¡Ay! Esas niñas bonitas, que se ponen y se quitan, que te confunden y te consuelan, que no te dejan respirar o te hacen caer en el sopor más absoluto. ¿De qué hablamos? De la coma, por supuesto, y del punto, el punto y coma y los dos puntos.

El PUNTO

Es la pausa más sencilla, pues nos marca el final de un enunciado. Esa marquita no plantea ningún problema, ¿verdad? ¿Quién no sabe dónde colocar ese punto final, o punto y aparte? Pero hay ciertas excepciones que hay que tener en cuenta.

NO se colocan puntos al final de:

Títulos y subtítulos Las sirenas no saben nadar, Ana te presta su espejo, Código Ámbar, Rosa de los vientos
Cabeceras de tablas, gráficos, cuadros Tabla 3. Migración en Europa (1980-1983)
Índices 7.1 Coordenadas en el entorno picture

7.2 Incluyendo objetos en el entorno picture

7.4 Cajas en el entorno picture.

Eslóganes publicitarios Piensa diferente, Simplemente hazlo
Pies de imagen descriptivos, siempre que funcionen como etiquetas Perro comiendo

Niño paseando

Direcciones electrónicas info@aceneditorial.es/ https://aceneditorial.es
Nombres que aparecen solos en una línea Saludos cordiales,

Elisa Campos

 

LA COMA

es más versátil porque puede se puede usar de forma optativa sin que altere el sentido de una frase. Solo da claridad al mensaje o aporta matices expresivos. Sin embargo, también tiene su uso obligatorio. En el próximo cuadro resumo sus usos más habituales.

 

Para separar un vocativo Pedro, ¿por qué no te callas?

Dime, Luisa.

Para separar una expresión interrogativa que pide la confirmación de lo dicho Esto es así, ¿verdad?
Para separar el lugar de la fecha (y el día de la semana del mes) en la

datación de documentos

 

Santiago de Chile, 15 de septiembre de 2015

Lunes, 25 de diciembre de 2014

Tras conectores discursivos O sea, no te lo diré jamás.
En las enumeraciones (cuando la enumeración es completa o exhaustiva, el último elemento va introducido por una conjunción [y, e, o, u, ni], delante de la cual no debe escribirse coma) Compra peras, plátanos y ciruelas.
Se escribe coma ante oraciones adversativas introducidas por pero, mas, aunque, para, sino No me gustan las pipas, pero me las voy a comer.

Estoy de servicio, aunque no lo parezca.

 

 Ante oraciones consecutivas introducidas por conque, así que, de manera que Tú me lo dijiste, así que ahora tienes que ir.
Para indicar que un complemento afecta a toda la oración Con respecto a aquella decisión, lo cierto es que nadie la discutió.

Mario canta, lamentablemente.

 

 

Esto solo es un breve ejemplo, porque el uso de la coma es extenso y diverso. Sí quiero dar algunas pautas sobre su uso.

¿Cuándo NO se debe utilizar?:
  • Después de las conjunciones copulativas y disyuntivas (y, e, ni, o, u) cuando enumeran elementos de una misma serie. Sin embargo, no hay que ser tan riguroso pues hay excepciones:
  • Se escribe coma delante de estas conjunciones cuando la secuencia que encabezan enlaza con todo el predicado anterior y no con el último de sus miembros coordinados:

Pagó el traje, el bolso y los zapatos, y salió de la tienda.

  • Cuando se enlazan miembros gramaticalmente equivalentes dentro de un mismo enunciado, si el último de ellos es semánticamente heterogéneo con respecto a los anteriores (es decir, no introduce un elemento perteneciente a la misma serie o enumeración), por indicar normalmente una conclusión o una consecuencia, se escribe coma delante de la conjunción: Pintaron las paredes de la habitación, cambiaron la disposición de los muebles, pusieron alfombras nuevas, y quedaron encantados con el resultado.
  • Cuando la conjunción y tiene valor adversativo (equivale a pero), puede ir precedida de coma: Ya se lo dije, y no me hizo caso.
  • MUY, muy importante: NO poner coma entre el SUJETO y el VERBO DE UNA ORACIÓN, tampoco entre el VERBO y el OBJETO.

Es muy habitual ver este tipo de incorrecciones en las obras, sobre todo en frases largas:

La joven que era tan bonita, dejó su bolso en el suelo.

Paco asumió con dignidad, la culpa.

La frase correcta sería:

La joven que era tan bonita dejó su bolso en el suelo.

Paco asumió, con dignidad, la culpa.

Cuando el sujeto es largo, suele hacerse una pausa oralmente, pero esto no se traduce en una pausa gramatical. Hay que respetar las reglas en este sentido.

Por ejemplo:

La rosa que has cortado esta mañana en el jardín, está marchita ya.

Cuando lo correcto sería:

La rosa que has cortado esta mañana en el jardín está marchita ya.

  • NO se pone coma detrás de pero cuando precede una oración interrogativa o exclamativa:

Pero ¿dónde tienes que ir?

 

El PUNTO Y COMA

delimita unidades del discurso menores que un enunciado. Expresa una separación entre dichas unidades mayor que la coma y menor que el punto. Su empleo es bastante subjetivo.

Se recomienda, de forma general, utilizarla en estos supuestos:

Para separar oraciones yuxtapuestas o coordinadas No tengo ni idea de dónde estamos; tampoco sé

cómo saldremos de aquí.

Tras conectores discursivos, cuando vinculan periodos que ya

contienen comas en su interior.

Estaba muy enferma, casi crítica; por eso, avisaron a su familia.

 

LOS DOS PUNTOS

De este signo hay que tener en cuenta:

  • Con carácter general, se escribe en minúscula tras él. Aunque tiene varias excepciones como su uso tras el saludo en cartas y documentos, cuando se introducen citas o palabras textuales en estilo directo, tras los verbos CERTIFICAR, EXPONER y SOLICITAR.
  • Debe evitarse el uso repetido de dos puntos dentro de un mismo enunciado.

 

Bueno, para acabar, debo indicar que el uso de estos elementos, sobre todo la coma, no es fácil. Aunque espero que estas directrices sirvan de guía y esclarezcan un poco más vuestros discursos narrativos.

Elisa Campos Aguilar
Soy escritora, correctora y bloguera. Apasionada de la literatura y del cine. Amante de los animales y de la naturaleza. Viajera en sueños y forjadora de ilusiones.

ELISA CAMPOS AGUILAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *