Hoy entrevistamos a Jerónimo Anaya, autor del libro «Bienvenido de la Fuente». Veamos qué nos cuenta sobre él:

 

—¿Cómo te sientes ante la publicación del libro?

 

Aunque no sabía cómo poner el punto final al trabajo, después de muchas revisiones, correcciones, enmiendas…, por una parte me siento satisfecho de ver el libro ya publicado; pero, por otra, temo que se me hayan escapado lagunas y errores que contradigan mi satisfacción. Hasta ahora, Bienvenido de la Fuente era mío y de unos pocos lectores. Cuando da el salto y pasa a otras manos, siempre me queda la duda de que lo podía haber escrito mejor. Tú, Marta, conoces bien esto último, pues he sido un poco (o bastante) pesado a la hora de corregir el texto. Te agradezco tu inmensa paciencia.

 

—¿Qué nos puedes contar sobre él?

 

Los autores creamos unos personajes para que vivan su propia vida. En esta obra, hay cerca de cien personajes, y todos tienen su relación con Bienve, el protagonista, un niño dos veces abandonado, y otras tantas recogido y acogido con amor, aunque en situaciones y lugares distintos. Desde el colegio, en donde acaban de dejarle, no entiende por qué sus padres, que no lo eran, le han alejado del pueblo.

En este nuevo ambiente, rememora hechos fingidos o verdaderos —no sabe muy bien— de su vida, y poco a poco empiezan a inquietarle su origen, la verdad o la quimera de su existencia. Tiene la habilidad de contar con ternura sus recuerdos, aunque sus relatos se van impregnando de dudas, misterio y hasta desesperación. Esta es la novela de Bienvenido de la Fuente, una historia o ficción que entretiene e inquieta, regocija y desasosiega a muchos personajes del libro, y ojalá lo haga también  a los que se acerquen a él.

 

—¿Cómo fue el proceso de creación?

 

Yo he sido profesor de Instituto hasta mi jubilación. Y en las clases de Lengua y Literatura que impartía en la Educación Secundaria Obligatoria (ESO) solíamos dedicar un día a la lectura en el aula. Leíamos poemas, cuentos, novelas, teatro. Los fragmentos nos servían para buscar en el diccionario el significado de las palabras, analizar oraciones, explicar la ortografía y puntuación etc.

También los alumnos tenían que redactar semanalmente un texto, siguiendo el modelo de la lectura en clase, o centrándose en algún personaje. A veces, componía yo las obras y las iba ampliando según el interés de los alumnos. Han pasado los años y algunos de mis antiguos alumnos aún recuerdan aquellas lecturas, que yo atribuía a autores inventados por mí, cuyos nombres no encontraban ni en los manuales ni en internet, por lo que sospechaban que eran mías. Algunas veces me pidieron que las publicara, aunque yo no me lo tomaba en serio. Por circunstancias similares a las que indico en el prólogo, me decidí a sacar a la luz a Bienvenido de la Fuente. Tuve que corregir y adaptar muchas partes, pero ahí está ya la novela completa, y fuera de las aulas.

 

—¿Cuál fue tu inspiración?

 

La inspiración suele venir con esfuerzo y trabajo. Muchos capítulos los he compuesto en las mismas aulas, cuando mis alumnos estaban haciendo exámenes. Yo me sentaba al final de la clase, y, mientras ellos realizaban el análisis morfosintáctico o comentaban un poema, yo me dedicaba a inventar historias, historias que nacían de mis recuerdos, unas; otras, de sucesos que oí contar en mi niñez; otras, en fin, de no sé dónde. Siempre tenía presente la variedad, brevedad y relatos diversos: variedad de temas y estilo, para procurar la diversión del lector; capítulos y episodios breves, aunque algunos pasajes se repiten, a modo de estribillo; y relatos diversos, que contribuyen a la variedad, pero no simplemente yuxtapuestos, sino subordinados siempre, o casi siempre, al protagonista.

 

—¿Qué hay de ti en este libro?

 

Si se me preguntara: «¿Qué hay de este libro en ti?», respondería que agradecimiento a todos los personajes, porque han sido fieles a lo que yo pretendía decir de ellos. Y también satisfacción por haber dominado el lenguaje para ajustarlo —con mucho trabajo— a lo que quería escribir. A lo mejor esto último es más una especulación que una realidad. Y si se me preguntara: «¿Qué hay de ti en este libro?», respondería que unos gratos recuerdos tanto de mi infancia como de mi época de profesor. He tenido la suerte de conocer a muchas personas parecidas a personajes como Pedrillo, el hermano Desiderio, Nieves y el señor Fulgencio, por no citar más.

 

—¿Tienes más proyectos en mente?

 

Como estudioso de la literatura de tradición oral, estoy terminando de redactar un romancero y cancionero de la provincia de Ciudad Real. Por otra parte, siempre estoy pendiente de pulir y preparar libros de poemas. Y quién sabe si de dar a luz la segunda parte de Bienvenido de la Fuente. Como digo en el prólogo, no sé si como tópico o como verdad.

 

—¿Cuándo y dónde lo presentas?

 

La presentación será el día 4 de abril, a las 20 horas. En el Salón de Actos del Antiguo Casino de Ciudad Real.

Allí nos vemos pues.

 

 

Marta Senent Ramos
Me podría definir como Editora, escritora, emprendedora o incluso como investigadora especializada en temas de género, arte y diversidad funcional. Pero creo que prefiero hacerlo como entusiasta de la vida y apasionada por el mundo de la literatura. Mi lema en la vida es como dice Albert Espinosa: Si crees en los sueños, ellos se crearán.

MARTA SENENT RAMOS

 

2 comentarios en “Entrevista a Jerónimo Anaya

  • AvatarEsteban2 abril, 2019 at 11:15 am

    Estupenda entrevista al amigo Jerónimo Anaya.
    Enhorabuena por el libro, al autor y a la editorial. Ya lo he leido y puedo decir que me ha gustado mucho. Nos veremos en la presentación.

    Responder
    • AvatarJerónimo Anaya3 abril, 2019 at 4:37 pm

      Muchas gracias, amigo Esteban. Con ACEN, creamos «vínculos».

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *