¿Qué tipos de comillas podemos encontrar y qué usos tienen?

¿Cómo llevas el cambio de hora y que se haga de noche tan pronto? Seguro que estás aprovechando que estás más tiempo en casa para escribir eso que has tenido en mente durante meses y que el buen tiempo no te ha permitido plasmar en un papel (en el ordenador quiero decir).

Las frases de tu próximo libro seguro que fluyen con más facilidad y estás avanzando un montón.

Puede que te hayan recomendado escribir de forma continuada sin pararte a corregir lo que escribes, dejando así que esas ideas que tienes en la cabeza no se pierdan y puedas plasmarlas todas en tu escrito. A ver, no digo que no lo hagas, creo que a veces es necesario. Pero te recomiendo que cuando terminen de fluir las ideas, sí que te tomes un tiempo para releer lo que has escrito hoy, y eliminar los errores más gordos que has cometido. Esto te facilitará enormemente la ardua y obligatoria tarea de corregir el libro una vez terminado. Pues eliminando los errores más gordos desde un principio, podrás detectar con una mayor facilidad los más pequeños.

De este modo, mientras escribimos, o en nuestra primera revisión, hemos de dejar las cosas ya bien puestas. Pues si no las vamos colocando correctamente, luego será muy costoso y farragoso corregir el mismo error a lo largo de todo nuestro libro. Uno de los aspectos que si sabemos cómo utilizar correctamente y procuramos que esté bien puesto desde un principio nos ahorrará mucho tiempo de corrección es: el uso de las comillas. Por eso vamos a ver primero los tres tipos de comillas que existen y luego cómo se deben utilizar.

Tipos

 

 

Se utilizan para:

-Su uso más común es el de cerrar citas textuales:

Me dijo: «He terminado de escribir mi libro».

Si la cita textual es muy larga (más de tres líneas), se ubica fuera del texto y se suele prescindir de las comillas. La cita se extrae del texto, se le asigna un cuerpo menor, y se ubica en un párrafo aparte y sangrado.

Nota importante: no debemos confundir las comillas inglesas y simples con las mecanográficas («…»). Estas últimas son incorrectas. Si te fijas son como dos rayas rectas. Mientras que las inglesas y las simples

-Las comillas también su utilizan para las expresiones impropias o vulgares, y también para ironías. Por ejemplo: «Me se» ha caído el libro. Aunque ese «me se» está mal escrito, quizás tú no lo quieras eliminar de tu escrito, pues quieres remarcar que un determinado personaje hable de manera incorrecta. Un ejemplo de ironía sería: eres tú muy «listo».

Otra cosa que debes tener en cuenta es la jerarquía de las comillas. Imagínate por ejemplo que dentro de una cita te aparece otra y dentro de esta un vulgarismo.

La jerarquía es la siguiente:

Las españolas pueden contener a las inglesas y a las simples. O si empezamos con las inglesas, estas pueden albergar a las simples en su interior. Pero ni las inglesas ni las simples pueden contener a las españolas.

Vamos a verlo en un ejemplo:

Bueno hasta aquí mi entrada de hoy. Espero haberte aclarado algunos aspectos sobre el uso de las comillas. Y que te haya ayudado a avanzar en la corrección de tu libro.

Como siempre, cualquier duda o sugerencia, puedes dejar tu comentario y te responderé con la mayor brevedad posible.

Muchas gracias por leernos. Y ya sabes, si no te quieres perder nuestros próximos posts sobre el mundo de los libros, no olvides suscribirte a nuestro blog.

 

Marta Senent Ramos
Me podría definir como Editora, escritora, emprendedora o incluso como investigadora especializada en temas de género, arte y diversidad funcional. Pero creo que prefiero hacerlo como entusiasta de la vida y apasionada por el mundo de la literatura. Mi lema en la vida es como dice Albert Espinosa: Si crees en los sueños, ellos se crearán.

MARTA SENENT RAMOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *