Cómo distribuir tu obra y no morir en el intento

Abrir el buzón y encontrarte con ese “hijo” del que todo escritor habla cuando lo ve por primera vez. Qué guapo, qué orgulloso estoy de él. Felicidad absoluta.

Pero, ¿y ahora qué? Muchas editoriales distribuyen el libro publicado por diferentes vías: página web de la editorial, páginas de venta de libros electrónicos y con un poco de suerte, en librerías. Y a no ser que salgas en la televisión donde se venda a bombo y platillo tu obra de arte, quien te conoce es tu familia, tus amigos y algún ávido lector que navegue y le llame la atención el argumento de tu libro. Nadie más.

Bien, tengo el libro publicado, está colgado en la red y convive en alguna estantería de librería con Premios Nobel y hasta con Planetas. ¡Qué nivel!
¿Cómo hago para llegar a oídos de la gente? Seamos sinceros, tu libro pasa desapercibido mientras esté al lado de Vargas Llosa y será enterrado por montañas y montañas de nuevos libros en ese centro comercial.
Aparte de la publicidad y esmero en distribuir el libro a través de la editorial, el autor, más si es publicado por editorial pequeña, debe trabajar la publicidad. Y hay muchas formas que, escuchad bien, ¡funcionan!
Lo primero es hacerlo circular por las redes sociales: Facebook, Twitter, Instagram: ¡TODO!
Y no de cualquier manera, surte más efecto la originalidad y dotar de un halo de misterio a lo que se pone que acribillar a tus 300 amigos cada minuto posteando que has sacado el mejor libro del mundo.
Una buena manera es ir por partes, dar fechas para presentar cómo se titulará el libro, esto augura expectación entre tus contactos. También funciona indicar otra fecha cercana para presentar en sociedad la portada, es decir, hacer partícipe al receptor.

Tiene muy buena acogida realizar sorteos entre tus contactos. Por ejemplo a través de concursos vía Facebook. Que tus contactos compartan con un hastag tu novela, compartiendo una foto que suban con tus anteriores libros, etc. Todo vale. Quien haga esto entra en el gran sorteo de una obra firmada por el autor. Hay infinitas formas y esto hace que tu libro sea difundido por las redes. Nunca sabes a quién le puede llegar. Te sorprenderá.

Conveniente es también crear un blog literario donde hables de tus libros y demás cuestiones literarias. Al igual que crear una página web propia; las hay gratuitas y con un poco de tiempo tendrás un medio donde publicitar tus obras, tus manuscritos y toda la agenda literaria. (Páginas como wix.com son muy recomendables)

Ni qué decir tiene que presentarte a certámenes literarios y ganarlos es un buen trampolín para ampliar tu círculo literario y que tu obra sea conocida en otros ámbitos. Y aunque parezca imposible, con ahínco no es tan difícil. Atrévete y no pierdas la esperanza nunca. Tu currículum crecerá.

Y luego quedan las presentaciones, ellas son un buen foro para promover tu obra e igualmente no siempre solo acuden familiares y amigos. Va gente que jamás has visto y eso hace especial ilusión. Presentaciones en tu ciudad y con suerte en otra ciudad del país que organice tu editorial. (para esto ver entradas del blog anteriores donde hablamos de las presentaciones)
No olvidemos que a veces tenemos que ser pesados en librerías familiares para que “adopten” a tu retoño y lo vendan junto al resto de autores. Convencer de que nuestro libro tiene un no sé qué que se hará venderlo muy bien. También funciona y el no ya lo tenemos.

Lo dicho, si quieres mover tu libro tiene que innovar, moverte y sobre todo circular por internet. Cuanto más original y cuanto más partícipe haces al receptor, mejor. Y ante la duda siempre apóyate en tu editora, te ayudarán a moverlo.
Ante todo, jamás pierdas los nervios y la esperanza de que tu obra sea reconocida y puedas dedicarte plenamente a esta profesión tan especial. Sigamos las palabras de Cela y recordemos lo que nos decía: “El que resiste, gana”.

Naci un otoño del 82 mientras Isabel Allende lanzaba su primera novela y las hojas amarilleaban en Madrid.
Treinta y un años después se editó la mía: “Parecían sombras”. Desde entonces escribo todo lo que se me ocurre: poesía, más novelas, microrrelatos…
Mi cita favorita viene de otro escritor: “El que resiste, gana”.
Mientras tanto vivo y soy feliz.

ÁNGEL M. CASTILLO DE LAS PEÑAS

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *