Categoría: Entrevistas indiscretas

Entrevista a José A. Concha

Con motivo del lanzamiento de su libro de relatos “La meteorología no es una ciencia exacta”, hoy entrevistamos a José A. Concha.

-(M)Buenos días José. ¿Qué tal?

-(J)Buenos días Marta. Muy bien, gracias.

-(M) ¿Qué significa para ti ver publicado tu primer libro?
-(J) Siento la satisfacción de cumplir con algo que tenía pendiente. Como si hubiera saldado una deuda conmigo mismo. En realidad llevo escribiendo desde niño, desde que alcancé la habilidad para hacer trabajosamente las letras con un lápiz en un papel.
Para mí el hecho de escribir es lo esencial, lo más importante para un escritor. Quiero decir que al poner el punto y final, el trabajo del escritor está hecho. Con total independencia de que se publique o no. Ahora bien, me imagino a un artista del Paleolítico dando forma a un bisonte o a un caballo en una cueva hace veinte mil años. Al ver culminada su pintura, ¿qué haría?; ¿quedarse contemplando su obra? ¡No! Seguro que saldría corriendo a avisar a los demás: corred, venid, admirad lo que he hecho.
En este sentido tengo que agradecer el empuje de mi hermana, a la que he dedicado el libro con toda justicia. Ella siempre ha sido muy crítica con mi indolencia hacia la publicación.

-(M) ¿Por qué has tardado tanto en dar el paso a la publicación?
-(J) Es una buena pregunta. Lo primero es que publicar no es inmediato. Nadie llama a la puerta a decir: ¡Eh! ¿Quieres que te publique tu libro? Pero también, como decía Mircea Eliade, es que un libro vive su propia vida después de nacer de la pluma (ahora del PC) del autor. Me refiero a la forma misteriosa en que los libros buscan al lector. ¿No has tenido nunca la sensación de que un libro te aborda (igual llevaba años en la estantería) en el momento preciso? Entonces, la respuesta es clara: no publiqué antes porque no conocí antes a Marta Senent, mi editora. Siento que todos estos años he estado esperando por ella.

-(M) ¿Es difícil publicar para un autor desconocido?
-(J) La realidad del mundo editorial es paradójica. Por un lado es innegable que nunca se ha publicado tanto pero – he aquí la paradoja- no es nada fácil publicar. Las grandes editoriales se ven demasiado condicionadas por la necesidad de materializar las ventas que requiere rentabilizar sus inversiones. Es como las empresas de distribución que cobran por tener los yogures de una marca en una balda preferente del supermercado. Esto hace casi imposible publicar para autores y/o temas no mediáticos para el público y consumo de masas.
Sin embargo internet y los nuevos canales de distribución han abierto una brecha a favor de la libertad de mercado. Editoriales de autor como ACEN pueden hacerse un hueco editorial desde una apuesta distinta y personal.

-(M) ¿Qué te motivó a escribir este libro?
-(J) Es otra buena pregunta porque si uno lo piensa bien… ¿No está ya todo escrito? Me refiero a que hemos llegado a un punto en que ni siquiera un lector excepcional podría leer todo lo que merece la pena aún dedicando toda su vida a ello. Esto es tan cierto que críticos más o menos prestigiosos, estoy pensando en el controvertido Harold Bloom, han llegado a confeccionar cánones con el objeto de orientar al hombre occidental hacia lo imprescindible. ¡Porque corre el riesgo de verse sepultado por la magnitud de la herencia recibida!
Entonces… ¿Qué se puede aportar? ¿Qué puede motivar a una persona a escribir? Máxime cuando, por lo menos para mí, no es siempre la experiencia placentera que adorna el mito del escritor. ¡Decía la genial Flannery O´Connor que cuando emprendía el esfuerzo de escribir ficción hasta se le cariaban las muelas!

Lo cierto es la respuesta está, de manera paradójica, en la propia negación. Precisamente porque está todo escrito, y parecemos vivir en el fin de los tiempos, los escritores de ficción del siglo veintiuno estamos obligados a dar testimonio, a ser la voz del fin de los tiempos, de nuestros tiempos. Y esto es algo irrenunciable porque sólo puede hacerse desde el aquí y el ahora.

-(M) Pero la obra de arte debe transcender el aquí y el ahora…

-(J) Sí, sí….En cada obra maestra, en cada autor genial hay algo eterno. Y es por esta razón que Antígona sigue, a través de tiempo, impactando nuestros corazones sin perder un ápice de su fuerza dramática. La misma razón que nos permite identificarnos con los habitantes del lejano condado de Yoknapatawpha como si fueran nuestros propios vecinos.
Pero esta universalidad en el tiempo y el espacio solo es alcanzable desde la autenticidad, desde la propia realidad irreductible del ser humano, del alma humana, de la condición única e irrepetible – y misteriosa- de todos y cada uno de los hombres y mujeres que han poblado, pueblan y poblarán este maravilloso planeta azul.
Quiero decir que Sófocles era muy griego y Faulkner muy, muy sureño. Es desde su aquí y su ahora que alcanzaron la universalidad. Si no se parte de la propia experiencia todo es abstracto, artificial, sin interés…

-(M) Me gustaría volver a la pregunta pero intenta ser más concreto. Menos abstracto como tú dices… ¿Qué te motivó a escribir este libro? O si lo prefieres: ¿Por qué te haces escritor?
Según lo veo yo un escritor no es alguien que escribe. O por lo menos no es solo alguien que escribe. En realidad cualquiera puede escribir. La cuestión es por y para qué se escribe.
Y esto sólo puede hacerse desde dos enfoques contrapuestos. Uno, el que procura la evasión de la realidad. Otro, el que intenta penetrar en ella. El segundo enfoque conduce a la condición de escritor al que Walker Percy atribuía lo que él definía como “la novela del fin del mundo”…Yo me hice escritor para eso, para intentar penetrar en la realidad a través de la ficción.

-(M) ¿El fin del mundo? ¿Te refieres al escritor como una especie de profeta? ¿Tiene que ser el escritor un sabio? Suena un tanto elitista…
-(J) No, no, de ninguna manera…Hablo en el sentido que le daba Walker Percy. Él decía, y yo comparto, que el novelista no tiene porqué ser más sabio que sus lectores. Incluso puede ser al contrario, puede que su visión sólo se distinga de la de los demás porque le aqueja una especie de aflicción, un dolor que le separa de ellos y le concede un punto de vista singular sobre lo que está ocurriendo. Como un herido en el campo de batalla tiene una perspectiva más clara que la de los que continúan peleando…
Más que un profeta, decía Percy, el escritor es como el canario que antiguamente bajaban los mineros a la galería; si el canario revoloteaba nervioso o caía inerte en la jaula delataba la presencia invisible del gas. Señal de que la muerte acechaba y era el momento de salir a escape a la superficie.

-(M) No acabo de entender lo del fin del mundo. Suena como si hubiera que escribir distopías o ciencia ficción…Y en todo caso parece muy trágico, muy pesimista..
-(J) Con el fin del mundo me refiero más bien a la nada que se abre ante nuestros ojos. Después de tantos años de piqueta: ¿qué queda ya por destruir? Puede ser trágico pero no creo que se pueda esquivar la cuestión. El hecho determinante de nuestro tiempo, guste más o guste menos, es la lucha por la superación del nihilismo, se sea consciente de ello o no. Por esto mismo el escritor que se enfrenta a este reto tiene que ser capaz de ver algo entre las ruinas. Si yo no creyera ver algo que los demás no ven ni perdería el tiempo escribiendo ni se lo haría perder a los demás.
Por eso hay siempre algo pretencioso y nocivo en un escritor. Porque el esfuerzo de superar la nada- primero se ha descartado por irracional la fe en Dios, luego se desecha por blandengue toda compasión (sin padre no hay hermano)- desemboca casi siempre, en un cinismo “ilustrado”.

-(M) ¿Cinismo “ilustrado”?
-(J) ¿Si no hay compasión qué queda? Y ojo que la dificultad para la compasión (padecer con) es uno de los signos de nuestro tiempo. Otro de los atributos del superhombre profetizado por Nietzsche, el Viejo Cabeza de Pólvora. ¡Hay que ocultar la compasión bajo una dura cáscara y dejarse un diente en ella!
Entonces al escritor le entra la sospecha de si no sería mejor escribir de deportes. A fin de cuentas solo desde la envidia se puede criticar a un ocioso que escribe por mucho que su único objetivo sea entretenerse y de paso ganar un buen dinero. Este es el tema principal de la gran trilogía de Richard Ford. Pero ¡ojo! es también el juego de espejos que utiliza el genial novelista porque Frank Bascombe, el periodista deportivo, es un personaje de ficción. Y su travesía no es otra cosa que la búsqueda de un estado que le permita sentir auténtica compasión hacía sí mismo y sus semejantes.

-(M) No me esperaba algo tan serio… Aunque se advierte cierto tono mesiánico en tus relatos ¿Te definirías como un escritor religioso?
-(J) ¡No soy tan serio! (sonríe) Aunque admito que con la literatura hay que ser serios. Muchas veces la literatura define mejor la esencia de una época que las crónicas. En cuanto a la religión…Bueno, todos los grandes novelistas han sido novelistas religiosos. Por lo menos en cuanto a la acepción original del término “religión”. Esto es, la alusión a un vínculo radical que liga al hombre con la realidad y da sentido a su vida, o la alusión a la ausencia de ese vinculo que hace que carezca de sentido. Es la alternativa de la que se habla en la contraportada de mi libro. Al final, o todo es nada, o todo es gracia.

-(M) ¿Podemos hablar del libro?
-(J) Claro. Me gustaría empezar con la portada. Primero para agradecer el estupendo trabajo de Mercedes Gómez de Sala en su diseño. Luego, porque la portada es en sí misma toda una declaración de intenciones. El móvil roto en cuya pantalla indica buen tiempo mientras que las gotas de agua, la hojarasca y el charco parecen indicar lo contrario…Toda la composición en blanco y negro a excepción hecha del sol de un amarillo intenso… ¡Un móvil roto! ¡Me encanta! (sonríe).

-(M) ¿Vamos a los relatos? Se trata de relatos breves, ¿de dónde surgen?, ¿van entrelazados?
-(J) Los relatos recopilados son muy variados aunque hay un hilo común y cierta estructura interna. Los dos primeros hacen referencia a las vacas como animal totémico de Asturias. Hay también una serie de gaiteros en el sentido atávico de bardos/sacerdotes. La serie de vacas y gaiteros está separada por dos relatos especiales. El primero es Hasta los pelos de tu barba están contados. El título hace clara referencia a la frase del Evangelio. El relato explora la condición de radical soledad del hombre moderno. El protagonista se ve empujado a un “descenso a los infiernos” al comprobar que nadie, ni en su entorno más próximo, se da cuenta de que se ha afeitado la barba.

La cuestión es: ¿nos miramos unos a otros? El segundo relato que hace de separador es el que da título al volumen. La meteorología no es una ciencia exacta “denuncia” como lo profano, que había sustituido a lo religioso (en el largo proceso que se inicia con la Ilustración), ha sido a su vez “absorbido” no por el método científico- cuyas credenciales aceptamos acríticamente como explicación para todos los ámbitos de la realidad- sino por el halo de magia que en nuestros días rodea a la ciencia. La cuestión no es si la Buena Nueva ha dejado de ser relevante, sino si es posible que el hombre esté atravesando una reestructuración tan tempestuosa de su conciencia que ya no le permita tomar en cuenta las Buenas Nuevas. Entonces sólo queda la Belleza…Porque si te fijas la cuestión ideológica ha pasado a un segundo plano. ¡Nosotros que sabemos que todo es mentira aunque desconocemos que es la Verdad! ¡Ningún discurso será ya capaz de convencernos! ¿Qué nos queda? La Belleza…Porque, pase lo que pase, el corazón del ser humano siempre se sentirá impactado por la Belleza…
Luego está una novelita corta, Radiólogos de almas. ¿Qué pasaría si se obtuviera una imagen computerizada del alma? Yo me atrevo a pronosticar que nada…Es como la resurrección de Lázaro. ¡Buf! Resucitar a un muerto… ¿Hay mayor prueba? Pero el Evangelio dice que si bien muchos creyeron otros tantos corrieron a denunciar a los fariseos el truco del impostor que había engañado a unos pobres incautos. No…Siempre entrará en juego nuestra libertad. Finalmente, El Regreso de Brenus Graf es una especie, salvando las distancias, de Odisea…

-(M) Me ha llamado la atención lo que dices sobre que ningún discurso será ya capaz de convencernos. ¿Te refieres al fin de las ideologías?
-(J)Sí, por lo menos a la crisis de las mismas. Hace cincuenta años todavía era posible el intento de establecer un sistema orgánico (una ideología) con el que tratar de explicar la realidad. Ahora incluso las instituciones con mayor componente ideológico (los partidos políticos) han renunciado a la ideología que, o bien, ha desaparecido directamente, o se ha visto reducida a una etiqueta atrapa votos. Pero lo realmente fascinante, por lo menos a mí me lo parece, es el vuelco que se ha producido en la cuestión. Porque ya no se trata de “quién tiene o tenía razón” sino simple y llanamente de “cómo se puede vivir”. Este vuelco existencial es fascinante.

-(M) ¿Más obra, Tienes más proyectos en mente?
-(J) Tengo algunos relatos y dos novelas en un cajón. Procuro escribir al menos trescientas palabras todos los días. Al contrario de lo que se cree, al menos en mi caso, la creación literaria tiene más que ver con la voluntad que con la inspiración. No es que no crea en la inspiración pero para que sirva para algo tiene que pillarte trabajando.

-(M)¿Y cuándo y dónde lo presentas?
-(J) Estaré contigo en Madrid en la librería Vergüenza Ajena el sábado 19 de mayo a las 18h. Luego me gustaría hacer algo en Barcelona y seguro que estaremos en Asturias. Ya hablamos cuando cierre fechas y lugares concretos.

 

-(M) Bueno, pues José te deseo toda la suerte del mundo, y que tu libro llegue muy lejos.

-(J) Gracias Marta.

-(M) ¡Ah! y si alguien quiere tener ya el libro en sus manos, puede entrar en este enlace y adquirirlo. En unas 24h lo tendrá en su casa: https://aceneditorial.es/libro/la-meteorologia-no-una-ciencia-exacta/

O también en las siguientes librerías:

Librería “Paradiso” Gijón

Librería “Cervantes” Oviedo

Librería “Aguilar” Llanes

Librería “Rozas” Llanes

Librería el “Globo” Llanes

-(J) Eso, ya podéis comprar el libro.

 

Marta Senent Ramos
Me podría definir como Editora, escritora, emprendedora o incluso como investigadora especializada en temas de género, arte y diversidad funcional. Pero creo que prefiero hacerlo como entusiasta de la vida y apasionada por el mundo de la literatura. Mi lema en la vida es como dice Albert Espinosa: Si crees en los sueños, ellos se crearán.

MARTA SENENT RAMOS

Entrevista a Oihana Casas

Hoy, con motivo de la presentación de su primer libro, “Un mundo prometedor”, este sábado 14 de abril a las 18h es Vergüenza ajena (C/Galileo, 56, Madrid), entrevistamos a Oihana Casas.

-Buenos días Oihana
-Buenos días Marta

-Es tu primer libro publicado ¿Cómo te sientes?
Pues feliz, claro, pero también un poco abrumada. Es extraño pasar de pronto al ámbito público, saber que cualquiera puede comprar la novela, leerla y expresar una opinión. Es una sensación vertiginosa. En este sentido, también resulta una experiencia muy ilusionante.

-¿has escrito más cosas?
Sí, sobre todo relatos. También poesía, aunque es algo que hacía más cuando era joven, ahora escribo poesía de forma esporádica. Me siento más cómoda en la narrativa. De hecho, tengo escrita una novela anterior, que terminé justo antes de empezar ‘Un mundo prometedor’. Pero no está publicada.

-¿Qué tiene de ti este libro?
Dicen que uno siempre escribe sobre sí mismo, y en cierto modo es verdad, dado que escribimos partiendo de nuestras vivencias. Aunque la historia sea ficción, la imaginación siempre se nutre de las experiencias que conocemos, bien en primera persona o bien a través de las vidas de los demás. Y escribimos de temáticas concretas que nos preocupan o nos conmueven; de alguna manera, escribir es un intento de entender el mundo, de darle cierta forma a la realidad, que es por lo demás caótica. Escribir es procurar contener esa realidad en un discurso lógico, que se pueda comprender.
En este sentido, ‘Un mundo prometedor’ aborda cuestiones que me interesan, muchas de ellas asociadas al final de la adolescencia: el descubrimiento del mundo, la colisión entre los ideales, propios de una visión inocente de la realidad, y los valores de la experiencia; la adaptación de esos valores a una vida que se va imponiendo, con sus ritmos, con sus propias necesidades. Y la consiguiente frustración. En ese descubrimiento del mundo, resulta inevitable pensar en la renuncia, en la traición a uno mismo, en la traición a esos ideales, aunque sea una traición inevitable.
Mis personajes tratan de aferrarse a sus valores en un mundo incierto, intentan posicionarse con respecto a los temas que les van sobreviniendo, algunos tan privados como las relaciones románticas, otros tan generales como los conflictos sociales. Procuran armonizar sus ideales con la vida real. Como resultado, se produce un choque, una confrontación. Y mis protagonistas, con un optimismo vital todavía intacto, se preguntan si están siendo fieles a la persona en la que se querían convertir. Cuando, en realidad, nadie sabe mucho de esa misteriosa persona en que se quiere convertir, salvo que debería ser noble, buena, fuerte, sensata y cargada de certezas. Cuesta un tiempo aceptar que la vida consiste, en gran medida, en mantener el equilibrio en un mar permanente de dudas.
Son temas universales, que nos persiguen toda la vida, porque nunca llegamos a conclusiones definitivas. Pero en los que la juventud actúa más que nunca como catalizador. Los adolescentes nos dan la excusa perfecta para situarles en cualquier circunstancia. Son idealistas, inocentes, ávidos de experiencia. Y, por tanto, impredecibles.

-¿Qué más podemos encontrar en él?
La novela trata otros temas, como el éxito, las relaciones familiares, la amistad o el amor. El tema de amor se aborda de manera diferente en los dos protagonistas: en el caso de Iván, como una asignatura pendiente que hay que posponer para eludir el compromiso. En el de Yago, como una entrega total, casi como una rendición que condiciona su presente. Es siempre un amor juvenil y como tal también va a conllevar un desengaño. Que, sin embargo, no tiene por qué ser para mal. La idea juvenil del amor es una idealización que resulta demasiado absorbente. Por suerte o por desgracia, el amor suele ser un pacto a dos, más que una devoción absoluta y tormentosa por otra persona. Esa clase de sentimiento – el enamoramiento – es pasajero; intensamente feliz o desgraciado, pero pasajero. Es una circunstancia más parecida a una enfermedad que a cualquier otra cosa.

En general, el amor que se ve en los productos culturales, el amor en que se educan nuestros niños y niñas a través de películas y cuentos, no es un amor adulto y realista, sino una invención idealizada y absurda no solo de la monogamia sino también de la emotividad. De adolescente buscas el amor como una tabla de salvación vital. Resulta muy irresponsable que nuestros niños y niñas crezcan con semejante modelo.

– Y, aunque de refilón, la novela aborda también algunos conflictos sociales.
Sí. Por ejemplo, Yago está obsesionado con el ISIS. Cuando empecé a escribir ‘Un mundo prometedor’, acababa de surgir el califato y el DAESH estaba en su momento de apogeo. Y me fascinaba que tantos jóvenes europeos partieran a combatir a Siria. Pero, como dicen los analistas, nuestras sociedades son emocionales. Y conviene no perder de vista que el impulso juvenil es revolucionario, se apresta a ver los fallos de los sistemas sociales, a clamar por la igualdad y la justicia – entendidos ambos valores como absolutos, como ideales, y por tanto sin fisuras ni complejidades – y, en consecuencia, a promover su progreso, en el mejor de los casos, o directamente a pedir su reemplazo por otro sistema que será más justo y bienintencionado, aunque no se sepa bien cómo se articularía o cómo conseguiría dicho sistema reconducir a las malas personas para convertirlas en buenas personas. De nuevo entramos en categorías infantiles. Pero la confrontación (entre los ideales juveniles y los valores que aporta la experiencia) es una realidad con la que cualquier persona tiene que lidiar en su proceso de maduración. Yo diría que lidiamos con esos problemas a lo largo de toda nuestra vida, porque nos dejamos arrastrar muchas veces por las circunstancias, sin ser capaces de imponernos a ellas, y, al mismo tiempo, nunca nos desprendemos del todo de las idealizaciones infantiles. Quizás, de alguna manera, nos resistimos a perderlas. Cuando lo que deberíamos hacer es madurar e interiorizar esos ideales, dejarlos crecer con nosotros.

-Lo presentas el próximo sábado 14 de abril en la librería Vergüenza ajena de Madrid ¿Verdad?
-Sí, el sábado 14 de abril a las 18h. Prometo hacer una presentación ligera y pasar rápido a tomar algo. ¡Estáis todos invitados!

 

Marta Senent Ramos
Me podría definir como Editora, escritora, emprendedora o incluso como investigadora especializada en temas de género, arte y diversidad funcional. Pero creo que prefiero hacerlo como entusiasta de la vida y apasionada por el mundo de la literatura. Mi lema en la vida es como dice Albert Espinosa: Si crees en los sueños, ellos se crearán.

MARTA SENENT RAMOS

Entrevista a Rafa Sastre

Hoy entrevistamos a Rafa Sastre con motivo de la presentación de su último libro “El ciego es el rey” este viernes 13 de abril a las 19:30h en Cruz del Sur Shambala (calle Campoamor, 57 – Valencia).

-(M) Buenas tardes Rafa, ¿qué tal?
-(R) Muy bien Marta.

-(M) Tienes varios libros publicados, pero ¿qué tiene este de especial?
-(R) Me hace ilusión reencontrarme con la editorial que tuvo a bien publicar mi primer microrrelato, en 2012. Fue en un libro colectivo y solidario, titulado Bocados sabrosos II. Admiro esa conciencia solidaria, pero valoro además dos hechos: el coraje de Marta, al arriesgar en la publicación de autores noveles, y la circunstancia de que sea una empresa valenciana, donde el trato es directo y personal.

-(M) ¿Qué te motivó a escribir este libro?
-(R) Cuando me di cuenta de que acumulaba cientos de microrrelatos, más o menos relacionados con esa sensación de fracaso que casi toda persona experimenta a lo largo de su vida, me decidí a realizar una selección y proponer a ACEN su publicación. Me alegró recibir una respuesta rápida y positiva de Marta; a partir de ahí, solo me quedó aclarar y pulir los textos, con la finalidad de obtener un libro que satisfaga las expectativas de la mayoría de los lectores.

-(M) Se trata de relatos cortos ¿de dónde surgen? ¿Van enlazados?
-(R) Surgen tanto de la imaginación como de la observación de la realidad social en la que nos desenvolvemos, y no están enlazados. Tal como yo lo interpreto, es un libro parecido a la cerveza, fresco y amargo a la vez. Pero no por ello dramático, porque el humor o la ironía no deja de estar presente en la mayor parte de los cuentos.

-(M) ¿Qué hay de ti en estos relatos?
-(R) No sabría decirlo. Es indiscutible que en casi todos los cuentos, sobre en todo los más «sociales», se refleja inequívocamente mi talante personal en relación con el mundo que nos ha tocado vivir. Mi intención con estos relatos es invitar a una reflexión sobre ese mundo, nuestro presente y nuestro futuro.

-(M) ¿Tienes más proyectos en mente?
-(R) De momento, ninguno. Tal vez en breve comience a hacer una selección de poemas, para intentar publicarla cuando la acabe.

-(M) Presentas tu libro el próximo viernes 13 de abril, ¿verdad?
-(R) Sí, efectivamente, el viernes 13 de abril a las 19:30 horas en Cruz del Sur Shambala (calle Campoamor, 57 – Valencia). Estaré arropado por dos buenos amigos y cicerones: Lu Hoyos, que me dio la oportunidad de integrarme en su colectivo literario Valencia Escribe, y Mauro Guillén, director de otro conocido clan de cuentistas que también tuvo la osadía de acogerme, Generación Bibliocafé. Aprovecho la oportunidad para invitar a todos a este acto, que intentaremos resulte entretenido.

-(M) Muchas gracias Rafa por contestar a mis preguntas. Nos vemos este viernes pues.
-(R) Muchas gracias a ti. Sí, allí nos vemos Marta.

Marta Senent Ramos
Me podría definir como Editora, escritora, emprendedora o incluso como investigadora especializada en temas de género, arte y diversidad funcional. Pero creo que prefiero hacerlo como entusiasta de la vida y apasionada por el mundo de la literatura. Mi lema en la vida es como dice Albert Espinosa: Si crees en los sueños, ellos se crearán.
MARTA SENENT RAMOS

Entrevista a Maribel López y Maribel Beltrán

Con motivo de la presentación, este sábado 24 de marzo a las 18h en la librería Argot de Castellón, de su libro “Vive las emociones con botitas”, he querido realizar una entrevista a sus autoras, madre e hija. Así que he quedado con ambas y les he formulado unas preguntillas sobre su libro.

-Es vuestro primer libro publicado ¿Cómo os sentís?

Nos sentimos muy orgullosas de nuestro trabajo. Lo que comenzó con una sencilla idea de escribir cuentos sobre emociones acabó siendo un proyecto más ambicioso, algo que no sólo sirviese en mi trabajo como psicóloga infantil, sino que pudiera llegar al público en general. Por ello estamos muy felices de que este proyecto haya podido salir a la luz y de que la gente pueda disfrutarlo tanto como nosotras nos hemos divertido haciéndolo.

-¿Cómo ha sido trabajar juntas?

Mi madre es la mejor compañera que podría tener. Pensamos muy parecido y es una persona muy creativa. Hacemos un buen tándem, el libro no hubiera podido salir la una sin la otra. Mi madre es maestra jubilada, por lo que tiene una experiencia muy extensa no sólo con niños, sino también en el trabajo con cuentos. Ella tiene la capacidad de crear un cuento partiendo de una idea muy básica y, al ser aficionada a la pintura y al dibujo, ha realizado las ilustraciones del libro. Ella me ayuda mucho en mi trabajo, de hecho, tenemos creados una gran multitud de cuentos de manera casera que hemos ido haciendo con el tiempo y que ella ha participado no sólo en el proceso creativo del mismo sino también en las ilustraciones.

Evidentemente son cuentos que no han salido a la luz, son personalizados para ciertos pacientes, por ello teníamos la ilusión de hacer algo más grande, algo que estuviera disponible para todo el mundo.

-¿Qué podemos encontrar en este libro?

Está enfocado como un libro de cuentos infantiles, pero va mucho más lejos. Se trata de una guía para padres que tiene por objetivo enseñar las emociones a los niños/as. Por ello, el libro contiene 5 capítulos, cada uno de ellos dedicado a una emoción diferente (alegría, enfado, miedo, tristeza y sorpresa). En cada capítulo podemos encontrar una fábula, una explicación completa pero sencilla de la emoción que se está trabajando, juegos y actividades de manejo emocional, pautas para los papás, mamás y educadores además de una enseñanza sobre una curiosidad de la naturaleza, para inculcar un sentido ecologista de la vida.

-¿Qué tiene de diferente este libro respecto a otras publicaciones?

Es un libro que recopila diversos aspectos de las emociones. No se centra únicamente en el reconocimiento de éstas sino también en su manejo y comprensión. Además, está pensado para su uso conjunto entre padres, madres e hijos/as o niños/as y educadores. Porque el mejor regalo que le podemos hacer a los niños/as, es pasar tiempo con ellos. Las emociones no se deben trabajar como si fueran actividades académicas, las emociones se viven y por ello este libro pretende educar en la adecuada comprensión y el correcto manejo de las emociones no solo para niños/as sino también para los mayores.

-¿Por qué es importante enseñar las emociones a los niños/as?

Las emociones determinan nuestra adecuada salud y buen funcionamiento. Por esta razón, aprender a identificarlas, comprenderlas y manejarlas desde las etapas más primarias ayuda a que los niños/as utilicen sus emociones para solucionar problemas cotidianos, que se adapten mejor a los cambios, optimicen sus relaciones con los demás, sean personas más resilientes y por tanto, que aumenten su bienestar.

Además, a veces los adultos no sabemos cómo manejar ciertas emociones o al menos nos cuesta (de ahí vienen los problemas ansioso-depresivos). Por lo que este libro, pretende que se enseñe el manejo emocional de manera adecuada, es decir, explica a padres, madres y educadores cómo deben explicarlo a los niños/as.

-¿A quién va dirigido?

A padres, madres y profesionales de la educación, para ser utilizado con niños y niñas de entre 3 y 6 años. No obstante, también puede ser utilizado como material de apoyo en consultas de psicología infantil.

-Lo presentáis el próximo sábado 24 de marzo a las 18h en la librería Argot ¿Nos podéis adelantar algo?

Queremos que el ambiente esté presentado y decorado de una manera muy especial, casi como si estuviéramos dentro del cuento. Pero no desvelo más, habrá alguna sorpresa, así que habrá que venir a verlo.

Bueno chicas, muchas gracias por contestar a mis preguntas y os deseo que os vaya muy bien el sábado.

Gracias a ti Marta

Marta Senent Ramos
Me podría definir como Editora, escritora, emprendedora o incluso como investigadora especializada en temas de género, arte y diversidad funcional. Pero creo que prefiero hacerlo como entusiasta de la vida y apasionada por el mundo de la literatura. Mi lema en la vida es como dice Albert Espinosa: Si crees en los sueños, ellos se crearán.

MARTA SENENT RAMOS

Entrevista a Salvador Bayona

Salvador Bayona nos presenta su primer libro, “Un hombre de mano”, este viernes 9 de marzo a las 19h en Bibliocafé (sede Waico C/Gobernador viejo, 29).

Pero antes de asistir a su presentación, me gustaría que nos hablara un poco sobre su libro y su experiencia. Así que aprovechando que lo tenemos aquí, le he formulado unas pocas preguntas a las que nos ha contestado muy amable.

-(M) ¿Cómo es ver publicado tu primer libro? ¿Ilusionado, nervioso?
-(S) A decir verdad, siento más la responsabilidad de lo que había imaginado. Y estoy un poco abrumado por la cantidad de trabajo que se viene encima. Quiero responder a la confianza que Acen ha depositado en mi novela, pero colocar un producto literario en el mercado, en estos tiempos que corren, va a requerir un esfuerzo ingente. Hay también una inquietud relacionada con someter al juicio público el trabajo de tanto tiempo, y aquellas partes de uno mismo que quedan al descubierto en el texto.

-(M) ¿Qué te motivó a escribir este libro?
-(S) Esta novela nació para ayudar a un amigo, pero en realidad se trata de una conjunción de circunstancias: Yo andaba dando vueltas al mito del padre ausente, que fue un tema recurrente en mis primeros escritos y descubrí que el sufrimiento de un amigo muy querido hundía sus raíces precisamente en un conflicto paterno-filial. Hacía poco que, además, había quedado impactado por el testimonio de la conversión –al cristianismo- de un sicario mejicano. Supongo que, de alguna manera todo esto se juntó para hacer que la narración funcione como una alegoría llena de esperanza.

-(M) ¿Qué hay de ti en esta historia?
-(S) No es un texto autobiográfico, ni mucho menos, pero hay mucho de real en ella. Si yo mismo no me hubiera reconciliado previamente con mi propia historia, a través de la fe, nunca habría pensado que esta reconciliación es posible. Hay multitud de detalles que pertenecen a mi propia experiencia, mi dolor y frustración, pero también mi alegría y esperanza. Pero, en cierta medida, escribir es el resultado de una tensión entre lo que el que escribe necesita revelar de sí mismo y la manera de ocultarlo.

-(M) ¿Qué has querido transmitir con ella?
-(S) Precisamente la lección más valiosa de mi experiencia vital: que es posible cambiar, dejar de odiar, reencontrarse a uno mismo y ver que nada hay casual, que cada vida es una bendición. En definitiva, que todos y cada uno de nosotros es fruto del amor.

-(M) ¿Y no es un poco paradójico que la novela resulte un tanto “negra”?
-(S) Sí, es verdad. No era mi intención que tuviera tanto componente de novela negra, pero es cierto que el propio mundo interior de los personajes, tan amargo y retorcido, lleva la narración en muchas ocasiones por el sendero de la novela negra. Sin embargo, también hay un personaje de la novela que “tira” de la narración hacia la luz. Quiero pensar que el final es plenamente luminoso, y en eso se diferencia radicalmente de una novela negra. En realidad el entorno, la ambientación, la peripecia de los personajes, son únicamente atrezzo o, más bien, el soporte necesario para que la historia transmita esa esperanza de la que hablaba antes.

-(M) ¿Crees, entonces, que tu novela, Un hombre de mano, puede transmitir esa esperanza?
-(S) Eso es lo que me gustaría que sucediera. Verás, cuando lo di a leer a mi amigo, lo único que dijo, tras acabarla fue: “me has hecho pensar, hijo de …”. Con eso me bastó. Creo que puede invitar a la reflexión al lector, sin olvidar que se trata de un producto de entretenimiento, con el que el lector pasará un buen rato. Estoy convencido, sin embargo, que hubiera podido decir lo que he dicho de mil maneras más adecuadas, pero también esto forma parte del juego. Estoy convencido de que si un escritor llegara transmitir realmente lo que bulle en su interior, de manera absoluta, dejaría de escribir.

-(M) ¿Tienes más proyectos en mente?
-(S) Por supuesto. Escribo desde que tenía diez años y espero no dejar de hacerlo. Con el tiempo he aprendido a escribir muy despacio. De manera que los proyectos se agolpan a una velocidad mucho mayor de lo que soy capaz de asimilar. Pero esto es bueno: muchos de esos proyectos languidecerán y morirán, o resurgirán bajo otra forma, otros se fusionarán, y quiero pensar que los pocos que sobrevivan y hayan resistido cuando les toque el turno serán los realmente importantes. De hecho, pienso muy a menudo en la suerte que he tenido de no disponer del tiempo necesario para hacer todo que quería: muchos de los proyectos que en su momento me parecieron fundamentales hubieran resultado un auténtico desastre.

-(M) Presentas tu libro el próximo viernes 9 de marzo ¿Verdad?
-(S) En efecto. Será la primera de, espero, muchas presentaciones. Tendrá lugar en Bibliocafé (sede Wayco), a las 19h. Pero, a decir verdad, prefiero pensar que se tratará de una reunión de amigos, en la que intercambiar ideas, que una presentación formal. Esta novela ya ha vivido conmigo una historia, y con cada lector debe vivir, a partir de ahora, la suya. La presentación, en realidad, es como el momento en que abro la puerta de la jaula. Ya no me pertenece, pero me gusta conocer a algunos con los que tendrá esta nueva existencia. La presentación será un momento perfecto para encontrarnos, conocernos y empezar a compartir esta historia. Espero ver a muchos conocidos y a muchos desconocidos y que todos juntos pasemos un rato fantástico.

-(M) Muchas gracias Salvador. Nos vemos pues esté viernes en Bibliocafé.

-(S) Por supuesto Marta, allí nos veremos.

Marta Senent Ramos
Me podría definir como Editora, escritora, emprendedora o incluso como investigadora especializada en temas de género, arte y diversidad funcional. Pero creo que prefiero hacerlo como entusiasta de la vida y apasionada por el mundo de la literatura. Mi lema en la vida es como dice Albert Espinosa: Si crees en los sueños, ellos se crearán.

MARTA SENENT RAMOS

ENTREVISTA CON AGUSTÍN G. AGUADO, AUTOR DE “LA TERNURA DE LAS BESTIAS”

Hoy tenemos el placer de entrevistar a Agustín G. Aguado. Este sábado 3 de marzo a las 19h nos presenta su primer libro “La ternura de las bestias” en la librería Vergüenza ajena de Madrid.

– (M) Buenos días Agustín.
– (G) Buenos días Marta.

– (M) Agustín, cuéntanos ¿Qué significa para ti ver publicado tu primer libro?
– (G) Sin duda resulta excitante. Lo describiría como una aventura que, milagrosamente, se ha podido llevar a cabo. Y en esto tengo que agradeceros vuestra generosidad sin límites y vuestra atención. Fue enviaros parte del texto por correo y recibir vuestra propuesta de publicación sin condiciones. Os aseguro que cuando comencé a escribir hace treinta y cinco años no existían estas editoriales, como la vuestra, que actúan como verdaderos francotiradores en una guerra tan difícil como es la edición literaria de autores noveles.

– (M) ¿Qué te motivó a escribir este libro?
– (G) Supongo que cuando reúnes una serie de relatos y los relees, tras un tiempo de estancia en la recámara del olvido, te vas dando cuenta de que existe una afinidad, un estilo común que quizá no buscabas, pero que terminan imponiéndose dentro de una unidad. Podría resultar pretencioso por mi parte, pero hay como una voz interior que da sentido a la narración pese a la disparidad de personajes. No obstante, mi voz se adapta, o al menos lo pretende, a modelos que pueden resultar disparatados, pero que siempre guardan una coherencia dentro de sus delirios de locos o visionarios. Son las bestias que he apadrinado en mi muestrario, pero bestias que aman y odian porque en el fondo no logran desprenderse de su humana condición. No sé, los quiero como un padre consciente de las monstruosidades que, a veces, pueden encerrar en su naturaleza. Que sean valorados o no por el lector es algo que ya no depende del autor.

– (M) Se trata de relatos breves, ¿de dónde surgen?, ¿van entrelazados?
– (A) Como ya te he comentado son el fruto de mi inclinación al mundo de lo onírico. Bestias que duermen en el magín de los sueños, pero que se mueven al compás de las pasiones. He tratado de situarlos al borde del caos, cederles el poder de aniquilar toda razón, toda lógica, pero si se leen con detenimiento se advierter que, pese a sus estigmas, no dejan de transitar por el mundo con su inocencia a cuestas. Otro arma que he procurado emplear es el humor, quizá para restarle acidez al drama de sus destinos de criaturas condenadas.

– (M)¿Qué hay de ti en los relatos?
– (A) Procuro, cuando escribo, desmarcarme de mí mismo. Sí, ya sé que tal cuestión ha sido central siempre en la convivencia del autor con su obra. Todos babearemos nuestro rastro de un modo u otro en nuestras páginas. Es algo inevitable, pero, en la medida de lo posible, intento situarme al margen de la narración. Hacer uso de la primera persona o del narrador omnisciente, da lo mismo si logras separar vivencia y creación. Con alguna técnica, y tras meteduras de pata que forman parte del juego, terminas construyendo un mundo que te resulta propio y familiar. Para tal fin, claro, necesitas destruir muchos folios y esperar bajo el flexo que sople el viento a tu favor.

– (M) ¿El narrador ha de tener un estilo que le caracterice?
– (A) Por supuesto. Confieso que en mis relatos, y así me lo expresan algunos amigos, puede haber un lenguaje excesivo que trata de mostrar, o de ocultar, el carácter de mis personajes. Quizá una prosa más sencilla podría resultar más convincente. Es aquello de más con menos… Pero quien a los diecisiete años leyó a Mujica Lainez o a Onetti (de quien guardo una dedicatoria personal como un tesoro), no puede andar economizando en su estilo. Supongo que es cuestión de preferencias, nada más.

– (M) ¿Tienes más proyectos en mente?
– (A) Sí, y más después de conseguir la publicación de este libro de relatos, que tan generosamente me habéis editado y que presentaré, con toda la ilusión del mundo, el próximo 3 de marzo en la librería Vergüenza Ajena de Madrid. Aprovecho la ocasión para invitaros a todos los que queráis asistir. Animado por dicha consecución y, tras quedar finalista en un concurso de tanto arraigo como el Certamen Literario Ciudad de Martos, 2017, me he decidido a escribir mi primera novela corta con la ilusión de un niño, que es la mejor de las ilusiones, me parece a mí. Después de casi veinticinco años sin escribir ni un crucigrama, creo que me ha llegado la hora de volver a retomar la pluma y el tintero.

– (M) Muchas gracias Agustín por contestar a mis preguntas y que vaya genial la presentación del sábado.
– (A) Quisiera agradecerte una vez más, Marta, tu generosidad y tu entrega. Gracias por todo.

Marta Senent Ramos
Me podría definir como Editora, escritora, emprendedora o incluso como investigadora especializada en temas de género, arte y diversidad funcional. Pero creo que prefiero hacerlo como entusiasta de la vida y apasionada por el mundo de la literatura. Mi lema en la vida es como dice Albert Espinosa: Si crees en los sueños, ellos se crearán.
MARTA SENENT RAMOS

Entrevista a María Ángeles Chavarría sobre su nuevo libro “Los bolsillos de mi abuelo”

María Ángeles Chavarría ha escrito numerosos libros y artículos, pero ahora nos sorprende con “Los bolsillos de mi abuelo“. “La autora firmará ejemplares de este libro el domingo 6 de mayo de 19 a 21 h, en la Feria del Libro de Valencia (caseta del Bibliocafé)”

(M) -Buenos días María Ángeles. Todo un placer charlar contigo.
(M.A) -Buenos días Marta, el placer es mío.

(M) -Bueno, como he dicho, has escrito numerosos libros y artículos. Pero ¿Por qué este libro? ¿De dónde surge? ¿Qué tiene de especial? ¿Qué has querido transmitir?
(M.A.) -En otros libros he hecho referencia a enseñanzas que he recibido de la infancia, pero sentía que faltaban pequeños trazos que siempre volvían a mi memoria. Como digo a veces, escribo para entenderme (poesía) y para tratar de comprender a los demás (narrativa). En este caso, he escrito para no olvidar. Me parece importante preservar para nuevas generaciones todo aquello que nos parece valioso, con un valor más firme que el material. En Los bolsillos de mi abuelo se reivindica el valor de lo emocional.

(M) -¿Qué tiene de ti este libro?
(M.A.) -Tiene mis propias vivencias, momentos que he querido recuperar y que he literaturizado. Aunque esté impregnado de imaginación, tiene mucho de autobiográfico.

(M) -Está dividido en pequeños relatos ¿Se enlazan los unos a los otros? ¿Qué los une?
(M.A.) -Los relatos pueden leerse de forma independiente, porque constituyen en sí pequeñas historias, pero tienen una continuidad que se corresponde con el crecimiento físico y emocional de la protagonista. La niña va elaborando su propia visión del mundo a través del entorno y, principalmente, de los ojos de su abuelo.

(M) -Los bolsillos de abuelo ¿Qué tienen esos preciados bolsillos?
(M.A.) -Tienen todo aquello que muchas veces se desecha y que, visto desde la inocencia y la creatividad, nos aporta más de lo que imaginamos: un botón, una tuerca, una llave antigua, una canica, un tornillo, un corcho… Aun así, hay muchos más objetos que no caben en los bolsillos y a través de los cuales se desatan diferentes aventuras y anécdotas. Hay que entrar en estas páginas para descubrirlas.

(M) -¿A qué público va dirigido?
(M.A.) -Es un libro dirigido a todas las edades. Diría que es un libro para compartir y comentar entre diferentes generaciones. Un libro para valorar lo que tenemos. Un libro para pensar y descubrirse.

(M) -Muchísimas gracias María Ángeles por responder a mis preguntas. Nos vemos este domingo en la feria del libro de Valencia.

(M.A.) -Por supuesto Marta. Allí nos vemos.

Marta Senent Ramos
Me podría definir como Editora, escritora, emprendedora o incluso como investigadora especializada en temas de género, arte y diversidad funcional. Pero creo que prefiero hacerlo como entusiasta de la vida y apasionada por el mundo de la literatura. Mi lema en la vida es como dice Albert Espinosa: Si crees en los sueños, ellos se crearán.
MARTA SENENT RAMOS

Entrevista a Laura Uría

Hoy hablamos con Laura Uría. Este sábado 3 de febrero presenta su libro “Somos río”, y queremos que nos hable un poquito de él.

(M)-Buenos días Laura.

(L)- Buenos días Marta.

(M)- Nos ha dicho un pajarito que este sábado presentas tu libro “Somos río”. Cuéntanos, ¿cómo es ver publicado tu libro? ¿Ilusionada, nerviosa?

(L)-Ver publicado algo que tú has creado de la nada, con tus recursos y emociones es algo que, paradójicamente, no puedo explicar muy bien con palabras. La verdad es que esto de escribir es una carrera de fondo y animo a toda persona que disfrute haciéndolo que, sin apego al resultado eso sí, nunca deje de apostar por su talento, porque disfrutando del camino, los resultados llegan solos.
(M)-¿Qué te motivó a escribir este libro?

(L)-SOMOS RÍO es mi segundo libro de poesía y fotografía. La motivación se puede decir que llega de ver cómo salía a la luz el primero. De ver cómo algo que quieres que suceda, si le pones la energía y el amor necesarios, sucede de verdad.

(M)-Se trata de pequeños escritos ¿de dónde surgen? ¿Van enlazados?

(L)-Mis poesías o prosa poética puede decirse que tiene cierta unidad. Los temas suelen ser la aceptación, el amarse y respetarse a una misma y el amor hacia todos los seres y cosas que nos rodean. Surgen de lo más profundo de mi alma. No tengo una pauta marcada para escribir, sino que siempre llevo un cuaderno encima para poder escribir en el momento en el que viene a mi mente todo aquello que de alguna manera, quiero reflejar en palabras.

(M)-¿Qué hay de ti en estos textos?

(L)-En todos los textos que hasta la fecha he escrito, está todo de mí, pues tengo un estilo especialmente intimista, aunque siempre desde un punto vitalista y optimista, sin caer en derrotismos.

(M)-¿Tienes más proyectos en mente?
(L)-Actualmente estoy escribiendo una novela que, a pesar de ser lo primero de ficción que estoy escribiendo, también posee mucho de mí. Son capítulos cortos escritos en primera persona de indicativo intercalados con capítulos escritos en pretérito imperfecto (aunque está en fase de construcción y esto podría cambiar), tratándose de flash back que reflejan los recuerdos de la protagonista.
Una novela que espero tener terminada en unos meses para poder lanzarla y seguir compartiendo mis palabras ahora, en formato novela de ficción.
(M)Presentas tu libro el próximo sábado 3 de febrero ¿Verdad?

(L)-Sí, el próximo sábado 3 de febrero a las 6 de la tarde en la librería Delirio de Móstoles, situada en la calle Sevilla, número 25 (detrás del teatro del bosque), de Móstoles, presento SOMOS RÍO, con muchísimas ganas. Me presentará el escritor, guionista y director de cine Roberto Ruiz Céspedes. De esta manera, daremos a conocer lo que es ya mi segundo libro y estaré encantada de responder a todas las cuestiones que puedan surgir.
Además de esto, recitaré algunos poemas para ir abriendo boca, y con las primeras 18 copias vendidas, regalaré mi cortometraje experimental de nombre homónimo, que paralelamente al libro, he escrito, dirigido, producido y editado.

Invito a toda aquella persona que desee pasarse, con mucha ilusión y cariño.

(M)-Qué ganas Laura de que llegue el sábado y compartir este momento tan emocionante contigo. Te deseo que salga todo fenomenal. Ya nos contarás.

(L) Sí, por supuesto. Nos vemos allí.

Marta Senent Ramos
Me podría definir como Editora, escritora, emprendedora o incluso como investigadora especializada en temas de género, arte y diversidad funcional. Pero creo que prefiero hacerlo como entusiasta de la vida y apasionada por el mundo de la literatura. Mi lema en la vida es como dice Albert Espinosa: Si crees en los sueños, ellos se crearán.

MARTA SENENT RAMOS

 

Entrevista a Román González Camas

Hoy hablamos con Román sobre su primer libro “No es por ti (empo) es por mí (edo)” y su presentación mañana viernes 3 de noviembre a las 19h en librería Porteo.

-(M) Hola Román ¿Qué tal? ¿Nervioso?

-(R) Sí, un poquillo.

-(M) Bueno, cuéntanos: ¿Cómo es ver publicado tu primer libro? ¿Ilusionado, nervioso?
-(R) Impresionado. Yo creo que el escritor debe tener un punto de ambición, o de vanidad bien llevada, que le permita creer que algún día verá su obra publicada. De ahí a que finalmente eso suceda hay un mundo. Ahora mismo, creo que me encuentro en la fase de aceptación. Es un sueño.

-(M) ¿Qué te motivó a escribir este libro?
Desde pequeño siempre quise dedicarme a la ficción de algún modo u otro y a los once años comencé a escribir relatos más o menos extensos. Pero creo que la verdadera razón por la que escribo es porque es más barato que hacer cine, al menos en la fase creativa. En cuanto a este libro en particular, no estaba en mis planes: apareció sin pedir permiso.

-(M) Se trata de microrrelatos, ¿de dónde surgen? ¿Van enlazados?
-(R) Hace un año y medio aproximadamente topé en la red social Twitter con los microcuentos de la presentadora Mónica Carrillo y con los aforismos del cineasta Rodrigo Cortés, muy del estilo de las greguerías de Gómez de la Serna. A pesar de ser un género literario menor o denostado por muchos, entendí que la limitación de los ciento cuarenta caracteres de Twitter me permitía comprimir una larga historia en pequeñas palabras, sirviéndome de la metáfora, de los juegos de palabras o incluso de la prosa poética, y la interacción con el lector es más profunda que en la novela porque siempre necesita de su interpretación personal para que el cuento cobre un significado completo. Cuando llevaba unos quinientos pensé que sería una lástima no ver publicada una recopilación.

En cuanto a la relación que pudiesen tener entre sí, el libro es una recopilación de unos 260 microrrelatos aproximadamente, agrupados en tres secciones o capítulos: “cuentos con lupa”, “cavilaciones a sorbos pequeños” y “miradas fugaces por el retrovisor”, lo suficientemente ambiguos para que sea el lector quien decida de qué trata cada uno de ellos.

El título del libro es No es por ti (empo). Es por mí (edo) que, además, es el microrrelato con el que cierras. ¿Por qué elegiste éste precisamente para titularlo?

Me atraía la idea de que el título no pudiese entenderse si se lo leías a alguien en voz alta, al menos, de primeras. En realidad, es una declaración de intenciones: con cada pequeño cuento busco que el lector se pare un segundo, casi como cuando ves un rayo y esperas con la mente en blanco a que se escuche el estruendo.

-(M)¿Qué hay de ti en estos relatos?
-(R) Esta pregunta me la han hecho en muchas ocasiones. Evidentemente, hablo del amor y el desamor porque me ha tocado muy de cerca y, al final y al cabo, empecé a escribirlos como modo de expresarme o como terapia quizá. Pero también hay mucho de ironía o crítica social sin que el amor medie en ninguna de sus vertientes. En definitiva, es una recopilación de lo que he visto y vivido, después de haberlo digerido mejor o peor.

-(M) ¿Tienes más proyectos en mente?
-(R) Algo hay, pero es que siempre lo ha habido. Constantemente me surgen ideas que voy anotando y enumerando en diferentes hojas de papel. Pero, mientras se sigan confundiendo con listas de la compra, no merece mucho la pena hablar de ello.

Muchas gracias Román por contestarme a estas preguntas y mucha suerte en la presentación de mañana.

-(R) Gracias a ti Marta

Marta Senent Ramos
Me podría definir como Editora, escritora, emprendedora o incluso como investigadora especializada en temas de género, arte y diversidad funcional. Pero creo que prefiero hacerlo como entusiasta de la vida y apasionada por el mundo de la literatura. Mi lema en la vida es como dice Albert Espinosa: Si crees en los sueños, ellos se crearán.

MARTA SENENT RAMOS

Entrevista a Manuel Molina, autor de la novela “Arena en la garganta”

Hoy entrevistamos a Manuel Molina, autor de la novela “Arena en la Garganta” (ACEN, 2017), con motivo de la presentación que realizará de ésta el próximo viernes 20 de octubre en el Museo Municipal de Alcázar de San Juan. Sus anteriores presentaciones tuvieron muy buena acogida, seguro que esta también la tendrá.

Buenos días Manuel, ante todo enhorabuena por el éxito que está teniendo tu novela.

Muchas gracias a ACEN Editorial por darme esta oportunidad.

Si no te importa, me encantaría formularte unas cuantas preguntas sobre “Arena en la garganta” para que los lectores/as puedan conocerte un poco más.

Sí, por supuesto. Adelante.

¿Qué te motivó a escribir esta novela?

Todo comenzó cuando termine mis estudios universitarios y el panorama laboral estaba muy complicado. Comencé a leer a grandes autores como Hemingway, Faulkner, Vargas Llosa, García Márquez o Miguel Delibes. Sumergido en sus páginas el “gusanillo” de la escritura empezó a moverse dentro de mí. Comencé a escribir en redes sociales y blogs para desahogar la impotencia de no encontrar un trabajo, y publiqué varios relatos cortos en libros de antologías.

Animado por un buen amigo que solía leer mis relatos, y que observó en mi algo de talento, me embarqué en un proyecto más serio y laborioso.  La literatura comenzaba a ocupar mis días ociosos y desamparados y todo cobraba un sentido.

En 2011 nació “Arena en la garganta”, una novela de sentimientos. Páginas  que acunan  historias de amistad, de nostalgia, y de ese doble filo agridulce que nos plantea la vida. La infancia se solapa con la vejez en un mismo personaje, Ernesto, y la tierra, las raíces y los recuerdos se enfrentan al metal y a lo deshumanizado. Vivimos  los últimos días de un hombre enquistado en las calles de su pueblo, con una deuda moral que  le hace enfrentarse a sí mismo y a todo su entorno.

¿Te has inspirado en alguien para crear a los personajes? ¿Te identificas con alguno de ellos?

Aunque la novela es  ficción, no cabe duda que uno se inspira en lo que ha vivido. Mis personajes son caricaturas de mis recuerdos. Cada uno de ellos se compone por un complejo puzle de sentimientos como la nostalgia, el miedo, la tristeza, la niñez, la familia o el paso de los años.

¿Qué destacarías de Arena en la garganta?

Que es una novela humana. Es una historia de amistad y de cómo el tiempo nos engulle a todos dejando tareas pendientes. He intentado que las páginas conmuevan y hagan reír a partes iguales.

¿Qué te ha aportado escribir “Arena en la garganta”?

Esta novela me ayudo a cubrir unas horas perdidas. Con ella dejé de obsesionarme por un futuro oscuro y dio luz al presente. Arena en la garganta ha conseguido que personas que hacía mucho tiempo que  no leían cojan de nuevo un libro, y eso es una inmensa satisfacción.  Pero sobre todo descubrió en mí un oficio que se ha convertido en una vocación.

¿Tienes algún proyecto literario en mente?

Tengo varios proyectos entre manos. Una novela escrita que está reposando en “barrica” como el buen vino, y un par de proyectos esquematizados aun sin escribir. Intento no dejar espacios  de tiempo en blanco, y cuando estoy escribiendo una novela pretendo mantenerme en alerta y buscar nuevas historias que contar.

¿Qué ha sido para ti publicar con Acen Editorial?

Acen me dio la oportunidad de “nacer” como escritor. De plasmar en papel un sueño y ponerlo sobre las manos de lectores desconocidos. El mundo editorial es muy complicado para nuevos autores y Acen apostó por mí, por mis historias, y por ello le estaré siempre agradecido.

Muchas gracias Manuel por contestar a mis preguntas. Y por cierto, que vaya muy bien la presentación del sábado.

Puedes comprar su novela en cualquiera de nuestros puntos de venta, o pinchando aquí

 

Marta Senent Ramos
Me podría definir como Editora, escritora, emprendedora o incluso como investigadora especializada en temas de género, arte y diversidad funcional. Pero creo que prefiero hacerlo como entusiasta de la vida y apasionada por el mundo de la literatura. Mi lema en la vida es como dice Albert Espinosa: Si crees en los sueños, ellos se crearán.

MARTA SENENT RAMOS

Entrevista a José Ángel Gozalo

Hoy charlamos con José Ángel Gozalo, autor del libro de microrrelatos “Crónicas de los micromundos”, que se presenta este jueves 18 de octubre a las 19h en Bibliocafé (Valencia).

(M) -Buenas tardes José Ángel ¿Qué tal?

(JA) -Buenas tardes Marta. Muy bien.

(M) -Bueno, cuéntanos ¿Cómo es ver publicado tu primer libro? ¿Ilusionado, nervioso?
(JA) -Es un sueño que pensé que nunca se cumpliría. Pero gracias a  ACEN editorial, y a ti por supuesto, por fin se va ha hacer realidad.
Apostaste por el libro desde el primer momento dándome la oportunidad que (sin tener que poner dinero de mi propio bolsillo) nadie antes me había brindado.
Gracias a tu trabajo todo ha sido muy fácil.
A medida que se aproxima el momento me siento mayormente ilusionado. Pero también confieso que algo nervioso, pues siempre existe la incertidumbre de si aquello en lo que has depositado tanto esfuerzo gustará a los lectores.

(M) – Gracias por tus palabras José Ángel. Y siguiendo con el libro, ¿qué te motivó a escribir este libro?
(JA) -La misma razón que a cualquier otro escritor: Me encanta escribir.
Comenzó como una afición, consecuencia inequívoca de mis lecturas y poco a poco ha ido cobrando protagonismo en mi vida, hasta tal punto que no concibo mi día a día sin hacerlo.

(M) -Se trata de un libro de microrrelatos ¿de dónde surgen? ¿Van enlazados?
(JA)Es una recopilación seleccionada de los mejores microrrelatos que he escrito en los últimos cinco años. Aunque claro, como los he elegido yo mismo supongo que algunos buenos se han quedado por el camino o viceversa.
Algunos los he escrito para participar en concursos literarios. Y otros en cambio se me ocurrieron un día cualquiera porque sí y nunca han viajado más allá del ordenador dónde nacieron.

(M) -¿Qué hay de ti en estos relatos?
(JA) -Bueno Marta, esa si es una pregunta difícil (risas).

Quizás haya mucho más de mí en los relatos que escribo de lo que quisiera contar. Supongo que inconscientemente, plasmo en ellos parte de mis temores, sentimientos y pensamientos.
Por ejemplo, tengo un relato dedicado al Alzhéimer y algunos otros relatos que giran en torno al desamor y la soledad, a cuyos protagonistas se lo hago pasar realmente mal.
Y es que ¿Quién no tiene miedo a envejecer y olvidarse de sí mismo y todavía peor, de sus seres queridos?
¿Quién, en algún momento de su vida no sufre por amor o teniendo la certeza de su muerte, experimenta la incertidumbre de no saber si ello significará el final de todo?

Te puedo contar que el libro incluye dos poesías dedicadas a mi mujer narradas en primera persona y son de lo más sincero que he escrito nunca.
Tal vez, lo más llamativo o con lo que más se queda la gente es con los relatos de terror donde abundan la sangre y los asesinatos, que también los hay en el libro.
Es por eso que me consideran un poco sádico (a pesar de que yo no mataría ni a una mosca).

Hubo una persona, especialista en criminología que me dijo en una ocasión que si era capaz de imaginarlo también lo era de llevarlo a cabo.
Pero nada más lejos de la realidad.

(M) -¿Cuál es tu proceso de inspiración y de creación?
(JA) -El caso es que la inspiración parece jugar conmigo a su antojo.
Casi siempre que la busco frente al teclado no la encuentro. Es huidiza y cuando se digna a visitarme requiere de toda mi atención o de lo contrario me abandona rápidamente.
Muchas veces, durante mis largos paseos con mi perro como única compañía, se me ocurren ideas que en ese preciso instante me parecen geniales. Afortunadamente, siempre tengo a mano el teléfono para grabarlas en Audio.

¡Tendrías que ver la cara que se le queda a la gente!

En mi faceta poética tengo la inmensa suerte amar a alguien de verdad y eso obra en gran medida el milagro de poder escribir de corazón.
En lo contrario, es decir, la cruda realidad y el sufrimiento, basta con tomar conciencia de la maldad intrínseca en el género humano. La historia es buena muestra de ello y en los telediarios lo vemos a diario.
Cuando se me ocurre un relato y estoy en casa, suelo dejarlo todo de lado y me ausento del mundo hasta que lo tengo escrito. No importa que sea de madrugada.

(M) -¿Tienes más proyectos en mente?
(JA) -Pues sí. Después de largo tiempo revoloteando en mi cabeza, por fin he conseguido hilar la trama de una novela de intriga la cual me hallo escribiendo en estos momentos. Son muchas horas robadas al sueño pero vale la pena.
Ya tengo definidos los personajes y finalizado el primer capítulo, por lo que espero que este año proximo ya esté terminada.
La novela transcurre entre Shanghái y París y la protagonista es una joven espía. Se enfrentará a una terrible amenaza muy real para la humanidad que en estos momentos podría estar gestándose ante nuestros ojos sin que nadie lo sepa.
Hasta ahí puedo contar…

(M) -¡Qué interesante! Nos dejas intrigados…. Bueno, y presentas tu libro el próximo miércoles 18 de octubre ¿Verdad?
(JA) -Cierto, el libro se presentara el miércoles 18 de octubre a las siete de la tarde en la librería Bibliocafé de Valencia.
Será un pequeño acto donde hablaré un poco del libro, se leerán algunos relatos del mismo y la gente podrá formularme preguntas.
Estáis todos invitados a compartir el momento conmigo. Y si conocéis a alguien a quien le pueda interesar hacédselo saber por si también quiere asistir.
Os espero, muchas gracias por leer esta entrevista hasta el final.

(M) -Muchas gracias José Ángel por contestar a mis preguntas, y espero que vaya genial la presentación de tu libro.

(JA) -Gracias Marta.

Marta Senent Ramos
Me podría definir como Editora, escritora, emprendedora o incluso como investigadora especializada en temas de género, arte y diversidad funcional. Pero creo que prefiero hacerlo como entusiasta de la vida y apasionada por el mundo de la literatura. Mi lema en la vida es como dice Albert Espinosa: Si crees en los sueños, ellos se crearán.

MARTA SENENT RAMOS

Entrevista a Luis Broto

Hoy entrevistamos a Luis Broto, autor del libro de microrrelatos Bagatelas, Opus 1.

M- Hola Luis ¿Cómo se siente uno ante la publicación de su primer libro?

L- Básicamente sorprendido, el proceso de tomar la decisión de publicar, acabar el libro y lanzarlo ha sido muy rápido, hace pocos meses ni se me habría pasado por la cabeza lanzarme a esto.

M- ¿Nervioso? Tengo entendido que se presenta este sábado 7 de octubre a las 19:00 en la librería Vergüenza Ajena de Madrid.

L- Así es, os esperamos a todos allí.

Luis Broto

 

M- Se trata de un libro de microrrelatos ¿Cierto? ¿Qué nos encontraremos en estos escritos?

L- Hay un poco de todo: muchas experiencias propias, experiencias ajenas, temores que afortunadamente no se han llegado a materializar, reflexiones sobre aspectos de la actualidad

M- ¿Hay una temática central, o cada relato es independiente?

L- Cada relato es independiente. Hay una serie de temáticas que, bajo formas diferentes , se encuentran en varias historias (las estechísimas semejanzas de ideologías y personas aparentemente opuestas, el poder de la música, la ambigüedad de la realidad) pero presentadas desde ópticas diversas.

M- ¿De dónde ha surgido la inspiración de estos relatos?

L- De mis experiencias personales y de lo que he visto en mi entorno y en el mundo. Literariamente, hay influencias de los cuentos filosóficos del siglo XVIII francés por ese intento de encarnar una idea o una reflexión en una historia y en los cuentos latinoamericanos ( Borges , Cortázar) por esa continuidad entre la historia que se narra y la realidad.

M- ¿Qué destacarías de tu libro?

L- Personalmente, lo mucho que me ha divertido escribirlo y la tremenda catarsis personal que me ha supuesto.

M- Bueno Luis, muchas gracias por responder a mis preguntas, y mucha suerte el sábado, esperamos que la presentación sea un éxito.

L-Gracias a vosotros

Entrevistando a: Ángel M. Castillo

Ángel Manuel Castillo de las Peñas nació el 3 de noviembre de 1982 en Madrid.
Licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid y C.A.P. en Lengua y Literatura española por la UCM.

Ha sido premiado en diferentes certámenes literarios y ha participado en más de una veintena de antologías.
Entre los galardones destacan el Segundo Premio del I Certamen de Poesía Gloria Fuertes de Usera con el poemario La vieja Rosario (Crónica de un barrio) (2017). Primer y Segundo Premio respectivamente del XXV y XXIV Concurso de Poesía de Primavera de Les Clotes Luis Chamizo con el poemario Brotarán candelas de la encina (2017) y El emigrante (2016). Ganador del I Concurso de microrrelatos Arcadia con Ciudad oculta y Radiografía de ciudad (2016). Primer Premio del XV Certamen Cultural Ibérico Jóvenes Artistas con el relato El rojo del cerezo (2015).
Ganador del I Concurso Ilumináfrica con Barcos de Celulosa (2015) y del certamen de microrrelatos de Navidad del diario ABC con Esencias (2015). Ganador del IV concurso de microrrelatos románticos ACEN con Siete besos.

Otras novelas del autor: Parecían sombras (2014), Donde habita el silencio (2015)
Ahora este mes de octubre nos presenta la que es su última novela “Las sirenas no saben nadar” un novela sorprendente en la que puede leerse, entrelineas, sobre la ferocidad del ser humano, lo difícil de sus relaciones y la amplitud de sus fantasías.

N- De entre todos los personajes mitológicos que podías elegir para esa parte de fantasía, ¿por qué la sirena? ¿Qué simbolismo tiene para ti?
A-Para mí como para muchos el mar es algo mágico. Es allí donde encontramos la profundidad del ser, el origen de todo. Lo desconocido. La sirena es un personaje que desde siglos ha sido protagonista en la literatura. La cita con la que abro el libro es de La Odisea y allí se habla de cómo las sirenas con su belleza, su hipnotismo y su canto embelesan a los marineros hasta que los matan. El símbolo de lo prohibido y a su vez de lo extraño.
Además las sirenas en la Antigüedad clásica realmente eran aves y no peces. Las aves representan la libertad, volar a algún lugar. Y eso es lo que pretendo con la novela, que el lector surque la profundidad del mar, la profundidad de los sentimientos humanos y vuele, vuele a un mundo mejor.
Todo eso representan las sirenas en la obra: libertad, misterio, realidad y fantasía. Además el título es contradictorio: ¿Las sirenas no saben nadar? Habrá que descubrir el porqué.

N- A mí, personalmente, me ha gustado mucho el choque brutal que parece haber entre dos modos de vida, el del progreso y el de la sencillez, retratados perfectamente entre los personajes que quieren hacer crecer el pueblo y el del farero, que se mantiene en su trabajo ya casi obsoleto.
A- Es el momento que atravesamos. Por un lado la modernidad que corre a velocidad del rayo, todo está siendo sustituido por máquinas y estamos de alguna manera deshumanizando nuestro entorno. En muchas cosas estas máquinas nos ayudan pero en otras creo que perdemos sensibilidad en la manera de hacer las cosas. Me gusta pensar que el ser humano aún es necesario, a pesar de sus maldades, en la novela digo esto: “La televisión no mató a la radio, ¿qué sería de las largas noches en vela si la radio no existiera? ¿Y qué sucedería si los viejos no hubieran difundido el sabio refranero? El campo necesita ciencia pero también necesita sabiduría popular: las cabañuelas, la fase lunar, el refranero. ¡Lo viejo no debe morir!
Lo nuevo no debe sustituir a lo viejo, ambos deberían convivir y es enriquecedor.

N- Personalmente también me ha subyugado la prosa del libro, las bellas descripciones de un pueblo de mar que evocan sentimientos, intercaladas en diálogos más largos que parecen llevar la acción del relato. ¿Qué peso específico tienen para ti ambas partes en tu novela?
A-Justamente son dos de las cosas que esta vez he querido remarcar mucho en Las sirenas no saben nadar: las descripciones y los diálogos.
La acción se desarrolla en su mayor parte a través de los diálogos de varios personajes porque se puede decir que no hay un protagonista de carne y hueso, todos son parte de la obra y si tenemos que hablar de un protagonista, ese sería el pueblo de Belladona. Algo así como en Fuenteovejuna. Mi manera de contar va cambiando y lo que antes me parecía complicado ahora me reconforta, me siento muy cómodo con los diálogos de hecho cuando escribo pienso como si estuviera en una película u obra de teatro, me encantaría que alguna de mis obras se viera representada en algún teatro, ¡directores/as soy todo oídos!

N- ¿Qué hay de Ángel en Duarte?
A- Intento separarme todo lo posible de mis personajes, cierto es que para un autor es difícil no caer en la tentación de contar cosas que a él le suceden pero de Duarte hay poco en mí. Es un ser solitario porque la vida le ha pegado fuerte, apenas confía en nadie y pocas cosas buenas le pasan. No me gustaría estar en su pellejo. Creo que he conseguido distanciarme de ellos. Aunque seguramente hay cosas mías, mejor que me las digan los lectores cuando acaben de leerla.

N- En el libro se aprecia una buena documentación sobre el mar, sobre la vida marítima, sobre simbología y mitología que aportan verosimilitud al relato. ¿Cómo te documentas, Ángel?
A- El proceso de documentación parte de dos áreas fundamentales: mis viajes e Internet. Me gusta descubrir escenarios y plasmarlos en mis novelas, en mi primer libro, Parecían Sombras, hablo de Brasil sin haber pisado la tierra carioca, me gusta que los lectores creyeran que conocía a la perfección Rio. Internet es un buen medio para el escritor, puede viajar y descubrirlo todo con un simple click. Después viene desarrollarlo, y eso es más complejo.

N- Has ganado muchos premios a lo largo de tu recorrido profesional. ¿Crees que hoy en día es una buena forma de darse a conocer?
A- Todo vale. Cierto es que el conseguir premios te hace conocer un círculo literario interesante, vas cogiendo hábitos y sabes qué hay cosas que pueden llegar según cómo las cuentes.
En mi opinión, a no ser que sea un Planeta, estos certámenes no te empujan al éxito pero sí que ayudan a entrar en escenarios literarios. Más bien, diría yo que Internet, una vez más, es el medio que más ayuda para difundir tus escritos; las redes sociales son un gran medio para hacerlo, sin ellas sería complicado avisar de presentaciones y comentar tus obras. Son una maravilla y una gran forma de moverte en este mundo.

N- Estudiaste periodismo y eres autor de tres novelas. ¿Crees que la literatura y el periodismo, en esta época convulsa, de redes sociales, blogs y nuevas tecnologías, es también una profesión que se va diluyendo en corrientes alternas y luces formidables, como la del farero de tu novela?
A- El periodismo se diluyó como el chapapote en el mar, poco queda de lo que antes era escribir una noticia o narrar una noticia. Pero por otra parte, como bien dices, con las redes se ha enriquecido de otra manera a la vez fascinante, la inmediatez y las nuevas formas.
El nuevo periodismo es como un satélite que guía a los nuevos barcos, los faros van apagándose, pero siempre habrá marineros a los que guiar y fareros que escriban mientras las olas susurran nuevos horizontes. El mar, como la vida, necesita faros que alumbren y libros que nos hagan soñar.

N- La cabeza de un autor nunca puede parar ¿Tienes planes literarios inmediatos?
A- Lo primero, presentar esta tercera novela: Las sirenas no saben nadar, el 7 de octubre en Madrid y después en otras ciudades como Barcelona. Y mientras tanto ya estoy comenzando a hilvanar un cuarto libro del que ya tengo bastantes ideas. Además estoy tocando otros campos como la poesía , tengo un poemario presentado a un certamen el cual quizás me anime a publicar en un futuro. Y hasta una obra de microteatro, me gusta probar con más cosas que no sean solamente novela. Mientras tanto, probando suerte con certámenes interesantes.

 

Nina Peña Pitarch
Nací en Castellón, en 1970. En 2016 publiqué mi primera novela “¿Cómo que a qué huelen las nubes?” un libro divertido y feminista sobre mujeres de hoy.
Desde entonces he publicado varias cosillas en Amazon y colaboro con diferentes medios.
Con “Rosa de los vientos”, mi segunda novela, me adentro en la intimidad de las escritoras noveles; en los miedos, sueños, esperanzas y en la superación constante que toda creación conlleva.
Con mi trabajo trato de afianzarme  dentro del panorama nacional junto a toda una nueva generación de escritores independientes que luchamos por ser leídos.

NINA PEÑA PITARCH

Entrevista al doctor José Vicente Martí Tarazona

Hoy entrevistamos al doctor José Vicente Martí Tarazona. Martí es un reconocido ginecólogo con una amplia trayectoria profesional. Pero en esta ocasión no hablaremos sobre ella, sino sobre su faceta de escritor y su libro “El padre que quiero ser” publicado por ACEN en 2015.

M-Buenas tardes doctor Martí, ¿Cómo le surgió la idea de escribir este libro?
JV-Desde hace tiempo me ha seducido observar las diferentes formas de entender la paternidad, así como las distintas formas de llevarla a cabo en dependencia de la personalidad, relación de pareja, estructura familiar, laborar o social en que un padre se desenvuelve.
Una vez, adquiridas algunas ideas al respecto a través de la observación por mi profesión así como por la propia experiencia, me pareció interesante transmitirlo a los futuros padres o a aquellos que se encuentran en el periodo de embarazo.

M-El libro da una visión del embarazo y del parto para muchos desconocida, o ignorada, ¿Cómo cree que su libro ha ayudado a estos nuevos padres a cambiarla o a darse cuenta de ella?
JV-Cada padre lo es por sí mismo según su propia identidad y esta se ha formado a través de la propia personalidad y las vivencias adquiridas desde niño del medio familiar y social en que se ha desarrollado. Los cambios sociales “empujan” sin embargo a actuar según los “cánones” del momento en que vivimos y piden una adaptación a los tiempos y un desarrollo de la paternidad muchas veces diferente a la que conocimos y aprendimos. He tratado de ofrecer solo unas pinceladas o ideas que ayuden a pensar en ello y sobre todo he intentado aportar alguna ayuda para que cada uno pueda sacar el padre que lleva dentro tal como verdaderamente lo siente.

M-Tengo entendido que recientemente ha empezado un proyecto muy interesante. ¿Nos puede hablar un poco sobre él?
JV-Bueno , no lo he empezado , simplemente he tenido la suerte de conocer a un grupo de jóvenes ilusionados en un proyecto el cual, me transmitieron y me pareció tan interesante para la tranquilidad de los padres que tienen algún hijo de hasta dos años de edad, que me sumé al proyecto ofreciéndome a su divulgación desde el punto de vista profesional.
Se trata de Liip. Esto es un pequeño sistema que colocado en el tobillo del bebé, capta el pulso, temperatura y saturación de oxígeno de la sangre, es indoloro, no molesta y está siendo aceptado por los pediatras que van conociéndolo como método muy seguro de control del bienestar fetal.

M-Vaya, qué interesante. ¿Dónde se puede comprar o tener más información sobre él?
JV- A través de la www.cuida2.es o en la propia web de Liip.

M- Y… por último ¿Tiene en mente algún proyecto literario? ¿Nos sorprenderá con otro libro?
JV- Sí, me gustó la experiencia anterior y me gustaría dar a conocer algunos de los más interesantes aspectos del desarrollo fetal, de cómo seguramente el bebé se siente en ese pequeño mundo que le toca vivir antes de salir al otro desconocido mundo para él, qué experiencias puede tener. Me gustaría poder introducirme en ese pequeño mundo y poder contarlo. Eso no es posible, pero a través de los conocimientos de la fisiología del desarrollo del bebé, añadiendo las experiencias obtenidas a través de la ecografía y con algo de razonamiento he podido llegar a deducir algunas cosas interesantes, con alta probabilidad de veracidad y como mínimo, interesantes y al menos para mí, ilusionantes, que me gustaría compartir.

M-Interesante. Estaremos atentos a este nuevo proyecto. Muchas gracias por atenderme doctor Martí.

 

Marta Senent Ramos
Me podría definir como Editora, escritora, emprendedora o incluso como investigadora especializada en temas de género, arte y diversidad funcional. Pero creo que prefiero hacerlo como entusiasta de la vida y apasionada por el mundo de la literatura. Mi lema en la vida es como dice Albert Espinosa: Si crees en los sueños, ellos se crearán.

MARTA SENENT RAMOS

“Muertes de sobremesa” de David Jiménez “El Tito”

Reseña de “Muertes de sobremesa” por Francisco Marín (director de contenidos de Cartagena Negra)

TÍTULO: Muertes de sobremesa

AUTOR: David Jiménez Martínez, El Tito

EDITA: ACEN Editorial (2015)

Encuadernación: Rústica con solapas. Tamaño: 14,5 x 21 cm. Número de páginas: 390. PVP: 16,95. ISBN: 978-84-943645-7

«La especie humana es la más salvaje del mundo»

¿Qué se puede decir de una historia que te agarra el corazón y el intelecto desde el principio y acabas llorando con ella?

Exactamente eso es lo que me ha ocurrido al leer Muertes de sobremesa. Nos encontramos frente a un relato que, con fondo policial, trata dos temas muy sensibles: la “compra-venta” de niños y el maltrato animal.

David Jiménez ha entrado por la puerta grande en el difícil mundo de la novela negra… eso sí, se ha puesto el listón muy alto; espero y deseo fervientemente que lo mantenga y, ¿por qué no?, lo supere. Con Muertes de sobremesa se incorpora a esa nómina de escritores jóvenes y algún que otro menos joven que toman como escenarios de sus novelas ciudades conocidas y fácilmente identificables: Dolores Redondo –el valle del Baztán-, Estela Chocarro –alrededores de Pamplona-, Santiago Álvarez –Valencia-, Julio Cesar Cano –Castellón-, César Pérez Vellida –Valladolid-, Antonio Parra –Cartagena-… El Tito toma como excusa, Cartagena y más concretamente los aledaños de una barriada –la mía- denominada San Ginés, incluso se hace referencia a mi calle como un punto de la investigación. Es una delicia poder caminar por los vericuetos que los protagonistas patean.

La historia comienza con un asesinato en un piso, del Paseo Alfonso XIII, frente al hipermercado Carrefour. Aquí arranca la búsqueda, por parte del inspector Marcial Lisón, del asesino del café. Después de dieciocho años vuelve a la palestra un asesino en serie para ¡¿convertir?! a sus víctimas en verdugos. El inspector Lisón es un policía muy peculiar, como único amigo de verdad cuenta con su galgo, que tiene que retomar una investigación que le explotó en la cara cuando, a mediados de los años noventa, era un simple agente a las órdenes del inspector Villanueva. Sabe que el asesino del café ha vuelto cuando ve el cadáver desnudo de Emma, mujer de Villanueva, sentado frente a la mesa de la cocina, con dos tazas de café y el dedo anular amputado.

La investigación es muy enrevesada y difícil. Acompañamos a Marcial Lisón y a su compañera Zoe en sus pesquisas; y en sus relaciones personales; incómodas, a veces, y no de buen gusto para algunos de ellos. El autor lleva y trae al lector con gran maestría… con un relato vivo y audaz que, en más de un pasaje, te deja sin respiración y mirando incrédulo lo escrito. Al avanzar, algunas cuestiones no son lo que parecen y las últimas cien páginas son memorables –llegándome a recordar a un autor, muy respetado por mi, como es Pierre Lemaitre en su obra Àlex– donde consigue cuadrar un círculo muy difícil de cuadrar, pero David lo consigue sin que nos ¿demos cuenta? Puede haber un momento en que uno puede pensar que… pero lo que realmente es, es una auténtica sorpresa.

En Muertes de sobremesa no solamente se investigan unos hechos pasados… también es interesante poder investigar y negociar con los recuerdos más profundos de algunos de los protagonistas. Sorpresas y gordas las hay, además de mucho amor a los animales –en particular a un galgo-. Lo entiendo perfectamente. Un final muy abierto… que deseo que no se cierre de momento y podamos seguir de cerca nuevas aventuras de Marcial/Zoe.

Gracias, David, por esta lectura y por lo mucho que podemos aprender de relaciones, no sólo humanas, sino con nuestros amigos los animales. Al tiempo que dejas muy claro que nadie puede huir de su pasado y hay que estar preparado porque en cualquier momento puede explotarnos en la cara. Posiblemente, en mi interior, acabo de declarar a Muertes de sobremesa como mi mejor novela novel de 2015.

David Jiménez Martínez «El Tito» (Cartagena, 1978) es Licenciado en Biología por la Universidad de Murcia. Trabaja como agente marítimo en el Servicio de Vigilancia Aduanera (SVA), un cuerpo policial adscrito a la Agencia Tributaria que se encarga de la represión del contrabando, la investigación del blanqueo de capitales y la fiscalización de los Impuestos Especiales.

Charlamos con David para saber un poco más de él y su obra…
P.- ¿Desde cuándo escribe?
R.- Es una pregunta difícil de responder porque, en mayor o menor medida, escribo desde que era bastante pequeño. Lo que ocurre es que empecé a tomármelo más en serio, es decir, escribir con visos de ser publicado, hará unos tres años.
P.- ¿Cuándo, cómo y por qué nace Muertes de sobremesa?
R.- Nace después de haber escrito una primera novela del mismo género que no tuve la suerte de publicar, así que el porqué supongo que atiende a un afán de superación y mejora. El cómo lo recuerdo perfectamente: sacando a Leti, la perra con la que aparezco abrazado en la solapa interior de Muertes de sobremesa. Pensé en cómo disfrutaba de la soledad de esos paseos con mi perra y cómo me servían para ordenar las cosas que me habían sucedido a lo largo del día, de ahí que introdujese el personaje de Sola y dotase a Marcial Lisón de un cierta soledad que diese juego a esta relación. El cuándo se ubica en junio de 2013, después de abandonar la primera novela y centrarme en mejorar aquellos aspectos que las editoriales y agencias literarias me habían aconsejado.
P.- Defina brevemente qué es para usted la novela negra.
R.- Definir la novela negra es muy complejo, así que de antemano admito cualquier otra definición que no se ajuste a la que a continuación voy a dar. Para mí la novela negra es toda aquélla que, en torno a un óbito acontecido de cualquier índole, profundiza en la vida personal de los personajes, no limitándose a mostrar de ellos lo que tiene una cierta relación con la muerte que nos ocupa, sino yendo más allá y mostrando sus inquietudes, sus cotidianidades, en fin todo lo que ayude a hacer más poliédricos a los personajes.
P.- ¿Hasta qué punto es necesaria en nuestra sociedad?
R.- Sólo hay que echar un vistazo a las noticias para ver que estamos rodeados de novela negra de carne y hueso por todos lados. Creo que conocer por qué una persona es capaz de arrebatar lo más preciado que tiene otro ser humano, es decir, la vida, ayuda a entender en qué sociedad nos movemos en la actualidad, donde el precio de la existencia, muchas veces, se desploma alcanzando unos mínimos preocupantes.
P.- ¿Cree que el género negro ya no es considerado como literatura de ‘segunda clase’?
R.- Es cierto que en esta época de crisis el crecimiento de este género tiene una relación directa con eso que comentaba antes de conocer el porqué de las cosas. Por qué se puede dejar a una familia con niños pequeños en la calle mientras políticos corruptos que nos roban a espuertas siguen viviendo con todo tipo de lujos. Por qué un marido maltrata a su mujer hasta matarla para suicidarse después, pudiendo haber acabado con su vida sin dañar la de nadie más.
Pues bien, partiendo de que no creo que haya orden de prelación en la literatura, ese aumento de lectores del género, siguiendo la norma del cliente siempre tiene la razón, coloca a la novela negra dentro de esa hipotética primera clase.
P.- ¿Cuándo supo que escribiría novela negra?
R.- No sabría decir cuándo, pero sí sabía que lo único que de verdad me llena al escribir es hacerlo de este género.
P.- ¿Se inclina más por la personalidad del criminal o del agente de la ley?
R.- Debido a mi trabajo es más fácil posicionarme del lado del agente de la ley, pero reconozco que hay ciertas novelas donde es muy interesante ubicarse en la otra vertiente.
P.- ¿Sangre o psicología?
R.- Ambas. Según el momento, según el tipo de novela y según quién la escriba.
P.- Elija arma y técnica, ¿cuál es su medio preferido a la hora de matar?
R.- Las manos y la asfixia. Me parece que dar muerte a alguien es un gesto íntimo que necesita hacerse sintiéndolo uno mismo. Sé cómo suena, pero hablo desde el punto de vista de un homicidio literario, por supuesto.
P.- ¿Qué no incluiría nunca en una de sus novelas negras?
R.- Fenómenos paranormales. Necesito que todo se sustente en una base de raciocinio. Admito la mitología tal y como la usa Dolores Redondo: como canalizador de la trama, pero no como desenlace.
P.- ¿Cuáles son sus géneros y autores favoritos?
R.- Mi mayor defecto es que leo casi en exclusividad novela negra. Muy de vez en cuando, para desintoxicar, paso a la fantástica, pero nunca leo dos libros seguidos de este género.
En cuanto a los autores, tengo varios a los que admiro y de los que trato de aprender a través de sus libros, pero el que más me llena al leerlo es Lorenzo Silva. Otros grandes autores del género a los que admiro son Dolores Redondo, Nieves Abarca y Vicente Garrido, Toni Hill y, recientemente, María Oruña.
P.- ¿Qué está leyendo ahora mismo?
R.- He terminado hoy mismo Milena o el fémur más bello del mundo.
P.- Como lector, prefiere: ¿Libro electrónico o en papel?
R.- Me gusta mucho más el papel, pero por comodidad la mayor parte de mis lecturas son en formato digital.
P.- ¿Qué manías tiene a la hora de escribir?
R.- No sé si es una manía, pero el 90% de la novela está escrita a altas horas de la madrugada.
P.- Cuente alguna curiosidad literaria personal que le haya ocurrido y no ha sido desvelada hasta hoy.
R.- Cuando empecé a moverme en busca de una salida para mi primera novela, conocí a través de Twitter a una chica que se encontraba en una situación similar, hicimos una buena amistad digital e intercambiamos fragmentos de nuestras novelas. A menudo nos dábamos consejos, compartíamos inquietudes e incluso hicimos una apuesta. Hoy en día ella es una escritora que está demostrando todo su talento y yo trato de abrirme camino.
P.- Sus planes a corto y medio plazo ¿son?
R.- El corto plazo es evidente: volcarme con Muertes de sobremesa y luchar porque pueda llegar a todos los rincones de este país, que para un libro que, aunque en papel, se vende en casi en exclusividad por Internet, no es nada sencillo.
A largo plazo tengo una duda que el corto plazo me resolverá. Llevo más de 120 páginas escritas de una segunda novela con los mismos personajes que Muertes de sobremesa, y un proyecto muy avanzado para empezar una nueva que no tiene nada que ver con la que hoy nos ocupa esta entrevista y, la verdad, no sé cuál de las dos será por la que me vuelque finalmente.