Categoría: Entrevistas indiscretas

Entrevista a Manuel Molina, autor de la novela “Arena en la garganta”

Hoy entrevistamos a Manuel Molina, autor de la novela “Arena en la Garganta” (ACEN, 2017), con motivo de la presentación que realizará de ésta el próximo viernes 20 de octubre en el Museo Municipal de Alcázar de San Juan. Sus anteriores presentaciones tuvieron muy buena acogida, seguro que esta también la tendrá.

Buenos días Manuel, ante todo enhorabuena por el éxito que está teniendo tu novela.

Muchas gracias a ACEN Editorial por darme esta oportunidad.

Si no te importa, me encantaría formularte unas cuantas preguntas sobre “Arena en la garganta” para que los lectores/as puedan conocerte un poco más.

Sí, por supuesto. Adelante.

¿Qué te motivó a escribir esta novela?

Todo comenzó cuando termine mis estudios universitarios y el panorama laboral estaba muy complicado. Comencé a leer a grandes autores como Hemingway, Faulkner, Vargas Llosa, García Márquez o Miguel Delibes. Sumergido en sus páginas el “gusanillo” de la escritura empezó a moverse dentro de mí. Comencé a escribir en redes sociales y blogs para desahogar la impotencia de no encontrar un trabajo, y publiqué varios relatos cortos en libros de antologías.

Animado por un buen amigo que solía leer mis relatos, y que observó en mi algo de talento, me embarqué en un proyecto más serio y laborioso.  La literatura comenzaba a ocupar mis días ociosos y desamparados y todo cobraba un sentido.

En 2011 nació “Arena en la garganta”, una novela de sentimientos. Páginas  que acunan  historias de amistad, de nostalgia, y de ese doble filo agridulce que nos plantea la vida. La infancia se solapa con la vejez en un mismo personaje, Ernesto, y la tierra, las raíces y los recuerdos se enfrentan al metal y a lo deshumanizado. Vivimos  los últimos días de un hombre enquistado en las calles de su pueblo, con una deuda moral que  le hace enfrentarse a sí mismo y a todo su entorno.

¿Te has inspirado en alguien para crear a los personajes? ¿Te identificas con alguno de ellos?

Aunque la novela es  ficción, no cabe duda que uno se inspira en lo que ha vivido. Mis personajes son caricaturas de mis recuerdos. Cada uno de ellos se compone por un complejo puzle de sentimientos como la nostalgia, el miedo, la tristeza, la niñez, la familia o el paso de los años.

¿Qué destacarías de Arena en la garganta?

Que es una novela humana. Es una historia de amistad y de cómo el tiempo nos engulle a todos dejando tareas pendientes. He intentado que las páginas conmuevan y hagan reír a partes iguales.

¿Qué te ha aportado escribir “Arena en la garganta”?

Esta novela me ayudo a cubrir unas horas perdidas. Con ella dejé de obsesionarme por un futuro oscuro y dio luz al presente. Arena en la garganta ha conseguido que personas que hacía mucho tiempo que  no leían cojan de nuevo un libro, y eso es una inmensa satisfacción.  Pero sobre todo descubrió en mí un oficio que se ha convertido en una vocación.

¿Tienes algún proyecto literario en mente?

Tengo varios proyectos entre manos. Una novela escrita que está reposando en “barrica” como el buen vino, y un par de proyectos esquematizados aun sin escribir. Intento no dejar espacios  de tiempo en blanco, y cuando estoy escribiendo una novela pretendo mantenerme en alerta y buscar nuevas historias que contar.

¿Qué ha sido para ti publicar con Acen Editorial?

Acen me dio la oportunidad de “nacer” como escritor. De plasmar en papel un sueño y ponerlo sobre las manos de lectores desconocidos. El mundo editorial es muy complicado para nuevos autores y Acen apostó por mí, por mis historias, y por ello le estaré siempre agradecido.

Muchas gracias Manuel por contestar a mis preguntas. Y por cierto, que vaya muy bien la presentación del sábado.

Puedes comprar su novela en cualquiera de nuestros puntos de venta, o pinchando aquí

 

Marta Senent Ramos
Me podría definir como Editora, escritora, emprendedora o incluso como investigadora especializada en temas de género, arte y diversidad funcional. Pero creo que prefiero hacerlo como entusiasta de la vida y apasionada por el mundo de la literatura. Mi lema en la vida es como dice Albert Espinosa: Si crees en los sueños, ellos se crearán.

MARTA SENENT RAMOS

Entrevista a José Ángel Gozalo

Hoy charlamos con José Ángel Gozalo, autor del libro de microrrelatos “Crónicas de los micromundos”, que se presenta este jueves 18 de octubre a las 19h en Bibliocafé (Valencia).

(M) -Buenas tardes José Ángel ¿Qué tal?

(JA) -Buenas tardes Marta. Muy bien.

(M) -Bueno, cuéntanos ¿Cómo es ver publicado tu primer libro? ¿Ilusionado, nervioso?
(JA) -Es un sueño que pensé que nunca se cumpliría. Pero gracias a  ACEN editorial, y a ti por supuesto, por fin se va ha hacer realidad.
Apostaste por el libro desde el primer momento dándome la oportunidad que (sin tener que poner dinero de mi propio bolsillo) nadie antes me había brindado.
Gracias a tu trabajo todo ha sido muy fácil.
A medida que se aproxima el momento me siento mayormente ilusionado. Pero también confieso que algo nervioso, pues siempre existe la incertidumbre de si aquello en lo que has depositado tanto esfuerzo gustará a los lectores.

(M) – Gracias por tus palabras José Ángel. Y siguiendo con el libro, ¿qué te motivó a escribir este libro?
(JA) -La misma razón que a cualquier otro escritor: Me encanta escribir.
Comenzó como una afición, consecuencia inequívoca de mis lecturas y poco a poco ha ido cobrando protagonismo en mi vida, hasta tal punto que no concibo mi día a día sin hacerlo.

(M) -Se trata de un libro de microrrelatos ¿de dónde surgen? ¿Van enlazados?
(JA)Es una recopilación seleccionada de los mejores microrrelatos que he escrito en los últimos cinco años. Aunque claro, como los he elegido yo mismo supongo que algunos buenos se han quedado por el camino o viceversa.
Algunos los he escrito para participar en concursos literarios. Y otros en cambio se me ocurrieron un día cualquiera porque sí y nunca han viajado más allá del ordenador dónde nacieron.

(M) -¿Qué hay de ti en estos relatos?
(JA) -Bueno Marta, esa si es una pregunta difícil (risas).

Quizás haya mucho más de mí en los relatos que escribo de lo que quisiera contar. Supongo que inconscientemente, plasmo en ellos parte de mis temores, sentimientos y pensamientos.
Por ejemplo, tengo un relato dedicado al Alzhéimer y algunos otros relatos que giran en torno al desamor y la soledad, a cuyos protagonistas se lo hago pasar realmente mal.
Y es que ¿Quién no tiene miedo a envejecer y olvidarse de sí mismo y todavía peor, de sus seres queridos?
¿Quién, en algún momento de su vida no sufre por amor o teniendo la certeza de su muerte, experimenta la incertidumbre de no saber si ello significará el final de todo?

Te puedo contar que el libro incluye dos poesías dedicadas a mi mujer narradas en primera persona y son de lo más sincero que he escrito nunca.
Tal vez, lo más llamativo o con lo que más se queda la gente es con los relatos de terror donde abundan la sangre y los asesinatos, que también los hay en el libro.
Es por eso que me consideran un poco sádico (a pesar de que yo no mataría ni a una mosca).

Hubo una persona, especialista en criminología que me dijo en una ocasión que si era capaz de imaginarlo también lo era de llevarlo a cabo.
Pero nada más lejos de la realidad.

(M) -¿Cuál es tu proceso de inspiración y de creación?
(JA) -El caso es que la inspiración parece jugar conmigo a su antojo.
Casi siempre que la busco frente al teclado no la encuentro. Es huidiza y cuando se digna a visitarme requiere de toda mi atención o de lo contrario me abandona rápidamente.
Muchas veces, durante mis largos paseos con mi perro como única compañía, se me ocurren ideas que en ese preciso instante me parecen geniales. Afortunadamente, siempre tengo a mano el teléfono para grabarlas en Audio.

¡Tendrías que ver la cara que se le queda a la gente!

En mi faceta poética tengo la inmensa suerte amar a alguien de verdad y eso obra en gran medida el milagro de poder escribir de corazón.
En lo contrario, es decir, la cruda realidad y el sufrimiento, basta con tomar conciencia de la maldad intrínseca en el género humano. La historia es buena muestra de ello y en los telediarios lo vemos a diario.
Cuando se me ocurre un relato y estoy en casa, suelo dejarlo todo de lado y me ausento del mundo hasta que lo tengo escrito. No importa que sea de madrugada.

(M) -¿Tienes más proyectos en mente?
(JA) -Pues sí. Después de largo tiempo revoloteando en mi cabeza, por fin he conseguido hilar la trama de una novela de intriga la cual me hallo escribiendo en estos momentos. Son muchas horas robadas al sueño pero vale la pena.
Ya tengo definidos los personajes y finalizado el primer capítulo, por lo que espero que este año proximo ya esté terminada.
La novela transcurre entre Shanghái y París y la protagonista es una joven espía. Se enfrentará a una terrible amenaza muy real para la humanidad que en estos momentos podría estar gestándose ante nuestros ojos sin que nadie lo sepa.
Hasta ahí puedo contar…

(M) -¡Qué interesante! Nos dejas intrigados…. Bueno, y presentas tu libro el próximo miércoles 18 de octubre ¿Verdad?
(JA) -Cierto, el libro se presentara el miércoles 18 de octubre a las siete de la tarde en la librería Bibliocafé de Valencia.
Será un pequeño acto donde hablaré un poco del libro, se leerán algunos relatos del mismo y la gente podrá formularme preguntas.
Estáis todos invitados a compartir el momento conmigo. Y si conocéis a alguien a quien le pueda interesar hacédselo saber por si también quiere asistir.
Os espero, muchas gracias por leer esta entrevista hasta el final.

(M) -Muchas gracias José Ángel por contestar a mis preguntas, y espero que vaya genial la presentación de tu libro.

(JA) -Gracias Marta.

Marta Senent Ramos
Me podría definir como Editora, escritora, emprendedora o incluso como investigadora especializada en temas de género, arte y diversidad funcional. Pero creo que prefiero hacerlo como entusiasta de la vida y apasionada por el mundo de la literatura. Mi lema en la vida es como dice Albert Espinosa: Si crees en los sueños, ellos se crearán.

MARTA SENENT RAMOS

Entrevista a Luis Broto

Hoy entrevistamos a Luis Broto, autor del libro de microrrelatos Bagatelas, Opus 1.

M- Hola Luis ¿Cómo se siente uno ante la publicación de su primer libro?

L- Básicamente sorprendido, el proceso de tomar la decisión de publicar, acabar el libro y lanzarlo ha sido muy rápido, hace pocos meses ni se me habría pasado por la cabeza lanzarme a esto.

M- ¿Nervioso? Tengo entendido que se presenta este sábado 7 de octubre a las 19:00 en la librería Vergüenza Ajena de Madrid.

L- Así es, os esperamos a todos allí.

Luis Broto

 

M- Se trata de un libro de microrrelatos ¿Cierto? ¿Qué nos encontraremos en estos escritos?

L- Hay un poco de todo: muchas experiencias propias, experiencias ajenas, temores que afortunadamente no se han llegado a materializar, reflexiones sobre aspectos de la actualidad

M- ¿Hay una temática central, o cada relato es independiente?

L- Cada relato es independiente. Hay una serie de temáticas que, bajo formas diferentes , se encuentran en varias historias (las estechísimas semejanzas de ideologías y personas aparentemente opuestas, el poder de la música, la ambigüedad de la realidad) pero presentadas desde ópticas diversas.

M- ¿De dónde ha surgido la inspiración de estos relatos?

L- De mis experiencias personales y de lo que he visto en mi entorno y en el mundo. Literariamente, hay influencias de los cuentos filosóficos del siglo XVIII francés por ese intento de encarnar una idea o una reflexión en una historia y en los cuentos latinoamericanos ( Borges , Cortázar) por esa continuidad entre la historia que se narra y la realidad.

M- ¿Qué destacarías de tu libro?

L- Personalmente, lo mucho que me ha divertido escribirlo y la tremenda catarsis personal que me ha supuesto.

M- Bueno Luis, muchas gracias por responder a mis preguntas, y mucha suerte el sábado, esperamos que la presentación sea un éxito.

L-Gracias a vosotros

Entrevistando a: Ángel M. Castillo

Ángel Manuel Castillo de las Peñas nació el 3 de noviembre de 1982 en Madrid.
Licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid y C.A.P. en Lengua y Literatura española por la UCM.

Ha sido premiado en diferentes certámenes literarios y ha participado en más de una veintena de antologías.
Entre los galardones destacan el Segundo Premio del I Certamen de Poesía Gloria Fuertes de Usera con el poemario La vieja Rosario (Crónica de un barrio) (2017). Primer y Segundo Premio respectivamente del XXV y XXIV Concurso de Poesía de Primavera de Les Clotes Luis Chamizo con el poemario Brotarán candelas de la encina (2017) y El emigrante (2016). Ganador del I Concurso de microrrelatos Arcadia con Ciudad oculta y Radiografía de ciudad (2016). Primer Premio del XV Certamen Cultural Ibérico Jóvenes Artistas con el relato El rojo del cerezo (2015).
Ganador del I Concurso Ilumináfrica con Barcos de Celulosa (2015) y del certamen de microrrelatos de Navidad del diario ABC con Esencias (2015). Ganador del IV concurso de microrrelatos románticos ACEN con Siete besos.

Otras novelas del autor: Parecían sombras (2014), Donde habita el silencio (2015)
Ahora este mes de octubre nos presenta la que es su última novela “Las sirenas no saben nadar” un novela sorprendente en la que puede leerse, entrelineas, sobre la ferocidad del ser humano, lo difícil de sus relaciones y la amplitud de sus fantasías.

N- De entre todos los personajes mitológicos que podías elegir para esa parte de fantasía, ¿por qué la sirena? ¿Qué simbolismo tiene para ti?
A-Para mí como para muchos el mar es algo mágico. Es allí donde encontramos la profundidad del ser, el origen de todo. Lo desconocido. La sirena es un personaje que desde siglos ha sido protagonista en la literatura. La cita con la que abro el libro es de La Odisea y allí se habla de cómo las sirenas con su belleza, su hipnotismo y su canto embelesan a los marineros hasta que los matan. El símbolo de lo prohibido y a su vez de lo extraño.
Además las sirenas en la Antigüedad clásica realmente eran aves y no peces. Las aves representan la libertad, volar a algún lugar. Y eso es lo que pretendo con la novela, que el lector surque la profundidad del mar, la profundidad de los sentimientos humanos y vuele, vuele a un mundo mejor.
Todo eso representan las sirenas en la obra: libertad, misterio, realidad y fantasía. Además el título es contradictorio: ¿Las sirenas no saben nadar? Habrá que descubrir el porqué.

N- A mí, personalmente, me ha gustado mucho el choque brutal que parece haber entre dos modos de vida, el del progreso y el de la sencillez, retratados perfectamente entre los personajes que quieren hacer crecer el pueblo y el del farero, que se mantiene en su trabajo ya casi obsoleto.
A- Es el momento que atravesamos. Por un lado la modernidad que corre a velocidad del rayo, todo está siendo sustituido por máquinas y estamos de alguna manera deshumanizando nuestro entorno. En muchas cosas estas máquinas nos ayudan pero en otras creo que perdemos sensibilidad en la manera de hacer las cosas. Me gusta pensar que el ser humano aún es necesario, a pesar de sus maldades, en la novela digo esto: “La televisión no mató a la radio, ¿qué sería de las largas noches en vela si la radio no existiera? ¿Y qué sucedería si los viejos no hubieran difundido el sabio refranero? El campo necesita ciencia pero también necesita sabiduría popular: las cabañuelas, la fase lunar, el refranero. ¡Lo viejo no debe morir!
Lo nuevo no debe sustituir a lo viejo, ambos deberían convivir y es enriquecedor.

N- Personalmente también me ha subyugado la prosa del libro, las bellas descripciones de un pueblo de mar que evocan sentimientos, intercaladas en diálogos más largos que parecen llevar la acción del relato. ¿Qué peso específico tienen para ti ambas partes en tu novela?
A-Justamente son dos de las cosas que esta vez he querido remarcar mucho en Las sirenas no saben nadar: las descripciones y los diálogos.
La acción se desarrolla en su mayor parte a través de los diálogos de varios personajes porque se puede decir que no hay un protagonista de carne y hueso, todos son parte de la obra y si tenemos que hablar de un protagonista, ese sería el pueblo de Belladona. Algo así como en Fuenteovejuna. Mi manera de contar va cambiando y lo que antes me parecía complicado ahora me reconforta, me siento muy cómodo con los diálogos de hecho cuando escribo pienso como si estuviera en una película u obra de teatro, me encantaría que alguna de mis obras se viera representada en algún teatro, ¡directores/as soy todo oídos!

N- ¿Qué hay de Ángel en Duarte?
A- Intento separarme todo lo posible de mis personajes, cierto es que para un autor es difícil no caer en la tentación de contar cosas que a él le suceden pero de Duarte hay poco en mí. Es un ser solitario porque la vida le ha pegado fuerte, apenas confía en nadie y pocas cosas buenas le pasan. No me gustaría estar en su pellejo. Creo que he conseguido distanciarme de ellos. Aunque seguramente hay cosas mías, mejor que me las digan los lectores cuando acaben de leerla.

N- En el libro se aprecia una buena documentación sobre el mar, sobre la vida marítima, sobre simbología y mitología que aportan verosimilitud al relato. ¿Cómo te documentas, Ángel?
A- El proceso de documentación parte de dos áreas fundamentales: mis viajes e Internet. Me gusta descubrir escenarios y plasmarlos en mis novelas, en mi primer libro, Parecían Sombras, hablo de Brasil sin haber pisado la tierra carioca, me gusta que los lectores creyeran que conocía a la perfección Rio. Internet es un buen medio para el escritor, puede viajar y descubrirlo todo con un simple click. Después viene desarrollarlo, y eso es más complejo.

N- Has ganado muchos premios a lo largo de tu recorrido profesional. ¿Crees que hoy en día es una buena forma de darse a conocer?
A- Todo vale. Cierto es que el conseguir premios te hace conocer un círculo literario interesante, vas cogiendo hábitos y sabes qué hay cosas que pueden llegar según cómo las cuentes.
En mi opinión, a no ser que sea un Planeta, estos certámenes no te empujan al éxito pero sí que ayudan a entrar en escenarios literarios. Más bien, diría yo que Internet, una vez más, es el medio que más ayuda para difundir tus escritos; las redes sociales son un gran medio para hacerlo, sin ellas sería complicado avisar de presentaciones y comentar tus obras. Son una maravilla y una gran forma de moverte en este mundo.

N- Estudiaste periodismo y eres autor de tres novelas. ¿Crees que la literatura y el periodismo, en esta época convulsa, de redes sociales, blogs y nuevas tecnologías, es también una profesión que se va diluyendo en corrientes alternas y luces formidables, como la del farero de tu novela?
A- El periodismo se diluyó como el chapapote en el mar, poco queda de lo que antes era escribir una noticia o narrar una noticia. Pero por otra parte, como bien dices, con las redes se ha enriquecido de otra manera a la vez fascinante, la inmediatez y las nuevas formas.
El nuevo periodismo es como un satélite que guía a los nuevos barcos, los faros van apagándose, pero siempre habrá marineros a los que guiar y fareros que escriban mientras las olas susurran nuevos horizontes. El mar, como la vida, necesita faros que alumbren y libros que nos hagan soñar.

N- La cabeza de un autor nunca puede parar ¿Tienes planes literarios inmediatos?
A- Lo primero, presentar esta tercera novela: Las sirenas no saben nadar, el 7 de octubre en Madrid y después en otras ciudades como Barcelona. Y mientras tanto ya estoy comenzando a hilvanar un cuarto libro del que ya tengo bastantes ideas. Además estoy tocando otros campos como la poesía , tengo un poemario presentado a un certamen el cual quizás me anime a publicar en un futuro. Y hasta una obra de microteatro, me gusta probar con más cosas que no sean solamente novela. Mientras tanto, probando suerte con certámenes interesantes.

 

Nina Peña Pitarch
Nací en Castellón, en 1970. En 2016 publiqué mi primera novela “¿Cómo que a qué huelen las nubes?” un libro divertido y feminista sobre mujeres de hoy.
Desde entonces he publicado varias cosillas en Amazon y colaboro con diferentes medios.
Con “Rosa de los vientos”, mi segunda novela, me adentro en la intimidad de las escritoras noveles; en los miedos, sueños, esperanzas y en la superación constante que toda creación conlleva.
Con mi trabajo trato de afianzarme  dentro del panorama nacional junto a toda una nueva generación de escritores independientes que luchamos por ser leídos.

NINA PEÑA PITARCH

Entrevista al doctor José Vicente Martí Tarazona

Hoy entrevistamos al doctor José Vicente Martí Tarazona. Martí es un reconocido ginecólogo con una amplia trayectoria profesional. Pero en esta ocasión no hablaremos sobre ella, sino sobre su faceta de escritor y su libro “El padre que quiero ser” publicado por ACEN en 2015.

M-Buenas tardes doctor Martí, ¿Cómo le surgió la idea de escribir este libro?
JV-Desde hace tiempo me ha seducido observar las diferentes formas de entender la paternidad, así como las distintas formas de llevarla a cabo en dependencia de la personalidad, relación de pareja, estructura familiar, laborar o social en que un padre se desenvuelve.
Una vez, adquiridas algunas ideas al respecto a través de la observación por mi profesión así como por la propia experiencia, me pareció interesante transmitirlo a los futuros padres o a aquellos que se encuentran en el periodo de embarazo.

M-El libro da una visión del embarazo y del parto para muchos desconocida, o ignorada, ¿Cómo cree que su libro ha ayudado a estos nuevos padres a cambiarla o a darse cuenta de ella?
JV-Cada padre lo es por sí mismo según su propia identidad y esta se ha formado a través de la propia personalidad y las vivencias adquiridas desde niño del medio familiar y social en que se ha desarrollado. Los cambios sociales “empujan” sin embargo a actuar según los “cánones” del momento en que vivimos y piden una adaptación a los tiempos y un desarrollo de la paternidad muchas veces diferente a la que conocimos y aprendimos. He tratado de ofrecer solo unas pinceladas o ideas que ayuden a pensar en ello y sobre todo he intentado aportar alguna ayuda para que cada uno pueda sacar el padre que lleva dentro tal como verdaderamente lo siente.

M-Tengo entendido que recientemente ha empezado un proyecto muy interesante. ¿Nos puede hablar un poco sobre él?
JV-Bueno , no lo he empezado , simplemente he tenido la suerte de conocer a un grupo de jóvenes ilusionados en un proyecto el cual, me transmitieron y me pareció tan interesante para la tranquilidad de los padres que tienen algún hijo de hasta dos años de edad, que me sumé al proyecto ofreciéndome a su divulgación desde el punto de vista profesional.
Se trata de Liip. Esto es un pequeño sistema que colocado en el tobillo del bebé, capta el pulso, temperatura y saturación de oxígeno de la sangre, es indoloro, no molesta y está siendo aceptado por los pediatras que van conociéndolo como método muy seguro de control del bienestar fetal.

M-Vaya, qué interesante. ¿Dónde se puede comprar o tener más información sobre él?
JV- A través de la www.cuida2.es o en la propia web de Liip.

M- Y… por último ¿Tiene en mente algún proyecto literario? ¿Nos sorprenderá con otro libro?
JV- Sí, me gustó la experiencia anterior y me gustaría dar a conocer algunos de los más interesantes aspectos del desarrollo fetal, de cómo seguramente el bebé se siente en ese pequeño mundo que le toca vivir antes de salir al otro desconocido mundo para él, qué experiencias puede tener. Me gustaría poder introducirme en ese pequeño mundo y poder contarlo. Eso no es posible, pero a través de los conocimientos de la fisiología del desarrollo del bebé, añadiendo las experiencias obtenidas a través de la ecografía y con algo de razonamiento he podido llegar a deducir algunas cosas interesantes, con alta probabilidad de veracidad y como mínimo, interesantes y al menos para mí, ilusionantes, que me gustaría compartir.

M-Interesante. Estaremos atentos a este nuevo proyecto. Muchas gracias por atenderme doctor Martí.

 

Marta Senent Ramos
Me podría definir como Editora, escritora, emprendedora o incluso como investigadora especializada en temas de género, arte y diversidad funcional. Pero creo que prefiero hacerlo como entusiasta de la vida y apasionada por el mundo de la literatura. Mi lema en la vida es como dice Albert Espinosa: Si crees en los sueños, ellos se crearán.

MARTA SENENT RAMOS

“Muertes de sobremesa” de David Jiménez “El Tito”

Reseña de “Muertes de sobremesa” por Francisco Marín (director de contenidos de Cartagena Negra)

TÍTULO: Muertes de sobremesa

AUTOR: David Jiménez Martínez, El Tito

EDITA: ACEN Editorial (2015)

Encuadernación: Rústica con solapas. Tamaño: 14,5 x 21 cm. Número de páginas: 390. PVP: 16,95. ISBN: 978-84-943645-7

«La especie humana es la más salvaje del mundo»

¿Qué se puede decir de una historia que te agarra el corazón y el intelecto desde el principio y acabas llorando con ella?

Exactamente eso es lo que me ha ocurrido al leer Muertes de sobremesa. Nos encontramos frente a un relato que, con fondo policial, trata dos temas muy sensibles: la “compra-venta” de niños y el maltrato animal.

David Jiménez ha entrado por la puerta grande en el difícil mundo de la novela negra… eso sí, se ha puesto el listón muy alto; espero y deseo fervientemente que lo mantenga y, ¿por qué no?, lo supere. Con Muertes de sobremesa se incorpora a esa nómina de escritores jóvenes y algún que otro menos joven que toman como escenarios de sus novelas ciudades conocidas y fácilmente identificables: Dolores Redondo –el valle del Baztán-, Estela Chocarro –alrededores de Pamplona-, Santiago Álvarez –Valencia-, Julio Cesar Cano –Castellón-, César Pérez Vellida –Valladolid-, Antonio Parra –Cartagena-… El Tito toma como excusa, Cartagena y más concretamente los aledaños de una barriada –la mía- denominada San Ginés, incluso se hace referencia a mi calle como un punto de la investigación. Es una delicia poder caminar por los vericuetos que los protagonistas patean.

La historia comienza con un asesinato en un piso, del Paseo Alfonso XIII, frente al hipermercado Carrefour. Aquí arranca la búsqueda, por parte del inspector Marcial Lisón, del asesino del café. Después de dieciocho años vuelve a la palestra un asesino en serie para ¡¿convertir?! a sus víctimas en verdugos. El inspector Lisón es un policía muy peculiar, como único amigo de verdad cuenta con su galgo, que tiene que retomar una investigación que le explotó en la cara cuando, a mediados de los años noventa, era un simple agente a las órdenes del inspector Villanueva. Sabe que el asesino del café ha vuelto cuando ve el cadáver desnudo de Emma, mujer de Villanueva, sentado frente a la mesa de la cocina, con dos tazas de café y el dedo anular amputado.

La investigación es muy enrevesada y difícil. Acompañamos a Marcial Lisón y a su compañera Zoe en sus pesquisas; y en sus relaciones personales; incómodas, a veces, y no de buen gusto para algunos de ellos. El autor lleva y trae al lector con gran maestría… con un relato vivo y audaz que, en más de un pasaje, te deja sin respiración y mirando incrédulo lo escrito. Al avanzar, algunas cuestiones no son lo que parecen y las últimas cien páginas son memorables –llegándome a recordar a un autor, muy respetado por mi, como es Pierre Lemaitre en su obra Àlex– donde consigue cuadrar un círculo muy difícil de cuadrar, pero David lo consigue sin que nos ¿demos cuenta? Puede haber un momento en que uno puede pensar que… pero lo que realmente es, es una auténtica sorpresa.

En Muertes de sobremesa no solamente se investigan unos hechos pasados… también es interesante poder investigar y negociar con los recuerdos más profundos de algunos de los protagonistas. Sorpresas y gordas las hay, además de mucho amor a los animales –en particular a un galgo-. Lo entiendo perfectamente. Un final muy abierto… que deseo que no se cierre de momento y podamos seguir de cerca nuevas aventuras de Marcial/Zoe.

Gracias, David, por esta lectura y por lo mucho que podemos aprender de relaciones, no sólo humanas, sino con nuestros amigos los animales. Al tiempo que dejas muy claro que nadie puede huir de su pasado y hay que estar preparado porque en cualquier momento puede explotarnos en la cara. Posiblemente, en mi interior, acabo de declarar a Muertes de sobremesa como mi mejor novela novel de 2015.

David Jiménez Martínez «El Tito» (Cartagena, 1978) es Licenciado en Biología por la Universidad de Murcia. Trabaja como agente marítimo en el Servicio de Vigilancia Aduanera (SVA), un cuerpo policial adscrito a la Agencia Tributaria que se encarga de la represión del contrabando, la investigación del blanqueo de capitales y la fiscalización de los Impuestos Especiales.

Charlamos con David para saber un poco más de él y su obra…
P.- ¿Desde cuándo escribe?
R.- Es una pregunta difícil de responder porque, en mayor o menor medida, escribo desde que era bastante pequeño. Lo que ocurre es que empecé a tomármelo más en serio, es decir, escribir con visos de ser publicado, hará unos tres años.
P.- ¿Cuándo, cómo y por qué nace Muertes de sobremesa?
R.- Nace después de haber escrito una primera novela del mismo género que no tuve la suerte de publicar, así que el porqué supongo que atiende a un afán de superación y mejora. El cómo lo recuerdo perfectamente: sacando a Leti, la perra con la que aparezco abrazado en la solapa interior de Muertes de sobremesa. Pensé en cómo disfrutaba de la soledad de esos paseos con mi perra y cómo me servían para ordenar las cosas que me habían sucedido a lo largo del día, de ahí que introdujese el personaje de Sola y dotase a Marcial Lisón de un cierta soledad que diese juego a esta relación. El cuándo se ubica en junio de 2013, después de abandonar la primera novela y centrarme en mejorar aquellos aspectos que las editoriales y agencias literarias me habían aconsejado.
P.- Defina brevemente qué es para usted la novela negra.
R.- Definir la novela negra es muy complejo, así que de antemano admito cualquier otra definición que no se ajuste a la que a continuación voy a dar. Para mí la novela negra es toda aquélla que, en torno a un óbito acontecido de cualquier índole, profundiza en la vida personal de los personajes, no limitándose a mostrar de ellos lo que tiene una cierta relación con la muerte que nos ocupa, sino yendo más allá y mostrando sus inquietudes, sus cotidianidades, en fin todo lo que ayude a hacer más poliédricos a los personajes.
P.- ¿Hasta qué punto es necesaria en nuestra sociedad?
R.- Sólo hay que echar un vistazo a las noticias para ver que estamos rodeados de novela negra de carne y hueso por todos lados. Creo que conocer por qué una persona es capaz de arrebatar lo más preciado que tiene otro ser humano, es decir, la vida, ayuda a entender en qué sociedad nos movemos en la actualidad, donde el precio de la existencia, muchas veces, se desploma alcanzando unos mínimos preocupantes.
P.- ¿Cree que el género negro ya no es considerado como literatura de ‘segunda clase’?
R.- Es cierto que en esta época de crisis el crecimiento de este género tiene una relación directa con eso que comentaba antes de conocer el porqué de las cosas. Por qué se puede dejar a una familia con niños pequeños en la calle mientras políticos corruptos que nos roban a espuertas siguen viviendo con todo tipo de lujos. Por qué un marido maltrata a su mujer hasta matarla para suicidarse después, pudiendo haber acabado con su vida sin dañar la de nadie más.
Pues bien, partiendo de que no creo que haya orden de prelación en la literatura, ese aumento de lectores del género, siguiendo la norma del cliente siempre tiene la razón, coloca a la novela negra dentro de esa hipotética primera clase.
P.- ¿Cuándo supo que escribiría novela negra?
R.- No sabría decir cuándo, pero sí sabía que lo único que de verdad me llena al escribir es hacerlo de este género.
P.- ¿Se inclina más por la personalidad del criminal o del agente de la ley?
R.- Debido a mi trabajo es más fácil posicionarme del lado del agente de la ley, pero reconozco que hay ciertas novelas donde es muy interesante ubicarse en la otra vertiente.
P.- ¿Sangre o psicología?
R.- Ambas. Según el momento, según el tipo de novela y según quién la escriba.
P.- Elija arma y técnica, ¿cuál es su medio preferido a la hora de matar?
R.- Las manos y la asfixia. Me parece que dar muerte a alguien es un gesto íntimo que necesita hacerse sintiéndolo uno mismo. Sé cómo suena, pero hablo desde el punto de vista de un homicidio literario, por supuesto.
P.- ¿Qué no incluiría nunca en una de sus novelas negras?
R.- Fenómenos paranormales. Necesito que todo se sustente en una base de raciocinio. Admito la mitología tal y como la usa Dolores Redondo: como canalizador de la trama, pero no como desenlace.
P.- ¿Cuáles son sus géneros y autores favoritos?
R.- Mi mayor defecto es que leo casi en exclusividad novela negra. Muy de vez en cuando, para desintoxicar, paso a la fantástica, pero nunca leo dos libros seguidos de este género.
En cuanto a los autores, tengo varios a los que admiro y de los que trato de aprender a través de sus libros, pero el que más me llena al leerlo es Lorenzo Silva. Otros grandes autores del género a los que admiro son Dolores Redondo, Nieves Abarca y Vicente Garrido, Toni Hill y, recientemente, María Oruña.
P.- ¿Qué está leyendo ahora mismo?
R.- He terminado hoy mismo Milena o el fémur más bello del mundo.
P.- Como lector, prefiere: ¿Libro electrónico o en papel?
R.- Me gusta mucho más el papel, pero por comodidad la mayor parte de mis lecturas son en formato digital.
P.- ¿Qué manías tiene a la hora de escribir?
R.- No sé si es una manía, pero el 90% de la novela está escrita a altas horas de la madrugada.
P.- Cuente alguna curiosidad literaria personal que le haya ocurrido y no ha sido desvelada hasta hoy.
R.- Cuando empecé a moverme en busca de una salida para mi primera novela, conocí a través de Twitter a una chica que se encontraba en una situación similar, hicimos una buena amistad digital e intercambiamos fragmentos de nuestras novelas. A menudo nos dábamos consejos, compartíamos inquietudes e incluso hicimos una apuesta. Hoy en día ella es una escritora que está demostrando todo su talento y yo trato de abrirme camino.
P.- Sus planes a corto y medio plazo ¿son?
R.- El corto plazo es evidente: volcarme con Muertes de sobremesa y luchar porque pueda llegar a todos los rincones de este país, que para un libro que, aunque en papel, se vende en casi en exclusividad por Internet, no es nada sencillo.
A largo plazo tengo una duda que el corto plazo me resolverá. Llevo más de 120 páginas escritas de una segunda novela con los mismos personajes que Muertes de sobremesa, y un proyecto muy avanzado para empezar una nueva que no tiene nada que ver con la que hoy nos ocupa esta entrevista y, la verdad, no sé cuál de las dos será por la que me vuelque finalmente.

PETRA DINDINGER: “La poesía es la pastilla para el dolor del mundo”

Entrevistamos a Petra Dindinger, bordadora de sueños e hilvanadora de letras que con su obra Eternos nos acerca al amor y a otras cuestiones. Además, nos habla de sus nuevos proyectos y de cómo sobrevivir a través de la palabra.

1.Cuéntanos, ¿cómo surgió la idea de publicar Eternos y cómo fue el proceso?

Desde niña me interesó siempre la historia, saber cómo vivieron en los albores de los tiempos, cómo a través de los siglos. Cuando me jubilé me inscribí a talleres de literatura creativa que dirigió Rosario Raro, autora entre otros de “Volver a Canfranc” y “La huella de una carta”. Sus alumnos teníamos que hacer ejercicios semanales con relatos de la más diversa temática y entre ellos los que más me gustaban eran los históricos. Tanto me gustaron que me planteé escribir más relatos, juntarlos y hacer un libro con ellos. ”Las olvidadas” de Ángeles Caso era un libro que me gustó mucho. Fue inspirador, pero quise hacer algo diferente, meterme en los personajes como si fuese yo misma. Así podía ser Himilce, Safo, Sofonisba de Anguisola sin serlo y expresarlas en tercera persona.

2.En Eternos nos hablas del amor en distintas formas y recorres la vida de diferentes personajes de la historia. ¿Crees que las relaciones amorosas han cambiado demasiado con respecto al pasado?

No creo que el amor, las diferentes formas y relaciones hayan cambiado para nada. El ser humano es como es, con sus sentimientos, gustos y placeres. Lo que ha cambiado, diría que para mejor, es la libertad en los países avanzados, en admitir la diversidad de los sentimientos y relaciones. En el amor debe de prevalecer la libertad de expresión de común acuerdo entre los amantes.

3.¿Qué época histórica elegirías para el amor?

El amor tiene muchas facetas, el amor romántico puede asomarse en el siglo XXI en una discoteca y no tiene porqué ser de otro siglo. Me gusta la época actual, la aceptación de la diversidad, la libertad sin estridencias, SER, AMAR, SENTIR eso se puede expresar ahora mismo, una mirada tierna de comprensión mutua, perseguir el deseo, ser auténtico. Sí, la época actual donde los cuentos de hadas sobran, y la ternura y entrega prevalece.

4.Con tu novela La barrera fuiste galardonada con el XII Premio Ciudad de Irún. ¿Qué opinión te merecen los concursos literarios y su difusión?

Para mí el premio de mi novela “La Barrera” fue como un viaje al espacio infinito, aunque en sí no me abrió ninguna puerta especial, porque a causa de los avatares de la vida no me pude dedicar a la literatura plenamente. Además, fue una heroicidad, ya que no tenía estudios literarios, me lancé al río y me encantó la sensación. En sí, creo que para los que se dedican a la literatura son importantes los premios, siempre son una especie de lanzamiento que dan credibilidad al autor y una alegría enorme al galardonado. Actualmente no participo en premios, he mandado relatos y poemas a diferente concursos, he sido seleccionada en casi todos, pero me frena totalmente el negocio que hay detrás de muchas editoriales que convocan los premios. Porque aun siendo seleccionada, te ofrecen comprar el libro en que figura tu obrita, o sea, les es un negocio seguro. ¿Quién no compra el libro en el cual aparece un escrito tuyo? Actualmente prefiero los likes de mi blog (petradin.wordpress.com). Alguien lee mis escritos y le gustan, de eso se trata…

5.Si tuvieras que elegir un personaje de Eternos para viajar a una isla desierta, ¿cuál sería? ¿Qué consejos le darías para que el amor no le hiciera demasiado daño?

Sin duda alguna me llevaría a una isla desierta al capitán Orazio Lomellini. El amor profesado a su esposa Sofonisba de Anguisola, su ternura hacia esa mujer veinte años mayor que él, que en su tiempo tuve que haber sido un bombazo de lo más anormal, ese hombre demostró al mundo lo que es regalar amor. Por supuesto no despreciaría al Sha Jahan quien hizo construir el Taj Mahal junto al río Yamuna.

6.En esta sociedad rápida en que vivimos, ¿se puede morir de amor o crees que el amor ha pasado de moda?

¿Morir de amor? Creo que todavía y a pesar de la vida moderna, aún hay quien se suicida si no es correspondido. Pero dudo que eso sea de amor, más bien del ego herido… No me veo capaz de afirmar que no pueda existir ese morir de amor, pero en esa sociedad moderna y estresada con los múltiples posibilidades de contactos y libertades, no va a ser fácil encontrar a alguien que muera de amor.

7.¿Qué opinión te merece el trato a la cultura en España?

Sabemos que el trato a la cultura siempre depende de los políticos, no tanto de la gente. Esa tiene libertad de elección, pero las diferentes vías culturales dependen y mucho del trato y de los impuestos de los gobiernos. Está tan a la vista que sobran las palabras y faltan ciertos hechos. También depende de los gustos de la clase política al mando. Y en ello he visto cosas esperpénticas que no quiero nombrar.

8.¿Qué consejos puedes dar a un autor novel?

Que escriba, que escriba mucho, que rompa lo escrito, que vuelva a escribir, que deje brotar sus inquietudes. Que no piense en un posible éxito ni fracaso, que exprese lo que lleva dentro, que observe, escuche, apunte, que lea, que olfatee, pero que no pierda el tiempo en pensar qué va a pasar con lo que escribe. Que se desengañe, que vuelva a levantar su ánimo, que sufra con cada palabra no escrita, pero que no se olvide de vivir, sin experiencia no hay mensaje…

9.Aparte de tus libros, estás involucrada en proyectos poéticos. En Nules (Castellón) que es tu lugar de residencia hay una eclosión literaria importante y con autores que se van haciendo camino. Cuéntanos algo de este fenómeno y qué tipos de actos organizáis para difundir la palabra versada.

La poesía es la pastilla para el dolor del mundo, no me considero poeta, pero me gusta la poesía, me gusta escribirla aunque no sirva mucho más que para mí. Ciertamente Castellón es un fenómeno poético, hay muy buenos poetas, mucho movimiento poético, no sé si es el clima, el mar, la gente es muy creativa y hay mil estilos diferentes. Me encanta. Es increíble. Gracias a Amelia Diaz Benlliure entré en un grupo poético y aprendo mucho de sus componentes. Amelia es un fenómeno, es poeta nata, lo lleva en la sangre, transmite. Estoy representada en una Antología de Poetas Castellonenses de 1984 y todavía seguimos en la brecha algunos desde entonces. Nunca he destacado en la poesía, en sí necesito otros recorridos, como la novela, la maratón de las letras, pero nunca abandonaré los versos, mis pildoritas para pedir justicia en el ámbito de los desfavorecidos. Publicamos nuestros versos en la revista Azharanía e invitamos a poetas de renombre para representar a todo el país.

10.¿Cuáles son tus próximos proyectos?

Hay una novela que con un poco de suerte saldrá este invierno que viene, si es que viene el invierno… El título es “EL ENMARCADOR” donde se confunde de nuevo el amor con el arte. También estoy trabajando en otra novela que trata del tiempo entre las dos guerras mundiales en Alemania, donde el amor no tiene tanta importancia, sino la supervivencia del día a día en un país lleno de opresión criminal, versus Hitler. Sin que sea una novela sobre Hitler, pero él influyó en todo.

11.Para terminar, ¿Crees que hay algo eterno en la vida?

Oh, sí, lo más eterno de las eternidades el amor a lo que sea. Y el renacer a la vida. De momento creo que la vida y el amor son indestructibles, a no ser que el Norcoreano haga alguna barbaridad.
Muchísimas gracias Petra por contestar a mis preguntas, ha sido un verdadero placer.

Consigue tu libro de “Eternos” de Petra Dindinger en nuestra tienda virtual.

LA PREGUNTA DEL PUEBLO PARA LA PRÓXIMA ENTREVISTADA. Teresa Ruíz, la dama serena, la que exhala sabiduría… ¿Qué llevará entre manos ahora mismo?

 

 

Naci un otoño del 82 mientras Isabel Allende lanzaba su primera novela y las hojas amarilleaban en Madrid.
Treinta y un años después se editó la mía: “Parecían sombras”. Desde entonces escribo todo lo que se me ocurre: poesía, más novelas, microrrelatos…
Mi cita favorita viene de otro escritor: “El que resiste, gana”.
Mientras tanto vivo y soy feliz.

ÁNGEL M. CASTILLO DE LAS PEÑAS