Hace unas semanas Miguel Senent nos hablaba de la gran emoción que se experimenta al ver tu libro publicado. Tenerlo entre tus manos por primera vez, olerlo… y que luego tus amistades te lean. Para algunas personas que publican por primera vez, esto es exactamente lo que quieren cuando les publicamos su libro. De hecho, ACEN nació con ese objetivo, el de convertir en libro ese escrito que tenías en el cajón, y que tu círculo social lo pudiera leer, ir a la presentación, comprarlo en librerías… Pero con el tiempo, nos encontramos con que muchos de nuestros autores querían llegar a un público más extenso que el de su familia y amistades. Tanto una opción como la otra son igual de válidas. Y desde ACEN, te apoyamos en ambas.

Pero en un momento en el que las cosas están cambiando, y hasta las grandes editoriales están delegando la labor de difusión de los libros a sus autores/as (lo contábamos en este artículo), estos se preguntan: ¿qué puedo hacer yo para difundir mi obra? La verdad es que se pueden hacer muchas cosas (cuando más original sean mejor). Aunque en este post te voy a hablar de una de las más eficientes si de verdad quieres que tu libro llegue lejos, aunque no por ello sencilla, pues tendrás que dedicarle tiempo y energías (el que algo quiere, algo le cuesta). Se trata de hacerte un blog de escritor.

Mola la idea. Pero, ¿eso del blog para qué me va a servir? ¿Cómo se hace? ¿Qué pongo en él? ¿Cuánto tiempo le tengo que dedicar? No te aturrulles. Vayamos paso a paso.

En primer lugar, debes tener claro para qué te va a servir el blog y por qué debes hacerte con uno si quieres darte a conocer más allá de tu círculo de amistades/contactos. Las redes sociales están muy bien para hacerte ver. Pero es como estar caminando por la calle mientras vas saludando a todo el mundo sin pararte prácticamente a hablar con nadie. Pero si tienes un blog es como si pudieras invitar a tu casa a toda esa gente que saludas por la calle. Es tu casa, decorada a tu gusto, con tus cosas y puedes tomarte un café con tus invitados mientras charlas tranquilamente con ellos. Son tus normas, tus cosas, que puedes cambiar, eliminar o añadir, cuando y como quieras, sin que nadie te pueda echar.

Las redes sociales cambian muy rápido, y todo lo que escribas muy pronto se quedará atrás. En tu blog el ritmo lo marcas tú. Eso sí, cuida tu casa virtual, pues si los visitantes no están a gusto, se marcharán para no volver. No importa tanto la cantidad de gente (seguidores) que visite tu casa, como la cantidad de ellos que se queden (esos son los que acabarán comprando tus libros, a los que más tienes que cuidar).

Respecto a cómo hacer tu blog, si eres principiante, yo te recomendaría hacerlo con blogger. Es gratuito (eso sí, si vas en serio sí que te recomiendo comprar un dominio personalizado) e intuitivo. Con escasos conocimientos de informática podrás configurarlo sin problemas. Hay opciones, como WordPress.org, que son también interesantes, aunque requieren un poquito más de conocimientos informáticos.

Independientemente de la plataforma que elijas, lo más importante de tu blog será el contenido.

Existen miles y miles de blogs. Tienes que pensar en ofrecer contenido original y útil a tus visitantes para que se queden en tu casa, perdón tu blog, y que no pasen de largo y se marchen a otro. El “compra mi libro” gritando a los cuatro vientos no sirve.¿Tú te quedarías en un blog así? Probablemente no.

Por otro lado, tienes que especializarte en algún tema, por ejemplo novela romántica, y ofrecer contenido de utilidad y original (que no esté ya en otros blogs, o si está, aportar algo nuevo). No obstante, eso no quiere decir que no hables de tu libro, que no pongas un enlace de compra, que no compartas capítulos, experiencias, eventos… Claro que lo debes hacer (recuerda que vender tu libro es la finalidad de tu blog). Pero siempre de manera original, que no parezca que sólo quieres venderle un libro a todo aquel que entre en tu casa.

Respecto al tiempo que le has de dedicar, pues cuanto más mejor. Se supone que te gusta escribir, que es tu pasión, pues este es tu espacio para desarrollarla. Demuéstralo. No te debe costar escribir un post a la semana, por ejemplo, si de verdad te apasiona escribir. Si un día estás inspirado, y redactas un par, no los publiques seguidos, prográmalos, así ya tienes dos semanas listas (si decides colgar un post a la semana). Siempre es bueno tener algún post de más por si alguna semana no puedes escribir. Es decir, estructura y organiza la periodicidad de tus publicaciones e intenta mantenerla. También es muy importante responder a todos los comentarios que te hagan y visitar sus blogs para dejarles tú alguno a ellos, quizás podáis hacer colaboraciones en un futuro…

Pero sobre todo disfruta de tu blog, disfruta de lo que más te gusta: escribir. Piensa que los seguidores no vendrán por arte de magia en unos días o semanas. Para que te hagas una idea, un blog no suele arrancar hasta que lleva al menos un año funcionando. Por eso, al no ver frutos pronto, muchos se quedan por el camino y abandonan el blog. Así que si quieres darte a conocer como escritor/a a través de tu blog, ten presente que aunque puede ser muy efectivo, también le deberás dedicar tiempo y esfuerzo.

En el siguiente post sobre blogs hablaremos sobre qué contenidos pueden ser más interesantes para un blog de escritor. Por eso, si no te lo quieres perder, te recomiendo que te subscribas a nuestro blog.

Muchas gracias por leernos. Y ya sabes que estamos a tu disposición. Cualquier duda o sugerencia que tengas estaremos encantados de responderte.

 

Marta Senent Ramos
Me podría definir como Editora, escritora, emprendedora o incluso como investigadora especializada en temas de género, arte y diversidad funcional. Pero creo que prefiero hacerlo como entusiasta de la vida y apasionada por el mundo de la literatura. Mi lema en la vida es como dice Albert Espinosa: Si crees en los sueños, ellos se crearán.

MARTA SENENT RAMOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *