado ni a dar su opinión sobre el texto, ni a sugerir cambios estructurales que sobrepasen los límites de lo lingüístico, ni se encarga de reescribir el texto, ni es su tarea hacer un análisis del libro.
Respecto al precio de la corrección, la verdad es que hemos visto de todo. Desde 0,50€ la página, hasta 2€. Pero lo importante es buscar a un buen profesional, con buenas recomendaciones y de trato personalizado.

Bueno, espero que este post te haya sido de utilidad. Existen muchos más entresijos sobre el tema de las correcciones, así que en otro post seguiremos hablando del tema.
Y ya sabes, si tienes cualquier cuestión, duda, sugerencia… puedes dejarme un comentario y te contestaré encantada.

Por último, recordarte que en ACEN tenemos algunos servicios que quizás te pueden interesar si deseas valorar tu obra, corregirla o incluso que te podemos ayudar a empezarla, a encauzarla, o a terminarla. Te dejamos aquí el enlace: https://aceneditorial.es/te-asesoramos/

Muchas gracias por leer nuestro blog.

Marta Senent Ramos
Me podría definir como Editora, escritora, emprendedora o incluso como investigadora especializada en temas de género, arte y diversidad funcional. Pero creo que prefiero hacerlo como entusiasta de la vida y apasionada por el mundo de la literatura. Mi lema en la vida es como dice Albert Espinosa: Si crees en los sueños, ellos se crearán.
MARTA SENENT RAMOS

¡Uau! Ya tengo mi libro

Hoy nos ha llegado a la editorial un pequeño escrito de Miguel Senent, al que acabamos de publicar su libro «Vivències i peixos del Grau de Castellló». En él que nos cuenta qué ha sentido al ver por primera vez su libro. Nos ha hecho mucha ilusión. Por ello, nos gustaría compartirlo con todos vosotros:

«La semana pasada llegó mi libro.

Tras quince años de trabajo, mi libro ha llegado al despacho de la editorial ACEN en forma de cuatro pesadas cajas de cartón. Marta (la directora de la editorial) me había mandado un mensaje en el móvil: “tus libros ya están en mi despacho, cuando quieras puedes venir”. Las cajas estaban apiladas formalmente sobre un rincón de su despacho. “Aquí están tus libros. Si quieres, puedes abrir una caja para ver cómo ha quedado el libro”. Con torpeza nerviosa cogí unas tijeras que Marta me había facilitado y empecé a destripar uno de aquellos bultos de cartón. Libres de las plásticas ataduras apareció ante mí la cara lozana y fresca de la portada de mi libro. Mercedes, la ilustradora de ACEN, había dibujado una portada simpática, ágil y con gracia. Me gustó. Metí cuidadosamente la mano en la caja de cartón y extraje un libro. Lo miré y lo acaricié. Es comparable a muy pocas cosas el placer que se siente al tener entre las manos el producto del trabajo hecho con el amor y la pasión que se pone al escribir un libro.

Yo creía que mi satisfacción ya había sido colmada, pero había más. Al día siguiente algunos de mis conocidos compraron mi libro. Y entonces experimenté lo que se puede considerar la más completa satisfacción de toda persona que escribe algo. La magia de hacer cómplice a cada lector de los secretos de nuestro yo, de nuestra ánima…

No creo que tarde mucho en empezar otro libro.

Y, sin duda, me gustaría publicarlo con ACEN Editorial.

Miguel Senent»

Muchas gracias Miguel por compartir tus sensaciones con nosotros. La verdad es que ha sido un placer publicar tu libro. Te deseamos mucho éxito.

Equipo ACEN

Salón del autor 360⁰

Este fin de semana Acen Editorial ha tenido el placer de participar en el “Salón del autor 360⁰”. Más de 300 personas relacionadas con el mundo editorial se han dado cita en este congreso pionero. Autores/as, editores, ilustradores, maquetadores, juristas… nos han dado su punto de vista sobre el proceso de publicación de un libro. Son muchas las emociones que hemos vivido en estas dos jornadas, y numerosas las cosas que hemos aprendido. Pero a mí, como editora, me gustaría destacar unas cuantas:

-La excelente organización. Mi más sincera enhorabuena a las personas que se han currado este evento. Interesante, instructivo, diverso… De verdad, magnífico. Ya estamos esperando su segunda edición.

-Prácticamente todos los ponentes coincidieron en el gran cambio que ha experimentado el mundo editorial en los últimos años. Las nuevas tecnologías han dado un giro completo a la manera tradicional de publicar.

-Estas tecnologías han hecho posible que los lectores puedan estar mucho más cerca de los autores que admiran. Siendo así necesario que los autores formen parte activa y se impliquen en el proceso de difusión y promoción de su libro. Algo, que hasta hace unos pocos años, se encargaba en exclusiva la editorial.

-Vimos la importancia de corregir los escritos, y que esta corrección se lleve a cabo por un profesional. Es tan necesaria esta corrección que puede comportar la aceptación, o no, de un manuscrito para ser publicado. Así como, la diferencia ente una buena y una mala obra.

-Igual de importante es dejar en manos de un profesional el diseño y la maquetación de nuestra obra. Que nos entre por los ojos también es muy importante para captar lectores.

-Y para finalizar, si tuviera que hacer una sugerencia al comité de organización para el año que viene, les diría que en los talleres y ponencias hemos echado de menos el punto de vista de las editoriales, tanto de las grandes como de las pequeñas. Hemos notado que en ocasiones no se entendía muy bien el papel de la editorial en el proceso de publicación de un libro.

En definitiva, una experiencia de lo más positiva y enriquecedora. Esperamos con impaciencia la próxima edición del “Salón del autos 360⁰”

Marta Senent Ramos
Me podría definir como Editora, escritora, emprendedora o incluso como investigadora especializada en temas de género, arte y diversidad funcional. Pero creo que prefiero hacerlo como entusiasta de la vida y apasionada por el mundo de la literatura. Mi lema en la vida es como dice Albert Espinosa: Si crees en los sueños, ellos se crearán.

MARTA SENENT RAMOS

Y tú, ¿naces o te haces?

Preguntar si el escritor nace o se hace es como preguntar si el matemático sabe sumar desde que nace o aprende a lo largo de su vida. Eso al menos es lo que siempre defiendo cuando me preguntan.

Son varias las opiniones que a lo largo de la historia se han vertido sobre este paradigma: ¿el escritor nace o se hace?

Beethoven afirmaba que “el genio se compone del dos por ciento del talento y noventa y ocho por ciento de perseverante aplicación”. Cierto es que a veces, pero en un porcentaje muy pequeño, hay un ser tocado por alguna divinidad que desde bien joven escribe como por arte de magia. Son los denominados genios de la escritura. Pero, ¿sabíais que el Marqués de Sade comenzó a escribir con cuarenta años desde la Bastilla, o que Giuseppe Tomasi di Lampedusa comenzó casi rozando los sesenta y que su obra El gatopardo fue rechazada por editoriales hasta que fue publicada un año después de su muerte?

Pues sí, el éxito viene dado, parece ser, por el trabajo, el trabajo duro y la perseverancia. Y ya que estamos con dichos:

Nunca es tarde si la dicha es buena.

Y es que a escribir se aprende igual que el que pinta cuadros acude a clases de pintura, el que actúa a clases de arte dramático o el cirujano aprende la ciencia médica en la facultad de Medicina. ¿Por qué el escritor va a ser menos? Sí, es verdad, estaréis pensando que muchos no dan clases de escritura y que son autodidactas, que la escritura es un arte y el arte no se aprende…CRASO ERROR, el arte se aprende. Escribir, como bien digo, se puede aprender como se aprende cualquier otro oficio.

A esto hay que sumar horas de trabajo y seguir unas pautas que si se persisten en el tiempo se podrá hablar al fin de la gran noticia que todos esperan: ¡Me he convertido en un auténtico escritor! Qué gozada.

Estas pautas son sencillas pero no ligeras y como cualquier otro arte, trabajosas. En primer lugar es aconsejable, y además obvio si te gusta escribir, la lectura de muchos libros. Leer, leer y leer. ¿Ha quedado claro?

LEER MUCHO.

Esto te ayudará a ampliar vocabulario, a ver técnicas, a despejar tu mente. Pero ojo, no intentes copiar a los grandes… ni a los pequeños. Tienes que labrar tu propia forma de escribir. Y escribiendo mucho sabrás cuál es tu manera de escribir, tu técnica. Y eso, amigos escritores, lo descubriréis cuando hayáis escrito mucho.

Preséntate a concursos literarios, se pueden ganar. Da a conocer tus escritos a amigos y que opinen, pero que opinen bien, no vale solo la crítica buena: seamos sinceros, tus amigos te quieren y les va a encantar casi todo lo que te lean, pero pídeles que sean sinceros, que te digan lo malo, lo que cambiarían, lo que les ha aburrido: que te lo digan TODO. Da tus textos a desconocidos y que opinen, creando un blog y pidiendo que te cuenten opiniones.

Ojo, las críticas casi siempre escuecen cuando no son halagüeñas, no nos vamos a engañar, pero minimízalo y mejora. Toda crítica educada es constructiva, y no, no somos genios, somos alumnos de escritura que van mejorando día a día. Prefiero que me digan que aburro a que no me lo digan y en la cuarta hoja de lo que he escrito ya estén en “el quinto sueño”.

Escribe cada día, picando piedra, poco a poco, incluso cuando digas esa frase recurrente de “hoy no han venido las musas a verme”…las musas no vienen, se crean. Siéntate frente al ordenador, o con tu cuaderno y escribe, lo que sea. Toma notas, observa, viaja si puedes, pon música, escribe en el metro mientras observas.

Escribe, escribe. ES CRI BE. ES CRI BE.

Y no hay prisa, tienes toda la vida para triunfar. Qué digo, el fin no es el éxito, el éxito, amigo escritor, es el camino. Lo que escribes, el gusto de que te lean, de que se ilusionen por leerte, las críticas, las aventuras que has descubierto, tus novelas, tus poesías, las cientos de vidas que haces vivir en el papel. Crea tu Itaca como Kavafis nos decía: “cuando emprendas tu viaje a Itaca pide que el camino sea largo, lleno de aventuras, de experiencias… así sabio como te has vuelto, con tanta experiencia, entenderás ya que significan las Itacas.”

Ahora que ya sabes que no has sido iluminado desde que naciste, ponte a escribir. Quizás hoy sea el principio.

Naci un otoño del 82 mientras Isabel Allende lanzaba su primera novela y las hojas amarilleaban en Madrid.
Treinta y un años después se editó la mía: «Parecían sombras». Desde entonces escribo todo lo que se me ocurre: poesía, más novelas, microrrelatos…
Mi cita favorita viene de otro escritor: «El que resiste, gana».
Mientras tanto vivo y soy feliz.

Cómo dirigirte por primera vez a una editorial para que te publique tu libro

Como ya sabéis, uno de los distintivos de ACEN Editorial es la cercanía y el trato personal con sus autores/as (como podéis ver aquí)

Pero antes de establecer ese vínculo autor/a-editorial, previamente ha habido una primera toma de contacto.

¿Pensáis que es importante ese primer correo/llamada para que te publiquen un libro? Ya lo creo que sí (a veces hasta decisivo).

Os voy a dar unas cuantas claves que quizás te sirvan, no sólo para dirigirte editoriales, si no para la primera toma de contacto de muchas más entidades.

  1. ¿Qué tal si saludamos y nos presentamos? Un «Hola, buenos días, me llamo fulanito», estaría genial.
  2. Las editoriales suelen recibir bastantes correos de primera toma de contacto al día. Seamos breves, vayamos al grano. No le contemos nuestra vida (ya tendremos tiempo de ello).
  3. Por favor, sin faltas y bien redactado. Si hace falta, lee tu correo varias veces o enséñaselo a alguien para que lo lea. Son sólo cuatro o cinco líneas de correo, que son tu única oportunidad para causar esa primera impresión. Si no redactamos bien ese correo, la persona que lo lee puede pensar que con nuestro libro hemos hecho lo mismo. También puede pensar que no nos tomamos en serio la cosa, o incluso que ni siquiera le hemos dedicado tiempo a redactar un simple correo (se supone que tienes muchas ganas que te publiquen el libro).
  4. No te olvides de indicar datos importantes: Quién eres, de dónde, qué presentas, tu contacto…
  5. Pregunta si necesitan que les envíes algo más, o les falta algún dato.
  6. Haz que la persona que lea el correo sienta que valoras el trabajo de la editorial.
  7. Sé educado. Igual que has saludado, despídete de manera cordial. Por ejemplo, ahora que ha sido Navidad «Saludos y felices fiestas, Fulanito de tal»

Creo que con estos pocos consejos seguro que conseguirás, al menos captar la atención necesaria de la editorial para que acepte valorar tu obra. También recuerda que cuando más creativos seamos más posibilidades tendrás de que se fijen en tu obra y deseen valorarla.

Marta Senent Ramos
Me podría definir como Editora, escritora, emprendedora o incluso como investigadora especializada en temas de género, arte y diversidad funcional. Pero creo que prefiero hacerlo como entusiasta de la vida y apasionada por el mundo de la literatura. Mi lema en la vida es como dice Albert Espinosa: Si crees en los sueños, ellos se crearán.

MARTA SENENT RAMOS

Adiós 2017, un año de ilusiones literarias cumplidas

Adiós 2017, se nos va un año lleno de alegrías, de libros publicados, de presentaciones, de sueños cumplidos y de mucho trabajo realizado con dedicación y cariño.

Desde ACEN os queremos dar las gracias a todas aquellas personas que habéis hecho crecer a ACEN este año 2017.

30 libros publicados, y muchos más para 2018, que ya están en camino y estamos trabajando en su edición.

Más de 75 presentaciones realizadas por toda la geografía española, más 4 presentaciones colectivas en Madrid, Valencia, Barcelona y Castellón.

Hemos estrenado nueva web, con una imagen mucho más fresca y más contenido. Como por ejemplo este blog, donde cuatro escritores/as te desvelamos curiosidades de este mundillo.

También hemos grabado un vídeo promocional (cuyos actores y actrices son los mismos autores/as de ACEN). Clica aquí para verlo.

Tenemos nuevas incorporaciones en nuestro equipo ACEN.

En definitiva, creo que si tuviese, como directora general de ACEN, que hacer un balance de 2017, creo que éste sería muy positivo. Y por ello, os doy las gracias a todas las personas que lo habéis hecho posible.

Adiós 2017, y ahora, a por un 2018 lleno de ilusiones y proyectos literarios en los que trabajar.

GRACIAS Y FELIZ 2018

7º Aniversario ACEN

Siete.
El número de la fortuna y de la buena suerte y los años que cumple ACEN editorial. Por ello, el pasado sábado 9 de diciembre la editorial se vistió de fiesta. Y celebró como bien lo merece un acontecimiento de este calibre en tiempos no muy halagüeños para la supervivencia de la cultura.
Al acto asistieron numerosos rostros conocidos de ACEN editorial: autores, libreros, fotógrafos y la editora Marta Senent que fue la encargada de abrir el acto con unas bonitas palabras de agradecimiento y el estreno en exclusiva del anuncio que ACEN ha realizado de la mano de Leticia Mora con autores de la casa que han participado como verdaderos actores y actrices del mismísimo Hollywood. Para verlo puedes pinchar el enlace.
A las 18 horas y con un público expectante, los autores asistentes presentaron sus obras literarias con un curioso juego muy dinámico bajo el sello de ACEN y que deleitó al público asistente.
Tras una amena charla sobre libros y las preguntas de un público entregado, los mismos autores pudieron firmar sus obras y compartir inquietudes con el resto de asistentes.

En una librería amiga de la casa como es Argot y repleta de globos, poemas delicados, novelas de ensueño y relatos sugerentes, se enmarcó la fiesta del séptimo aniversario de ACEN editorial.
Muchas gracias por construir este sueño llamado ACEN y por formar esta familia de escritores que va creciendo a pasos agigantados.

vc_row]

Naci un otoño del 82 mientras Isabel Allende lanzaba su primera novela y las hojas amarilleaban en Madrid.
Treinta y un años después se editó la mía: «Parecían sombras». Desde entonces escribo todo lo que se me ocurre: poesía, más novelas, microrrelatos…
Mi cita favorita viene de otro escritor: «El que resiste, gana».
Mientras tanto vivo y soy feliz.
ÁNGEL M. CASTILLO DE LAS PEÑAS