¿Mapa mental para escribir mi libro? ¿Para qué?

Hace unas semanas os hablaba sobre algunos trucos para ser capaces de escribir, bueno, de terminar de escribir nuestro libro. Uno de ellos era hacernos un mapa mental de lo que queremos contar. Es algo que nos llevará un poco de tiempo, pero sin duda, luego nos ayudará a acabar nuestro proyecto.

Y bien, ¿eso de elaborar un mapa mental de tu futuro libro cómo se hace? Y sobre todo, ¿cómo te puede ayudar a llevar acabo tu proyecto?

Hacer un mapa mental de tu futuro libro no es más que organizar aquello que vas a escribir. Ello te facilitará las cosas sobre todo cuando te sientas atascado, pues siempre sabrás por dónde está la salida.

Existen numerosas maneras de hacer un mapa mental. Podemos plasmarlo desde en un pequeño papel trazando cuatro rayas y unos cuantos nombres a mano, hasta utilizar complejas herramientas que podemos encontrar en internet (muchas de ellas gratuitas). Basta con introducir en los criterios de búsqueda de google: mapa mental libro. Y te aparecerán múltiples aplicaciones.

La verdad es que no importa lo elaborado o simple que sea tu mapa. Sino lo que de verdad te interesa es lo claro que tú lo tengas. Cuantos más detalles pongas, más sencillo será continuar en los momentos difíciles o de falta de inspiración.

Independientemente del modelo de mapa que elijas, yo te aconsejo tener dos. Uno general, que englobe toda la historia. Y otros más pequeños. Por ejemplo de cada uno de los capítulos o escenas que vaya a tener tu libro. También es interesante, cuando termines de escribir, te prepares un mapa de lo que tienes planeado escribir al día siguiente. Si no tienes un buen día, seguro que te será de gran utilidad tener tu planing diario de escribir hecho.

Recuerdo que cuando me vino a la mente la idea de mi segundo libro «Ana te presta su espejo«, cogí una libreta que tenía a mano y tracé mi particular mapa mental (sin saber que lo estaba haciendo). En no más de 5 líneas redacté el argumento. Luego, en también no más de 5 líneas, describí de qué iría cada capítulo. Por último, describí a los personajes principales. Esto me fue de gran ayuda, pues como no escribí, por cuestiones de trabajo y de estudio, mi libro de forma continuada, cada vez que retomaba el libro sabía exactamente qué tenía que escribir. Y lo terminé. Lo que te quiero decir es que no importa que no utilices un programa profesional, o un mapa en concreto. Mientras tú entiendas el mapa y este contenga toda la información que necesites, te será de gran utilidad. Para mí lo fue.

La verdad es que sobre mapas mentales hay mucho de lo que se puede hablar. En este post te he dado a penas unas pinceladas. Pero en otros ampliaré más este tema, no te preocupes. Por lo tanto, si no te lo quieres perder, no te olvides de suscribirte a nuestro blog.

Y por cierto, ¿tú qué mapa mental utilizaste o estás utilizando para escribir tu libro?

Marta Senent Ramos
Me podría definir como Editora, escritora, emprendedora o incluso como investigadora especializada en temas de género, arte y diversidad funcional. Pero creo que prefiero hacerlo como entusiasta de la vida y apasionada por el mundo de la literatura. Mi lema en la vida es como dice Albert Espinosa: Si crees en los sueños, ellos se crearán.

MARTA SENENT RAMOS

4 comentarios en “¿Mapa mental para escribir mi libro? ¿Para qué?

  • AvatarJosep Amorós24 septiembre, 2018 at 10:20 am

    Gracias Marta. La verdad es que casi nunca utilizo hoja de ruta para los relatos, lo que me lleva a ser un tanto anárquico. Me gusta este «desorden», aunque reconozco que me obliga a ser muy cuidadoso, a posteriori, con las correcciones. Y no me refiero sólo a las gramaticales o de estilo, sino especialmente a las argumentales. Esto es muy excitante en los relatos cortos, para una novela ya es más complicado, claro.
    Como siempre, gracias por tus posts, siempre útiles. Muy contento de trabajar con una editora que cuida así a sus autores.

    Responder
  • Avataresteban Rodríguez Ruzi24 septiembre, 2018 at 11:35 am

    Suelo ir madurando la idea original mentalmente. Después tomo notas de lo que se me va ocurriendo a lo largo del tiempo. Y escribo. Cuando tendo parte del tema hecho, esa misma dinámica me impulsa y orienta. Corrijo. No siempre llega el final feliz, pero sirve.

    Responder
  • AvatarCarmen24 septiembre, 2018 at 1:15 pm

    Estoy de acuerdo. Yo en este último libro lo hice, pero muy por encima. Tenía claro el principio y el final y un poco el boceto de la historia, así como el carácter de cada personaje. Después todo fue cuestión de tirar del hilo y los personajes te van hablando.
    Ahora he empezado una nueva historia,y aquí si que me he hecho una estructura más
    elaborada.
    Saludos

    Responder
    • Marta SenentMarta Senent25 septiembre, 2018 at 8:55 am

      Gracias por vuestros comentarios.
      Me alegra que este artículo os haya resultado útil.
      Saludos,
      Marta

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *